Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 12- 87- SUCESOS I A B C póg. 89 Asesinan al dneño de un videoclub de Getafe cuando se defendía de un atraco El crimen ocurrió en presencia de la esposa de la víctima Madrid. Ricardo Domínguez La víctima mortal número cuarenta y ocho en un atraco, en lo que va de año, se produce a las puertas de la Navidad. Nuevamente una familia española que subsiste gracias al comercio, sufre las consecuencias directas de ia inseguridad ciudadana pues ahora, como ocurriera en otras ocasiones, la víctima mortal ha sido el propietario de un establecimiento y, en concreto de un negocio de videoclub situado en la localidad de Getafe. La película de los hechos de este sangriento suceso se produce al filo de las nueve y VIDEOCLUB media de la noche en el mencionado estableVICADO cimiento, situado en la calle de Carabanchel, número 5. Sobre esa hora, aún se encuentra encendido el letrero de la tienda Vicado, en donde el matrimonio propietario que lo regenta, formado por Julián Pizarro Alcocer, de treinta y nueve años, y su esposa Petra Blanco Duran, se encuentran efectuando arqueo de (o recaudado. Ha sido buena jornada, pues no hay que olvidar que se trata de noche de sábado y, precisamente, en el segundo día en que los niños disfrutan ya de las vacaciones de Pascua. Los clientes ya se han marchado, aunque por lo general en estos establecimientos algún que otro videoadicto rezagado suele entrar en la tienda para pedir ésta u aquella película, motivo por el cual, aún está el cierre semiabierto. LUGAR DEL ASESINATO El destino, Ja casualidad u otras razones O CARABANCHEt, f í 5 que no hay por qué analizar, hacen que preVIDEOCLUB VICADO cisamente, sobre esa hora un matrimonio amigo de los propietarios del videoclub, peneA tren en la tienda para conversar con los seEDUARDO REVALOERIA ñores de Pizarro. Pero no será, por desgra- cuente, viéndose perdido, hace uso de su cia, los únicos que entren en el local, pues arma y efectúa dos disparos con la misma. aprovechando esta circunstancia, un malean- Las detonaciones, los gritos de socorro, la te que merodea subrepticiamente por la zona, velocidad con la que el suceso ha ocurrido y, logra colarse en el videoclub. Su aspecto físi- sobre todo, él miedo y el factor sopresa, han co no hace presagiar nada bueno, pues el in- hecho que el atracador asesino, huya como dividuo en cuestión, que aparenta una edad alma que lleva al diablo y se pierda por las comprendida entre los veinticinco y tos treinta calles aledañas al lugar. Pronto desaparece y años, extrae pronto de entre sus ropas una para cuando reaccionan las víctimas, ha posipistola y amenaza a los allí presentes, al do eludir ya a la Policía. tiempo que les insta a que les entregue el diGritos, llantos, ataques de nervios y todo lo nero. que pueda imaginarse se producen en los primeros instantes en la tienda, si bien alguien también corre despavorido por la calle en deAterrados manda de ayuda, mientras otros marcan ya el El amigo que acaba de entrar, José Luis disco numérico de un teléfono para avisar a Beltrán; la esposa de éste, Isabel Huerta, y las autoridades de lo ocurrido. Pronto la Poliuna hija del matrimonio llamada María, se cía Municipal es conocedora del hecho y, con quedan aterrados, al igual que los propieta- celeridad son enviadas las dotaciones de dos rios, si bien pronto reaccionará José Luis y coches radio- patrullas al establecimiento Vidirigiéndose al asaltante le dirá: ¡Tranquilo cado. Asimismo, y al saberse que hay una muchacho; no te excites; te daremos todo lo persona herida, se envía una ambulancia muque pidas Y así, José Luis le entregará la nicipal, cuyo personal sanitario recoge aún cartera con el dinero, la documentación y con vida a la víctima y la traslada a gran veotros efectos personales. De esta manera la locidad a un centro sanitario: el Hospital Prisituación, el atracador se dirigirá acto seguido mero de