Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 12- 87 CAMPEÓN ABC 75 2- 1: El Real Madrid fue en Sevilla un campeón con menos tablas que Kasparov Al final rediyo Sanchís la desventaja de los primeros minutos Sevilla. Ignacio Torrijos, enviado especial El Real Madrid fue derrotado por primera vez fuera de su campo en esta Liga. Le superó el Betis en el marcador, aunque no en el mérito general del juego, con dos goles en los primeros minutos, marcados por Melenas y Quico. Los blancos, después de esa doble desventaja, lograron meter al Betis en su área, pero no el balón en la portería de Salva, hasta que Sanchís, en el último minuto, redujo la diferencia. Todo con fútbol mediocre. Llegó el Madrid a Sevilla cuando las piezas de Garri y Anatoli estaban aún desveladas en el tablero. Pero en este escenario estaba llamado el líder de la Liga a ser un campeón con menos tablas que Kasparov. Kasparov supo ganar cuando lo tenía casi todo perdido. El Real Madrid, no. El Madrid, a diferencia de Kasparov, no tuvo esta vez las tablas suficientes para imponer su estilo. No sólo eso. Lo peor del caso fue que al Madrid le hicieron el mate pastor. Cuando quiso darse cuenta, su rey, Buyo, tenía un peón en el costado y un atfil en el corazón. El Real Madrid sucumbió en doce minutos y luego, bajo los efectos fatídicos de la apertura Melenas, no pudo superar el control de tiempo, pues no le bastaron noventa minutos para realizar todos los movimientos que hubiera necesitado para revolverse contra el jaque y vencer. Esos dos goles del Betis en tan poco tiempo hay que cargarlos a la ingenuidad del Madrid en su modo de defender. El segundo gol, sobre todo, tuvo un responsable determinado: Míchel. Un jugador de su calidad sabe que, para arrebatar un balón, es preferible esperar como el torero que arrancarse hacia él como el toro. Míchel hizo esto último y su equipo lo pagó caro. Le puso en bandeja el regate a Quico, que luego avanzó y marcó. Sólo una súbita pared con Llórente, ya en el segundo tiempo, hizo pensar en el prestigio del Buitre Una vez más, el Madrid debía confiar en una aportación de Sanchís para compensar los fallos de la delantera en la penetración o el remate. Llegaría esa compensación, sí, pero demasiado tarde. Jankovic, que no es ahora el eje preciso que tuvo el Madrid hace algún tiempo, cerró la primera parte con un remate, a pase de Martín Vázquez, salvado por Gail. Fue la señal para que el líder prolongase su gran esfuerzo, su incansable acoso, en el segundo tiempo. Entonces, el Betis, que no había lucido en ataque a pesar de sus goles, tuvo ocasión de lucir en defensa. Llórente tuvo una magnífica oportunidad en el minuto 60, pero Salva detuvo su disparo raso. Los demás suspiros de gol no se debieron tanto a remates francos ante la puerta como a situaciones en las que la presencia abundante de madridistas propiciaba los peligros. Salva no fue obligado muchas veces más a grandes alarSanchís, casi al final, hizo el único gol del Madrid en el Villamarín des, pero sí a una atención constante, porque siempre le acechó el balón. Llórente contribuyó a ese dominio con alternativas de profundidad y torpeza: Luego sería Santillana el llamado a colaborar, pero el recurso a este jugador memorable ya es actualmente, en el estilo del Real Madrid, una confesión de impotencia. En Sevilla se decía que éste ha sido el mejor partido del Betis. Pero eso no equivale a que deba ser calificado como bueno... Sotó significa que la referencia de calidad habitual es mucho más baja que la del Madrid. El Betis ofreció a su hinchada dos fogonazos, una defensa firme y afortunada y algunos contragolpes esporádicos. Ni más ni menos. Ganó, principalmente, porque el Madrid fue un campeón sin tantas tablas como Kasparov, aunque tuviera la gallardía de luchar hasta el final como Karpov. Y para cerrar el símil, digamos, con pesar, que a Butragueño le corresponde el papel de Fischer: es genial, pero lleva retirado bastante tiempo. 