Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 12- 87 ESPECTÁCULOS A B C 105 Un corto sobre el cáncer ganó el Festival de Cine Científico Zaragoza El corto titulado Actividad de los anticuerpos específicos contra las células de cáncer ascítico de Ehrlich ha conseguido el primer premio de la Bienal de Cine Científico Español, que celebró estos días su tercera edición. La película, de catorce minutos, muestra con gran precisión la- lucha del organismo contra el cáncer, y ha sido realizada por el Departamento de Bioquímica del Instituto Oncológico de Madrid. En esta edición han participado 32 películas procedentes de Aragón, País Vasco, Cataluña, Madrid y otros puntos de España. Se admitió además la presencia, fuera de concurso, de una realización del antropólogo Caro Baroja. La muestra ha sido patrocinada por la Caja de Ahorros de la Inmaculada, en colaboración con la Universidad de Zaragoza y la Asociación Española de Cine Científico. Además de este primer premio, dotado con medio millón de pesetas, se ha concedido un segundo premio, de 300.000 pesetas, a dos cortometrajes ex aequo Se trata de Los caracoles del guipuzcoano Miguel Ángel Quintana, y Las encantadas un filme sobre las islas Galápagos, del donostiarra Rafael Trecu. El tercer premio, también ex aequo ha sido para Hilario Artigas, carbonero de Agüero del oséense Eugenio Monesma, y Microscopio quirúrgico y rayo láser en el tratamiento de tumores cerebrales. Meningioma de la hoz profundo del zaragozano Eugenio Tutor. Las dos películas se reparten las 200.000 pesetas del galardón. Navarra, cuatro estaciones el filme que Caro Baroja presentó fuera de concurso, recibió una mención honorífica del Jurado, por su riqueza cinematográfica y cultural. Su larga duración- casi tres horas- desbordaba las bases de la Bienal, por lo que hubo de presentarse fuera de competición. Crítica de cine Masters del Universo deGary Goddard Producción: Golan Globus. Director: Gary Goddard. Guión: David Odell. Fotografía: Hanania Baer. Color. Música: Bill Contí. Principales intérpretes: Dolph Lundgren, Frank Langella, Courteney Cox, James Tolkan, Chrfstina Pickles, Meg Foster, Roberl Duncán Mitchell. Duración: Ciento seis minutos. Salas de estreno: Palacio de la Prensa, Velázquez, Princesa, Bilbao, Consulado, Victoria, Liceo, Versalles, Garden. Entre la Tierra y su propio planeta, Eternía, las aventuras de un bravo guerrero, en la linea de la última ciencia- ficción más o menos galáctica José Luis García Sánchez y su Pasodoble con Fernando Rey Madrid José Luis García Sánchez rueda entre Córdoba y Madrid Pasodoble un esperpento asainetado que refleja el enfrentamiento entre el mundo de la cultura popular y el mundo de la cultura académica, y que se desarrolla en Andalucía, único marco posible- dice el director- para que la puya pique, pero no duela El realizador de dos obras de éxito, La corte del Faraón y Divinas palabras considera que en Andalucía antes de que te golpeen, te dejan unos instantes de tolerancia, y es ese momento el que permite hacer una película de humor Pasotíoble cuenta una disparatada historia, que da comienzo con la llegada a España de Makren, la supuesta hija del noble Don Ñuño. Una familia a la que expropian su casa decide instalarse en el palacio- museo del marqués, siguiendo los métodos de los squatters holandeses. Con guión de Rafael Azcona y del propio García Sánchez, Pasodoble presenta una galería de personajes, prototipos del carácter español, interpretados por Femando Rey y Juan Diego, entre otros. Lo habitual es que el éxito de una película dé paso a la comercialización de sus personajes en pegatinas, muñecos o cualquiera otra forma de difusión. El proceso seguido por Master del Universo no obstante, es el inverso. Es decir, que de una popular línea de juguetes se pasó a la conversión en serte televisiva de dibujos animados de las aventuras de los más populares entre ellos para, por último, hacer de los personajes que representaban los protagonistas de una película, por así decirlo, normal Asistimos, en consecuencia, en la película que ahora se estrena, y que muy bien, si el éxito comercial la acompaña, podría ser la cabecera de una serie, a las andanzas de He- Man, el