Octubre. Allí ¡os facultativos hacen hacia ei dueño del videoclub, a la vez que todo lo humana y científicamente posible por asimismo te exige la cartera para, después salvar su vida. Todo es inútil; en urgencias de encaminar sus pasos hacia la caja registrado- la UVI expira Julián Pizarro Alcocer. Una bala de pistola le ha atravesado la cabeza de parra, tras la cual se encuentra Petra Blanco... Y será precisamente en ese instante, cuan- te a parte. Entretanto, la Policía Municipal ha avisado do el dueño de la tienda, aproveche un momento, que parece de descuido del maleante, asimismo a la gubernativa y durante la inspara arrojarse sobre el mismo y entablar una pección ocular realizada en el establecimienlucha cuerpo a cuerpo en ej suelo. Realmen- to, las fuerzas de seguridad han hallado dos te ni siquiera puede hablarse de forcejeo, casquillos de bala del calibre 9 milímetros corto, parabellum. pues todo sucede a tal rapidez que ei delin- Una bala del nueve parabellum le atravesó la cabeza de parte a parte Con posterioridad, declaraciones de los testigos y tramitación de diligencias por parte del inspector de guardia de la comisaría de la localidad, en donde además de relatarse los hechos ocurridos, se realiza una descripción lo más exacta posible sobre el agresor. De esta manera, llegan a conocerse sus datos atropométricos: aproximadamente un metro setenta centímetros de estatura; complexión delgada, pero fuerte; cabello rizado castaño oscuro, peinado a media melena, y nariz aguileña. Vestía pantalones oscuros, cazadora marrón clara y calzaba mocasines, estando toda la ropa muy deteriorada. La búsqueda Inmediatamente después de cometerse el atraco con resultado de homicidio, la Policía Municipal y miembros del Cuerpo Nacional de Policía comenzaron las labores de investigación y búsqueda del asesino, por to que se montaron controles en las salidas y entradas de ia ciudad, con resultados negativos. Mientras tanto, el cadáver fue trasladado a la dependencias del Instituto Anatómico Forense donde ayer por la mañana, a eso de las diez, fue efectuada la preceptiva autopsia a la víctima para horas después, ya por la tarde, ser trasladado el cuerpo sin vida de Julián a las dependencias de los servicios funerarios en la M- 30. Un propietario de un videoclub de la zona de Estrecho, cuyo nombre prefirió dejásemos en el anonimato, matizó a ABC que desconocía el hecho que relatábamos, pero que ante un suceso de esta naturaleza lo lógico es que exprese toda mi indignación, al tiempo que he de señalar que este gremio está vendido, por cuanto no existe protección de ninguna clase, aunque también he de añadir que, en realidad, esto es lo que ocurre a nivel general con e comercio: la inseguridad ciudadana. Y añadió: éste puede que haya sido el primer asesinato sufrido por el dueño de un videoclub, si bien es cierto también que ya se han producido en este tipo de estableimientos numerosos robos, que han sido denunciados y, esporádicamente puede que se hayan comunicado a alguna de las numerosas asociaciones que puedan existir de videoclubs que, en realidad funcionan para otro tipo de cuestiones, como por ejemplo en contra de la piratería, pero no a niveles de índole social o familiar. De cualquier forma- repitoesto no es un dilema que haya de plantearse a una asociación concreta, sino de la problemática de toda una sociedad. No hay derecho a que estés horas y horas frente al público, defendiendo unos inteses y, en definitiva, un negocio para dar de comer a los tuyos y te arrebaten las ganancias o te arruinen en un abrir y cerrar de ojos. Y, por supuesto que te quiten la vida y deshagan a una familia A finales del mes de enero de 1987, se producía el primer asalto con víctima mortal en Madrid. El farmacéutico Agustín Braulio Arce Molina moría a manos de unos mateantes, que con posterioridad fueron detenidos. Ahora cuando el año expira, muere también la víctima número cuarenta y ocha