Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T santes son las que nos muestran la Cibeles, todavía a un lado y con una bomba para extraer el agua que los madrileños iban a buscar a lo que verdaderamente era una fuente utilitaria. A su lado se ven las edificaciones del desaparecido Pósito, en donde se guardaba el grano de la ciudad. Este edificio, cercano a la Puerta de Alcalá, se ve en el solar que muy pronto ocuparía luego el barrio de Salamanca. Por encima de sus tejados se ve la línea horizontal y sin un árbol de los desnudos campos castellanos, que contrastan con las frondas del vecino parque del Retiro. A propósito de lo que fue el Sitio Real, he de señalar la fotografía de la Carrera de San Jerónimo en la que, enfrente del todavía existente palacio del duque de Lerma, se ha erigido ya el edificio de las Cortes. En el fondo se ven, aislados, el Museo del Prado y la iglesia de San Jerónimo, y como telón de fondo, lo que todavía quedaba en pie del Palacio Real del Buen Retiro. El obelisco a los héroes del Dos Fuente de Cibeles en su antiguo emplazamiento. Detrás, la casa donde estuvo instalada la Inspección de de Mayo está allí, pero faltan el hotel Palace y el Ritz. Milicias. Al fondo, el palacio de Buenavista (1853) Muchos son los comentarios que sugiere la contemplación de este álbum de imágenes fotográficas de la ciudad. ¿Qué decir de la vista de la plaza de Atocha, en 1905, cuando sólo la cruzan unos cuantos carros, varios soldados y unos cuantos mozos de cuerda? ¿Y la calle de Alcalá, en 1890, en un día de ODA ciudad tiene una ima- II, proporcionaban la información cos años antes no era más que corrida de toros, en la que entre gen que cambia o permane- suficiente sobre las poblaciones de una Villa y Corte arrumbada y ve- los simones y viandantes vemos a ce a lo largo del tiempo. la Península Ibérica. En lo referen- tusta? También, ¿cuáles eran los un picador a caballo, perfectamenHay ciudades que últimamente han te a Madrid, aparte del plano topo- puntos de vista, los monumentos y te vestido para la faena, dirigirse sufrido mutaciones importantes. gráfico de Texeira (1656) o de las espacios urbanos que más llama- hacia la Cibeles? A veces las fotoMadrid, que cronológicamente es la vistas de Antonio Joli, del siglo ban la atención de los fotógrafos grafías, como las que figuran de la capital más moderna de Europa, XVIII, hay que recordar que fueron Tenison, Clifford, Begué y Laurent, Puerta del Sol, no tienen personaen los ciento cincuenta años pasa- los grabados del dibujante francés todos ellos extranjeros atraídos por jes. Una preocupación casi científidos ha sufrido una sustancial trans- Louis Meunier los que resultaron lo español? ¿Fotografían lo viejo o, ca de representar sólo el objeto esformación. Entre el Madrid clásico más divulgados gracias sobre todo por el contrario, lo nuevo en la ciu- cogido llevaba a suprimir todo lo de Lope de Vega y el dieciochesco al libro de Alvarez de Colmenar, dad? ¿Somos hoy capaces de re- que perturbaba la límpida visión de don Ramón de la Cruz y el Les délices de l Espagne et du Por- conocer en la ciudad actual lo que propuesta. El fotógrafo se levantaMadrid preindustrial de Mesonero tugal (1707) ellos fotografiaron? Y así podría- ba al amanecer, cuando todavía Romanos, en el siglo XIX, no se mos hacer mil preguntas más. nadie cruzaba un espacio urbano produjeron muchas diferencias. La imagen de Madrid en el siglo En primer lugar, al igual que los tan céntrico y movido en el cual, Muchas más fueron las que convir- XIX, en especial el de Isabel II, Radibujantes de los siglos XVI y XVII según se cuenta, el padre de los tieron a Madrid en metrópoli a par- volución del 68, Primera República o que Goya en el XVIII, todos ellos Baraja, por más que se lo propuso, tir de los años veinte de nuestro si- y primeros años de la Restaurase interesaron por el perfil de Ma- nunca logró estar totalmente solo. glo. Hace falta poseer una cultura ción, la conocemos hoy gracias a drid visto panorámicamente desde La ciudad de Madrid, que entonhistórica suficiente para reconstituir las viejas y amarillentas fotografías. el otro lado del Manzanares. La ces no llegaba a los 250.000 habilas etapas de los siglos anteriores Un libro reciente como el Madrid, cornisa que forma, la montaña del tantes, con su anticuado y pobrea fin de pasear mentalmente en las de Luis Carandell, Daniel Zarza y Príncipe Pío, el Palacio Real y San tón caserío, era una ciudad que calles y plazas de antaño para revi- Publio López Mondéjar, publicado Francisco el Grande ha sido siem- disponía de ámbitos urbanos sufivir la imagen de la ciudad que ha por Lunwerg Editores, en el que se pre la fachada de la capital de Es- cientes para el público que se pasido y ya no es. recogen vistas antiguas y fotograpaña. A los antiguos chapiteles hoy seaba sin agobios. La ciudad de fías actuales de Ramón Masats, es En los siglos pasados eran ios se agregan las torres de los mini- hoy, que sobrepasa los cuatro mien este punto en extremo revelagrabados y las pinturas de los verrascacielos de la plaza de España llones, es otra. Aunque muchos de dor. La ciudad, tal como fue a meduttisti las que proporcionaban la y Gran Vía. A los fotógrafos del si- los monumentos del pasado siguen diados del siglo XIX y su ulterior imagen de las urbes. En el siglo glo pasado les llamaba también la presentes todavía en el lugar en evolución se nos evidencia en toda XVI y principios del siglo XVII se atención las grandes cantidades de que fueron levantados, tiene un ensu integridad. Su verismo hoy nos publicaron, en Colonia y Amberes, ropa limpia que las lavanderas po- torno diferente. Tampoco es igual sorprende y hace meditar sobre la los seis grandes volúmenes de Cinían a secar en los innumerables el acelerado ritmo de la circulación forma y sentido de la ciudad que vitatis Orbis Terrarum, obra del catendederos que cubrían las riberas rodada de los madrileños, que pohoy habitamos. También ocurre lo nónigo Braun y el grabador Hogendel Manzanares. Otros temas eran cas veces pueden disfrutar de la mismo ante las fotografías originaberg. Un estudioso, desde su gabilas obras nuevas en la Puerta del contemplación de su ciudad y reles de Laurent y Beauchy, expuesnete de estudio, podía disponer de Sol, la plaza de la Cebada o la flexionar con calma sobre su pasatas estos días en la galería Redor. los datos y las imágenes necesaconstrucción de la estación de las do histórico. Ante las imágenes del rias para saber cómo era una ciu ¿Cómo era Madrid en 1850? Delicias, en pleno campo yermo, Madrid decimonónico a una persodad del Viejo o del Nuevo Mundo. ¿Cuáles fueron las principales aislada sin ningún edificio en torno. na sensible no le queda más que Respecto a España, los dibujos del transformaciones que la convirtieAparte de la plaza Mayor, con un un poso de melancolía. flamenco Antón Van de Wyngaer- ron en la capital de una Monarquía jardín en el centro, o el Paíacio de de, realizados por orden de Felipe constitucional moderna, cuando po- Oriente, las fotografías más intereAntonio BONET CORREA Urbanismo Fotografía e imagen de la ciudad 120 ABC JUEVES 24- 12- 87