Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Valencia Zaragoza León Francisco Lozano Galería Theo Nave, 25 Hasta el 15 de enero Como un adelantado regalo de Navidad ha llegado la exposición de Francisco Lozano a la sala Theo con su obra reciente, compuesta por cuarenta y cinco bellísimos lienzos. Coincide casi con estas fechas la entrega de la medalla de oro al Mérito de las Bellas Artes a tan insigne pintor y académico, para quien el descubrimiento de la pintura es como inventar uno su propia vida cada mañana De esta filosofía surge el cambio en su obra, al pasar de la claridad encalmada a lo apasionado y dramático a la vez, plasmado en vivos colores- carmines, ocres, verdes, azules- creando un nuevo Levante. Sus paisajes mediterráneos tienen razones de luz detenidas, la luz viene del cuadro, de su pincel, de su maestría. Su reciente visita por Túnez le ha llevado a plasmar en algunos de sus lienzos esquemas diferentes, con luz más blanca, más metálica, y algunos marcados ritmos orientales. El arenal de El Saler queda reflejado con paisajes de arbustos, amapolas y flores silvestres, con horizontes de mar, que se ven o se presienten. El mar es una obsesión para este pintor, porque para él por ahí vino toda la cultura del Mediterráneo Se pueden contemplar preciosos cerros de su querida Bétera, lugar en el que reside, fuertes y vigorosos. En su Cesta con granadas crea un nuevo tipo de bodegón lleno de naturalezas vivas sobre un precioso fondo otoñal. La luz que se refleja en su mente se traduce en su última obra, con bellísimo cielo blanco; cielos que sirven para votar, crear y admirar. Lozano continúa siendo el pintor de la luz, la persona entrañable de siempre, y el maestro. María Pilar MARTÍNEZ Subirachs Centro de Exposiciones y Congresos San Ignacio de Loyola, 10 Hasta el 31 de diciembre Desde 1975, en que expuso en la Sala Víctor Bailo, no veíamos la obra de José María Subirachs en Zaragoza. Ahora, el artista catalán, uno de los nombres más consagrados de nuestra escultórica, se ha presentado de nuevo ante los zaragozanos en el Centro de Exposiciones y Congresos de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y La Rioja, para traer una significativa muestra de su quehacer polifacético, esculturas fundamentalmente, pero también dibujos y obra gráfica; son cuarenta y cinco piezas en total, Eduardo Chillida Galería Maese Nicolás García I, 11 Hasta el 10 de enero Antonio Gamoneda, insigne escritor leonés, dice de Eduardo Chillida: Oigo hervir el acero. La exactitud es el vértigo. Ah, libertad inmóvil, ejecución del día en la materia nocturna. Es tu madre clamor, pero tus manos abren los párpados al abismo. De resistencias invisibles surge un rumor de límites: ah, exactitud del mar, exactitud sin nombre una poética definición de este artista que hasta el próximo 10 de enero expone en la galería de arte leonesa Maese Nicolás veintisiete grabados, tres tierras y dieciséis dibujos originales. Eduardo Chillida no es la primera vez que visita León, ha estado en esta ciudad varias veces, no recuerda el número exacto, aunque sí sabe que aquí siempre tiene una buena acogida, porque su obra gusta entre el público de esta tierra. Precisamente Eduardo Chillida habla de sus obras, y dice de ellas que son preguntas sobre el arte y añade que trato de aclarar ideas, espacio, tiempo. Busco la relación entre el homenaje y el tiempo No oculta Chillida una identificación con el artista italiano Leonardo Da Vinci, a quien admira profundamente. Eduardo define también su estilo, aunque cree que no es la persona indicada, ya que para él, el público tiene mucho que decir. Su estilo es pasión y necesidad al mismo 1 tiempo. Es, en definitiva, una obra dura con pocas concesiones. Eduardo Chillida ha recibido el premio Príncipe de Asturias, al que guarda un especial cariño. Sin embargo, no oculta su satisfacción por poseer innumerables galardones internacionales que le convierten en una de las grandes figuras del arte contemporáneo. Joaquín José NIEVES Salamanca Arte de vanguardia Casa Lis. Gibraltar, 14 Hasta el 30 de diciembre Patrocinado por el Banco Hispano Americano, se expone en la Casa Lis, de Salamanca, una importante muestra pictórica y escultórica compuesta por treinta y cinco obras de autores contemporáneos españoles. La exposición, que