1- 3: El Celta perdió su línea brillante al ser derrotado por un Sporting de Gyón impecable Vigo. Efe El Sporting de Gijón logró imponerse por 1- 3 al Celta y ofrecer, además, un gran espectáculo, con sentido de conjunto, juego y acierto en el remate. El Celta, por su parte, se vio sorprendido desde los minutos iniciales y tan sólo anotó un gol, obra de Moyano en el minuto 91 de juego. El Gijón pudo dar una gran paliza a su flojo y desconocido rival. Cuando los célticos intentaron reaccionar se encontraron con los caminos que conducían a Ablanedo II totalmente clausurados debido al buen trabajo defensivo del Gijón. Después de los primeros escarceos, en los que el partido estuvo equilibrado, elGijón tomó la iniciativa y fabricó. situaciones que obligaron a Maté a felices intervenciones, convirtiéndose en la figura del Celta. Factor esencial fue el primer gol, de Eraña, logrado en el minuto 13 a pase de Emilio, que cayó como un jarro de agua fría sobre un Celta animoso que intentaba buscar su situación en el campo. A partir del gol, el Celta perdió gas y el Gijón se fue creciendo con numerosas jugadas para incrementar la cuenta. En el minuto 31, Joaquín resuelve un barullo en el área local y marcar el 0- 2. En la segunda parte continuó la decoración, a pesar de que el Celta intentó cambiar el ritmo de juego, pero no fue posible por la mejor línea del Sporting, equipo que controló definitivamente el partido y trabajó para redondear la victoria. En el- minuto 77, Eloy, desde fuera del área, llevó a su conjunto hasta el 0- 3 que ponía difíciles las cosas al conjunto local. El empeño y la voluntad del Celta no fueron suficientes para cambiar el curso de las acciones. Tan sólo merece destacar el primero y único gol anotado por los célticos, obra de Moyano, quien recogió un fuerte cabezazo de Lucas que había rechazado el palo. Con esta abultada derrota, el Celta pierde la línea brillante que mantenía hasta este momento, con un punto en cuatro partidos, hecho que puede tener su origen en algunas lesiones importantes y en la ausencia del centrocampista Vicente, jugador clave del conjunto vigués. La aportación de Sanchís Pero lo cierto es que ese mate pastor no significaba que el Madrid fuese un rebaño descarriado. Al contrario: los madridistas comenzaron con buen juego, y antes y después de los dos goles en contra llegaron con facilidad y fluidez hasta el área de Salva. Allí, sin embargo, siempre faltaba un segundo o sobraba la punta de una bota para que se produjera el gol. La movilidad de Martín Vázquez desconcertaba especialmente al Betis, cuyos mareajes más firmes eran los de Calleja a Butragueño y Diego a Hugo Sánchez. Butragueño osciló bien a ambos lados del ataque, pero luego, al recibir el balón, casi nunca lo aprovechó. Ficha técnica Betis: Salva, Calleja, Diego, Gail, Quico, Chano, José Luis, Cristóbal, Gabino, Rincón (Julio, minuto 72) y Melenas (Medina, minuto 83) Real Madrid: Buyo, Chendo, Tendillo, Sanchís, Camacho (Llórente, minuto 46) Míchel, Martín Vázquez, Jankovic (Santillana, minuto 70) Gordillo, Butragueño y Hugo Sánchez. Arbitro: García de Loza. Bien. Tarjeta amarilla a Tendillo, Gabino, Calleja, Rincón y Sanchís. Goles: 1- 0, minuto 8: Melenas. 2- 0, minuto 12: Quico. 2- 1, minuto 90: Sanchís. Incidencias; Lleno en el Benito Vijlamarín. La Policía informó de que se había descubierto la falsificación de 17.000 entradas. -Ficha técnica Celta: Maté, Atilario, Hagan, Noly, Rodolfo, Julio Prieto, Zambrano, Nacho (Moyano m. 29) Otero, Lucas y Baltazar (Alvelo m. 46) Sporting de Gijón: Ablanedo II, Espinosa, Jiménez, Ablanedo I, Emilio, Eraña, Esteban, Marcelino (Juanma m. 75) Joaquín, Eloy (Cabrera m. 80) y Villa. Arbitro: Pes Pérez, correcto, mostró amarilla a Emilio en el minuto 73. Goles: 0- 1 M. 13: Eraña, a pase de Emilio. 02. M. 31: Joaquín resuelve un barullo en el área local. 0- 3. M. 77: Eloy desde fuera del área. 1- 3. M. 89: Moyano, recoge un cabezazo de Lucas al palo.