más heroico de los Masters en cuestión, a caballo entre su propio planeta, Eternia, y este bajo mundo en que habitamos, al que él y sus leales compañeros son literalmente arrojados a consecuencia de un error de cálculo. Sigue abiertamente la película de Gary Goddard la línea del comic y es en las ocasiones en que la puesta en escena y, concretamente, los encuadres y la utilización del color, más recuerdan a las viñetas de las tiras dibujadas cuando el filme alcanza sus mejores momentos, cayendo, en otras, en excesos de violencia gratuita más propios del cine de gánsters que del de la ficción más o menos galáctica en cuyo amplio ámbito cabe inscribir la película que, en las escenas que tienen lugar en Eternia resulta, plásticamente, un tanto tópica y operetística mientras, por el contrario, en las que suceden en la Tierra, alcanza cierta magia, al convertir, por oposición a los otros los decorados, por así decirlo, cotidianos, en insólitos. Como insólita resulta la relación de los terrestres- u n músico rockero y su novia, estudiantecon el cuarteto llegado del más allá, al que perseguirán, en su intento de arrebatarles la llave cósmica que se han llevado, las huestes del perverso Skeletor, el tirano que domina el lejano planeta, que acabará por venir in person hasta el pueblecito caltfomiano en que se desarrolla lo mejor de la acción. Esta es trepidante. Y hasta embarullada a veces. Pero tiene el handicap de centrarse en exceso en el paso de unas a otras manos de la llave en cuestión, lo que hace que la narración no esté exenta de reiteraciones, llegando, por momentos, a fatigar. Aunque como tampoco la película pretende otra cosa que amueblar sus cientos seis minutos de duración sin que en ellos haya lugar para los tiempos muertos puede decirse que esto lo consigue, pese a que hubiera podido pedír- sele un poco más de inventiva. He- Man es Dolph Lundgren, el contrincante de Stallone en Rocky IV más preocupado por lucir su poderosa musculatura que por demostrar sus eventuales facultades de actor. Frank Langella, que fuera el último Drácula, salvo error, encarna, con el rostro semioculto por una máscara, al pérfido Skeletor, y Courtney Co y Robert Duncan Mitchel dan vida a la joven pareja de terráqueos, los más vivos entre los personajes del filme, mientras los restantes actores y actrices se limitan a, con maquillajes más o menos espectaculares, personificar al séquito de uno u otro protagonista, resultando especialmente divertido el extreño geniecillo al que incorpora Billy Barty. César SANTOS FONTENLA El adefesio de Rafael Alberti, estrenada en Granada Granada. Inmaculada Vilardebó El octogésimo quinto cumpleaños del poeta gaditano Rafael Alberti se ha celebrado en Granada con la reposición en el teatro Isabel la Católica de la obra El adefesio La reposición ha sido considerada como un auténtico acontecimiento, ya que desde el estreno de la obra por María Casares en Madrid, hace diez años, no había sido puesta en escena por ninguna compañía profesional. El montaje ha sido realizado por el grupo Teatro del Sur y el propio Alberti, que ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento granadino y las Diputaciones de Sevilla y Cádiz y el Ayuntamiento de la ciudad natal de Alberti, El Puerto de Santa María. La Junta de Andalucía y la Caja General de Ahorros manifestaron igualmente su interés por respaldar el acontecimiento teatral presentado en Granada. La obra, tras su estreno aquí, irá a Cádiz coincidiendo con el Carnaval, y la Diputación de Granada estudia en estos momentos su inclusión en los circuitos provinciales de cultura y teatro. El adefesio viene a consolidar la etapa de madurez de Alberti. Cuando en 1944 da a conocer el texto de la obra se observa en la misma una mayor preocupación por la estética teatral. Su argumento es una mezcla de tradiciones y costumbres entre Andalucía y las zonas más arcaicas del país, entroncando con la tradición de Valle- lnclán, Pérez Galdós o García Lorca. El grupo Teatro del Sur, que acaba de concluir un espléndido montaje de El testigo de Fernando Quiñones, conjuga en esta obra el simbolismo con el realismo, concediendo a la escenografía ese ambiente lúgubre que se predica en la obra.