Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 12- 87 NACIONAL A B C 33 Elpresidente navarro rechaza una entrevista con el lendakari vasco Urralbiiru: Ardanza hace chantaje con Navarra Las referencias a Navarra del proyecto de acuerdo para la pacificación del País Vasco constituyen un nuevo episodio de la ofensiva nacionalista sobre la Comunidad Foral. Que en este caso resulta aún más rechazable porque se hace con la excusa de la paz. Con estas palabras, el presidente del Gobierno de Navarra, Gabriel Urralburu, rechaza de plano el borrador de Ardanza, al que califica de puro chantaje que en su punto tercero señala el compromiso de los partidos para realizar una política que encauce la incorporación de Navarra- Señor Urralburu, el País Vasco, a través de su lendakari vuelve a la carga con su vieja aspiración sobre Navarra. -Y o no diría en este momento que el proyecto de acuerdo de Ardanza pueda identificarse con la voluntad del pueblo vasco. Son varios los partidos que comparten la idea de que desde la Comunidad autónoma vasca se tengan que hacer planteamientos sobre el futuro político de Navarra. Más bien diría que se trata de una nueva ofensiva nacionalista, que en este caso resultará más rechazable porque se hace con la excusa de un plan de pacificación, y eso es inaceptable desde todos los puntos de vista para los navarros, puesto que nos quieren dar a entender que nuestra voluntad de ser un pueblo con autogobierno queda supeditada a que ETA cese su actividad violenta. Eso es un puro chantaje para Navarra, y los ciudadanos, por tanto, no lo vamos a aceptar. -O sea que en su opinión, la estrategia de Ardanza para la Comunidad Foral está llamada al fracaso. -Desde hace muchos años. Estoy totalmente convencido de que todo empeño de cambiar la vofuntad de los navarros tiene como efecto el reforzamiento de la autoconciencia de Gobierno propio en la sociedad navarra. Es absolutamente claro que por ese camino los nacionalistas no van a conseguir sus pretensiones. -Llama la atención el hecho de qué los argumentos que usted emplea para defender el actual status político de Navarra se basan exclusivamente en la voluntad del pueblo y no en razones históricas. ¿Es que acaso el cambio de postura del PSOE respecto a esta cuestión se debió a razones electorales, como se ha llegado a apuntar? -No, creo que es otra cosa. De 1977 a 1979 los socialistas navarros defendimos un proyecto común para Navarra y el País Vasco. A partir de entonces lo modificamos porque pensamos, y el tiempo nos lo ha confirmado, que la voluntad del pueblo navarro era la de mantener su personalidad histórica. Si no insistimos más en ella es porque creemos que es evidente, y que lo que cuenta no es tanto el pasado como la voluntad presente y futura de este pueblo de mantener su régimen de autogobierno. No es contradictorio al País Vasco. Quieren hacernos entender- añadió a ABC- que nuestra voluntad de ser un pueblo con autogobierno quede supeditada a que ETA cese su actividad violenta. Advierte que mientras se pretenda que la incorporación sea el camino para conseguir posteriormente la integración no sé va a constituir un órgano permanente entre ambas Comunidades. Asimismo señala que se niega actualmente a que se celebre la entrevista que tiene pendiente con Ardanza desde antes del verano no por razones políticas, sino de dignidad bien contemplarían el derecho de incorporarse a la Comunidad vasca. En este sentido, nos parece mucho más importante la voluntad popular que la historia. Pero como no somos neutrales en este proceso, sino que hemos elegido una posición, nuestro objetivo está en conseguir la consolidación del proyecto de una Navarra autónoma. Además, creemos que en este planteamiento nos secundan más del setenta por ciento de los navarros. Pero, claro, si a pesar de nuestro trabajo, la voluntad popular cambiara, nuestra postura también cambiaría, lo cual no significa que seamos neutrales, ni que nos dé igual esta cuestión. -V o l v a m o s al documento. ¿Sus compañeros del partido del País Vasco piensan de la misma forma que usted sobre el futuro de Navarra? -Estoy seguro de que los socialistas vascos no van a aceptar algo con relación a Navarra que no esté comprendido en lo señalado por Ardanza cuando fue investido, es decir la voluntad que pueden manifestar las instituciones vascas para cooperar con Navarra. Una declaración similar a la que se hizo en el Parlamento de Navarra en el mes de marzo. Por encima de esto, estoy convencido que no van a admitir nada. Pero es que, además, me da lo mismo lo que puedan decir otros en esta materia. El Partido Socialista tiene una estructura federal para los asuntos propios de cada Autonomía y, por lo tanto, nadie va a condicionar o hipotecar nuestro futuro. Aunque no lo creo, porque los socialistas vascos han sido siempre respetuosos con Navarra. Si llegara un momento en que no lo fueran por otros imperativos, tampoco nos vincularíamos a acuerdos que pudieran lesionar el derecho de los navarros a decidir su futuro. En el documento Ardanza se quiere hacer creer a la opinión pública que todavía no ha llegado el momento en que los navarros expresen con libertad su opinión que nosotros defendamos en función de deseo de los ciudadanos lo que por otra parte coincide con lo que ha sido la historia de esta Comunidad. A nuestro entender, los argumentos históricos deben siempre supeditarse en un sistema democrático a lo que es la voluntad de un pueblo en el presente. Insistimos en esto porque nos parece que es un argumento mucho más contundente que la sola contemplación de la historia, con ser ésta muy importante en el caso de Navarra, ya que de ella se desprende que nuestra Comunidad es histórica cómo la que más. ¿Quiere decir esto que si la voluntad del pueblo navarro cambiara, ustedes volverían a su posición? -Los socialistas no somos cerrados en el sentido de que si la voluntad de los ciudadanos fuese en otra dirección como prevé la Constitución, Navarra y los socialistas tam- ¿Y está también seguro de que no se va a caer en la tentación de incluir la cuestión de Navarra en la agenda de esas conversaciones que, según se dice, ha habido entre el Gobierno y ETA? -Estoy tranquilo, porque creo firmemente que el Gobierno, como ha reiterado, no acepta ninguna negociación, política con ETA, que el diálogo tiene como objetivo la entrega de las armas, y, en su caso, la reinserción para