Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE SEMANA Primera sesión í Viernes cine Filmoteca TV Oorothy McGuire se ve envuelta en un sinfín de aventuras Los niños de la familia Trapp, dispuestos a obedecer las órdenes de Julie Andrews en la campiña tirolesa Canciones y baile a cargo de la espléndida Ann Miller Los robinsones de los mares del Sur Director: Ken Annakin. 1960. Duración: Ciento veinticinco minutos. El sábado, a las cuatro y cinco, en Primera sesión Sonrisas y lágrimas Director: Robert Wise. 1965. Color. Ciento setenta y cuatro minutos. Viernes, a las diez y veinte, por la Primera Cadena, en Viernes Cine Una chica de pueblo Director: Leslie Kardos. 1953. Color. Noventa minutos. Sábado, a las dos, en Filmoteca TV Esta producción de la factoría Disney es especialmente apropiada para devorar el turrón que haya llegado con bien a la sobremesa del sábado. Las aventuras familiares de un matrimonio suizo que, con sus tres hijos, emigra a Nueva Guinea y el navio en el que viajan naufraga, significarán, sin duda, el San Martín para todos ese material gastronómico que tan bien sirve de accesorio estos días. El matrimonio y sus hijos, en efecto, naufragan y llegan a una isla de los mares del Sur, con lo que comienza una serie de peripecias en las que se las habrán de ver con animales salvajes, piratas salvajes y vegetaciones salvajes. Es decir, que comienzan con una I aventura a lo Ulises y continua con una a lo Robinson. El dilema que propone el filme, que no es otro que el de adecuar los habituales engorros de la naturaleza a una existencia más o menos confortables, es el que depara los momentos más hilarantes de la cinta y permite que planee un cierto optimismo, muy adecuado, por otra parte, al día y la hora de su proyección. Los actores, por lo demás, están en su sitio, que es una isla de los mares del Sur. Tanto Dorothy McGuire, como John Mills, James Me Arthur y Tommy Kirk, merecen un discreto elogio. Mala Buena Pasable Muy buena Para cinefilos Robert Wise había debutado en ocasiones, el magnífico quehacer el mundo del cine musical con ex- de Robert Wise, las pegadizas cancelente pie, codirigiendo, junto a ciones de Richard Rodgers, uno de Con el título de Una chica de Jerome Robbins, la extraordinaria los nombres fundamentales del provincias se estrenó en los últi West Side Story El género no le musical americano, junto a la exce- mos años treinta una primera verera, pues, ajeno cuando cuatro lente interpretación que alcanzaron sión de la historia que sirve de años más tarde se le encomendó la práctica totalidad de los actores, base a esta Chica de pueblo la adaptación cinematográfica de Sonrisas y lágrimas cuajó per- que, dirigida por William Wellman, una comedia con notable éxito en fectamente en los gustos del públi- tenía como protagonistas a Robert Broadway: The sound of music co de entonces... y del de ahora, Taylor, Janet Gaynor y James Ste El sonido de la música traduci- que sigue disfrutando con las peri- wart. En la que ahora se nos ofredo en las pantallas españolas por pecias de la familia Trapp. ce, inédita, salvo error, en nuestras Sonrisas y lágrimas La historia, pantallas comerciales, lo que en la Julie Andrews- que fue preferi- primera adaptación de la novela de basada en episodios de la vida de la familia Von Trapp (que había al- da en el papel a Mary Martin, su Ben Ames Williams era una comecanzado cierta fama como conjunto intérprete en Broadway- Christop- dia romántica ha dejado paso a un musical) contenía todos los ingre- her Plummer y Eleanor Parker, en- musical Que se inscribe en el dientes para conformar una pelícu- cabezan el reparto, en el que se lote de los q u e para M e t r o encuentra, como una de las mon- Goldwyn- Mayer, producía Joe Oasla muy al gusto de la época. El resultado fue una de las cintas jas, Marnie Nixon, que prestara su ternak, y que, frente a los que promás representativas del género voz para West Side Story y My ducía Arthur Freed, solían ser más musical. Aunque almibarada en fair lady entre otras cintas. dulzones, menos modernos poco menos que de serie B La historia que se nos cuenta es, en definitiva, banal, y su máximo interés radica en servir de pretexto a unos números que, eso sí, se insertan en ella con habilidad, gracias a un bien trabajado guión de Dorothy Cooper y Dorothy KingsDirector: Ronald Neame. Color. Director: Taylor Hackford, 1985. ley, que Leslie Kardos, un realiza 1971. 115 minutos. Intérpretes: Color. Ciento treinta y siete minuAlbert Finney y A. Guiness. Dodor que no ha dejado huella, dirige tos. Intérpretes: Mikhail Baryshnimingo, ocho y veinte por Sky kov y Gregory Hiñes. Domingo, a con soltura, basándose en los inlas ocho y cuarto, por Premiére. Channel. térpretes y en los medias, con todo importantes, con los que ha contaBasada en el relato de Charles do, hasta conseguir algún número Tras varios años de exilio en los Estados Unidos, un famoso bailarín Dickens, Cuento de Navidad excelente, pese a que la música no ruso, interpretado por Mikhail Ba- Neame narra la historia de un sea precisamente espléndida, aunryshnikov, regresa accidentalmente viejo avaro que recibe las adver- que sí lo es la coreografía del get e n c i a s de su socio m u e r t o nial Busby Berkeley. a la Unión Soviética Capturado por la KGB, que trata quien le muestra su inminente Jane Powell no es una actriz dede simular el regreso voluntario del condenación si no cambia de ac- masiado estimulante, aunque sí bailarín con fines propagandísticos, titud ante la vida. una buena cantante, y Farley GranAlee Guiness es un fantasma ger hace lo que puede, animándoel artista no abandona la idea de volver a escapar, para lo que re- delicioso, en el marco de una co- se la película, de hecho, cuando inquiere la ayuda de un bailarín nor- reografía brillante, que convierte terviene en ella esa gran bailarina teamericano, refugiado en la Unión a este filme en un espléndido es- y actriz desaprovechada que se llapectáculo visual y musical. Soviética. ma Ann Miller. Cine parabólicas Noches Muchas gracias, de Sol míster Scrooge JUEVES 24- 12- 87 ABC 125