fue inaugurada por Claudio Boada en su condición de presidente del Banco Hispano Americano, reúne, según afirmó el propio Boada, una de las más nutridas representaciones de nuestro arte de los últimos cien años en manos de instituciones privadas con la que pretende cumplir una labor de difusión cultural a través de este tipo de actividades, con obras de los más significativos vanguardistas de nuestro siglo, tales como Miró, Chillida, Serrano, Sempere, Canogar, Saura, Tapies, Barjola, Cuixart, Millares, Rivera, Torner, Zóbel, Palazuelo, Caballero y Mompo, entre otros, lo que supone para los salmantinos la rara posibilidad de poder observar y comparar los distintos caracteres técnicos y estilos que marcan a cada uno de cuantos forman lo más notable del vanguardismo español. Esta exposición, cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la ciudad y con un lógico éxito de público, permanecerá abierta durante todo el mes de diciembre. J. A. GARCÍA IGLESIAS 118 ABC realizadas entre 1967- Alfabeto -y 1987- Reconstrucción 1056 Han sido cedidas por distintos coleccionistas para su presentación en la capital aragonesa. Para Subirachs, el arte consiste en pasar una, idea a la materia y hacer de ello un todo único. El artista no tendrá así que luchar con la materia, sino dialogar con ella, para que ayude a la obra. Luchar será equivocarse, contradecir a la materia. Subirachs, embarcado ahora en el ambicioso proyecto de la fachada de La Pasión de la Sagrada Familia barcelonesa, insiste en afiliarse un tanto discutiblemente, a una cierta concepción posmodemista, aunque en el fondo se reconoce como un barroco contenido. Su primera obra fue expresionista, de grandes tamaños, como muestra el Santuario de la Virgen del Camino; luego evolucionó a la abstracción, afianzándose en elementos que serán característicos de su escultura: cuñas, penetraciones, incrustaciones de distintos materiales, para alcanzar, finalmente, lo que de manera provisional podría llamarse nueva figuración La diferencia entre las distintas artes (dibujo, pintura, escultura y arquitectura) es para Subirachs una diferencia técnica y de función, y lo que caracteriza el arte de nuestro siglo es su trasgresión de los límites entre estas artes (tapices con volúmenes, esculturas con dibujo) Se juega en definitiva con todas las perversiones, con todas las impurezas. En Subirachs son de destacar los componentes clásicos de su obra, sus citas al arte de la antigüedad, que son como piropos al mundo que ama, su signo de admiración por el arte clásico y la presencia del desnudo masculino y femenino, que se integra en esa constante de sus formas complementarias: hombre- mujer, positivo- negativo, clasico- barroco, porque, para él, vivimos en un mundo que se complementa, lo que es sinónimo de vida. Es su metafísica esa componente imprescindible de toda creación humana, porque para el escultor catalán, la obra de arte es una materia que apunta a una metafísica, y si no no hay arte. Juan DOMÍNGUEZ LASIERRA Ciudad Real Katherine Theron Colegio de Arquitectos General Aguilera, 11 Hasta el 31 de diciembre Afincada en Madrid desde hace seis años, la pintora francesa Katherine Theron (París, 1949) expone por primera vez en Ciudad Real una seleccionada colección de su obra más reciente. Dotada de una especial sensibilidad poscubista, K. Theron presenta en sus óleos una técnica muy cultivada, en esta ocasión centrada en el clásico género del bodegón y las naturalezas muertas, que observa bajo cierto matiz simbolista y alegórico. Entre la limpia transparencia- casi líquida- de algunas obras y las calidades de oscura materia en otras- donde no fatta incluso el collage -oscila un pintura poseída de sentimientos y quietud. Su propuesta, en buena parte emparentada con ciertas actitudes plásticas de la llamada Escuela de París, recoge aportaciones fauvistas y expresionistas en el gesto, bien utilizadas como argumentos de lenguaje. Ello le sirve para estilizar la imagen según su muy particular forma de ver y componer el cuadro. Pintura algo soñada, sublimada en recortes poéticos evidentes, efectistas en la brumosidad de interior esencial nos encontramos con un vehículo perfecto de figuración densa, de situación literaria y en un punto de suave morosidad. José Luis LOARCE JUEVES 24- 12- 87