Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Largometraje especial Jueves cine PELÍCULAS FIN Largometraje En los espacios siderales hará de las suyas el señor Spock Padre e hija, Ryan y Tatum O Neal, entablan una entrañable amistad que valió un Osear a la pequeña Sofía Loren, una italiana poco convincente Star Trek II: La ira de Khan Director: Nicholas Meyer. 1982. Color. Ciento ocho minutos. Hoy, a las doce, por la Primera Cadena, en Largometraje especial Luna de papel De Peter Bogdanovrch. 1973. Blanco y negro. Noventa y ocho minutos. Hoy, a las diez y diez, por la Segunda Cadena, en Jueves cine El viaje Director: Vittorio de Sica. 1974. Color. Ciento dos minutos. Hoy, a la una y cuarto, por la Primera Cadena, en Largometraje El enorme éxito de que en su día gozó la serie televisiva, conocida entre nosotros como La conquista del espacio dio lugar a que años más tarde se decidiera resucitarla para la pantalla grande, con los mismos actores al frente del reparto e idéntica imaginería. Y ése ha sido, probablemente, el mayor hándicap con que ha contado el serial cinematográfico, que ya va por su cuarto episodio. Porque ni los actores televisivos eran buenos ni, sobre todo, el lado espectacular era suficientemente atractivo, habida cuenta de los avances tecnológicos que habían sido incorporados con posterioridad al cine más o menos galáctico En consecuencia, las películas de la serie Star Trek resultan poco vistosas a fuer de querer ser fieles al look de origen y, de otra parte, su acción no es lo suficientemente trepidante, abusándose de los diálogos con pretensiones filosóficas, lo que hace que el producto sea escasamente apasionante, aunque tampoco pueda decirse que es nulo. El episodio que ahora nos llega, con todo, es posiblemente el mejor de la saga, pese a haber estado el primero dirigido por el prestigioso Robert Wise. Entre tos actores, todos mediocres, solo cabe destacar al orejudo Leonard Nimoy, que encama a Mr. Spock. Los demás se limitan a recitar sus diálogos y moverse, con mayor o menor soltura, por los no demasiado atractivos decorados. 124 ABC Estaba Peter Bogdanovich, cuando realizó Luna de papel en el mejor momento de su luego irregular carrera, hasta el punto de que pudo permitirse el lujo de filmar en blanco y negro, como ya lo había hecho en The last picture show su primera obra maestra. Y logró, con esta película de carretera cuya acción se sitúa en los años treinta, una comedia auténticamente deliciosa, con su ligera carga crítica, eficaz en todo momento y casi siempre divertida. Lo que se nos cuenta son las andanzas de una extraña pareja compuesta por un picaro vendedor de Biblias y una impertinente chiquilla a la que conduce, tras su orfandad, a casa de los únicos parientes que quedan a la criatura. -Cine parabólicas Buscando a Susan desesperadamente Directora: Susan Sedelmen, 1985. Color. Ciento tres minutos. Intérpretes: Madonna, Rosanna Arquette y Mark Blum. Sábado, a las nueve y cinco, por Premiére. Pero ésta resultará ser más fuerte que su protector y del contraste Resultó ser ésta la última pelícude las actitudes de uno y otra sur- la de la amplia y con frecuencia girán una serie de situaciones que admirable filmografía de Vittorio de el realizador ha sabido manejar Sica, y lo menos que cabe decir es con tanto ingenio como brillantez. que no cuenta entre sus mejores tíLa recreación de la época es exce- tulos. Estaba el realizador de Lalente, y lo mismo puede decirse del drón de bicicletas en efecto, al fitrabajo del equipo técnico, del que nal de su vida, cansado, y, de otra cabe destacar la espléndida foto- parte, sus enormes deudas de juegrafía de Laszlo Kovaks, asumida- go le obligaban a aceptar cualquier mente tributaria de la de las pelícu- proyecto que se le ofreciera. las de la época en que transcurre Y como quiera que Sofía Loren, la acción. cuya carrera empezaba a declinar, Excelentes los intérpretes. Y en había obtenido algunos de sus meespecial la a la sazón jovencísima jores éxitos bajo su dirección, inTatum O Neal, que por su trabajo cluido el que le valió el Osear fue galardonada con un Osear, D o s mujeres -cabe pensar para el que también había sido que fue la actriz la que insistió para nominada la personalísima y a que fuese De Sica quien la dirigieveces genial Madeleine Kahn. ra en esta laboriosa adaptación de una de las menos conocidas novelas de Luigi Pirandello. De laboriosa, en efecto, puede calificarse la película, en cuyo guión no intervino el colaborador habitual del director, Cesare Zavattini, haciéndolo, en cambio, el draDirector: Gordon Flemyng, 1965. maturgo Diego Fabri, a quien hay Color. Ochenta y dos minutos. Inque atribuir lo que de solemne y, térpretes: Peter Roy en última instancia, pretencioso, Castle y Jennie Linden. Viernes, a hay en esta historia si se quiere las diez y cuarto, Super Channel. atípica de triángulo, ambientada en la Sicilia de principios de siglo, que El doctor Who viaja con su má- no hace honor al prestigio de quiequina del tiempo a un planeta que nes en ella intervienen. dista varios años luz de la Tierra. Sofía Loren, cuyo momento haEn su misión fantástica ha de enfrentarse a los temibles Daleks, los bía pasado ya, aunque conserva monstruos del lejano planeta que su belleza y su saber hacer, está han planeado la invasión de la Tie- como apagada, cual si no creyera en el personaje que está interprerra. tando, y otro tanto le sucede a RiLas artimañas bélicas del defen- chard Burlón, que actúa con dessor terráqueo y de los habitantes gana. El mejor del reparto, sin de la lejana estrella se encargan duda, es lan Bannen, aunque su papel sea el de menor lucimiento. de dar vida a esta cinta de ficción. Doctor Who y los Daleks Roberta está casada con un vendedor de bañeras. Su aburrimiento sólo es comparable con sus sueños de aventura, que descarga diariamente leyendo los anuncios de contactos de los periódicos neoyorquinos. A través de uno de estos anuncios se ve envuelta en un extraño enredo, casi policíaco, en el que aparece como protagonista una joven liberada y extravagante, Susan. JUEVES 24- 12- 87