Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Arquitectura El gran teatro para la Expo- 92 de Sevilla teatro de la Opera, como se ha dado por decir en Sevilla con más frecuencia ahora, aunque ya se comprende que una ciudad como la capital sevillana no tiene capacidad, ni costumbre, ni demanda para mantener exclusivamente un teatro dedicado a la ópera; sí, un gran teatro para toda clase de espectáculos líricos, en el que, naturalmente, se podrá representar la ópera con toda la compleja grandiosidad que supone. El caso es que la sociedad estatal para la Expo- 92 acordó la construcción de ese gran teatro como una de las piezas clave del certamen que se está fraguando y, con el propósito de que se encuentre terminado en 1991, realizar su gestión mientras dure la Expo y que revierta a la ciudad después. A tal fin se convocó un concurso restringido de propuestas entre algunos de los arquitectos considerados dentro de la plana mayor de la arquitectura española contemporánea, como los madrileños Francisco de Asís Cabrero, Javier Carvajal, Antonio Fernández Alba, José María García de Paredes, Eleuterio Población y Antonio Vázquez de Castro; los de Barcelona: el equipo de Federico Correa y Antonio Milá, y el de Osear Tusquets y Luis Clotet, y los equipos de Sevilla: Luis Marín de Terán y Aurelio del Pozo, y el de Manuel y Juan Luis Trillo Leyva. O cania de varios de los edificios ya decididos para la Expo obligaba a una realización en verdad singular, ya que habiendo situado el Gran Teatro junto al río Guadalquivir, en el punto de la isla de la Cartuja más cercano al casco urbano, hacen de su localización lugar privilegiado. Y, por tanto, este edificio constituirá uno de los hitos urbanos del futuro, junto a los pabellones permanentes que se levantarán en las proximidades del Gran Teatro, como el pabellón de recepciones oficiales y el Planetario. Al objeto de que todos estos edificios tuviesen armonía compositiva y cierta unidad, en el momento de redactar las bases para el concurso se aconsejó que el Gran Teatro utilizase preferentemente los materiales que también serán mayoritarios en los edificios colindantes: mármol blanco, vidrio en fachada, acero y recubrimientos de metal. Examinadas todas las propuestas presentadas por el Jurado nombrado al efecto, entre cuyos diversos componentes figuraban los arquitectos Julio Cano Lasso y José Luis Picardo, acordaron conceder el premio a la solución presentada por Eleuterio Población Knappe, que será el encargado de redactar el proyecto definitivo y de dirigir la obra. Finalistas en el concurso fueron Francisco de Asís Cabrero y José María García de Paredes. El carácter emblemático- edificio simbólico destacado- ha sido tenido muy en cuenta en la propuesta de Población Knappe, así como la capacidad funcional del teatro para que las representacio- nes de grandes espectáculos esté a la altura de las mejores salas de su género. A este respecto hay que señalar que el arquitecto se ha recorrido los principales teatros de ópera de Europa y Norteamérica para estudiar sobre el terreno las principales innovaciones y las características más adecuadas de cada sala, al objeto de poder aplicarlas al teatro de Sevilla. Así, en la gran sala, todas las localidades tendrán visión frontal, y en todas la audición será perfecta, ya que quedará aislada de su entorno de zonas públicas por dobles muros de hormigón. Monumentales escaleras, amplísimos vestíbulos encristalados, todo ello resuelto con lenguaje arquitectónico actual, monum e n t a l i d a d sin é n f a s i s y preferencia, casi absoluta, por las formas cúbicas, tanto externas como internas. Eleuterio Población nació en Huelva, pero ejerce en Madrid. En su haber profesional un larguísimo quehacer, tanto en edificios de uso público y espectáculos: auditorios, cines, teatros, cafeterías, hoteles, Bancos; como en construcciones para viviendas, oficinas, complejos residenciales y edificios para industrias e instalaciones comerciales. Su gran profesionalidad, su preferencia por las formas más depuradas dentro de la mayor simplicidad, la utilización de materiales de gran nobleza y sobriedad permiten augurar que el Gran Teatro de la Expo- 92 será obra que contribuya ai afianzamiento urbanístico que la Expo- 92 debe suponer para Sevilla. Juan RAMÍREZ DE LUCAS ABC 121 El programa a desarrollar en estas propuestas tenía la complejidad arquitectónica- funcional, espacial y técnica que siempre conlleva un edificio de estas características, no frecuente en la vida profesional del Un primer boceto del arquitecto Eleuterio Población para el Gran arquitecto; además de que la cerTeatro de la Expo- 92 JUEVES 24- 12- 87