Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 21- 12- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 29 -Escenas políticas- Derechos de familia La reciente reunión celebrada en Estrasburgo y organizada por la Secretaría del Consejo de Europa y la Unión Internacional de Organismos Familiares trataba de aunar esfuerzos para lograr una Carta Universal de los derechos de la familia a semejanza de las concernientes a la persona individual. Y cuando se busca la proyección universal de la familia surge, quiérase o no, el problema de los valores. Y, como dice el profesor García Hoz, no es frecuente, mencionar los valores religiosos. Por eso tiene interés hacer saber que en la mencionada reunión- aconfesional y pluralista- una de las pocas intervenciones aplaudidas fue la que afirmó que si el Estado se despreocupa de los valores religiosos en la educación, no sólo lesiona los derechos de muchas familias: entonces ella es un camino en que la persona termina por ser aplastada por la técnica y el ansia de poseer y disfrutar únicamente los bienes materiales Escándalo universitario El resultado de unas oposiciones a una cátedra de filosofía en la Universidad Nacional de Educación a Distancia ha suscitado múltiples comentarios. En cambio, ha pasado inadvertida la oposición a la cátedra de italiano de la Universidad de Salamanca que se ha desarrollado hace sólo unos meses. En ella, contra la evidencia de los distintos méritos científicos de uno y otro aspirante, la prestigiosa especialista en literatura italiana, profesora Blan: ca Muñiz, fue injustamente excluida en virtud de los usuales mecanismos de endogamia que hoy rigen la Universidad española. El escándalo ha sido tan mayúsculo que el Ministerio de Educación ha admitido la nulidad del concurso y, al parecer, la oposición va a celebrarse de nuevo. POEMAS DE ESCAÑO O parece que nuestros políticos hagan versos mejores que sus propios discursos. Ya se sabe que la política hace extraños c o m p a ñ e r o s de cama; pero, desde luego, nuestros hombres públicos no se acuestan con las m u s a s A lo más, sueñan con ellas, y de vez en cuando se les van las cabrillas. Eso que salimos ganando los ciudadanos, porque el desahogo lírico alivia la disentería legislativa. Lo que digan en versos nos lo ahorran en normas, y lo que vaya a las antologías no llega al Boletín Oficial del Estado Mi cofrade en el periodismo, don Raimundo Castro ha tenido los redaños de recoger en un libro las muestras poéticas de varios políticos que hasta ahora pertenecían a la poesía secreta. Ignoro si el autor del florilegio quería ejercer la piedad o deleitarnos con la sevicia. El caso es que, tan pronto como se ha publicado el libro, en el hemiciclo han florecido poetas como los hongos después de la lluvia, y ahora resulta que raro es el señor diputado o el señor senador que no guarda pecados líricos en el cajón de su escaño. Se conoce que sus señorías escriben versos mientras sus colegas pronuncian discursos, y así, mientras el que habla mortifica a la oratoria, el que escribe tortura a la poética. Debe de ser a esto a lo que se refiere Amnistía Internacional cuando informa de que en nuestro país subsisten los malos tratos. El libro de mi colega se titula Políticos con versos y sin enmiendas y reconozco que no está mal ideado el título, porque el batueco tocado por la fiebre del verso se enmienda antes de cualquier otro yerro que de la pasión poética, y desdichado de aquel que se empeña en no decir mal en prosa aquello que puede decir peor en verso. El numen les acompaña durante toda la vida, y no se sabe de qué dimitirían con mayor dolor y sacrificio, si del cargo o del endecasílabo. El libro ha sido editado por gracia de don Agustín Rodríguez Sahagún, que se convierte así en mecenas del Diario de suspiros anexo N Destinos civiles En los años cincuenta, muchos millares de oficiales del Ejército y guardias civiles, excedentes de sus Cuerpos, fueron jubilados anticipadamente y destinados a puestos civiles en organismos oficiales y empresas paraestatales, con sueldos modestísimos complementarios de aquellas pensiones. Al cabo del tiempo, según se nos informa, una rigurosa aplicación de la ley de Incompatibilidades ha determinado la supresión de aquellas pensiones, con lo que han de sobrevivir con las magras retribuciones complementarias. La medida, a todas luces injusta, afecta a un amplio colectivo que por su propio sentido de la disciplina no es propicio a plantear reivindicaciones violentas ni ningún género de presiones. ¿Acaso por eso prosperó una decisión tan torpe y discriminatoria? OVIDIO García Gómez Cuando tanta mediocridad es a menudo ensalzada, cuando tanto arribista de distintas actividades es objeto de inmerecidas loas, resulta confortante que a un hombre en verdad eminente se le conceda un galardón. La medalla de honor de la Fundación Rodríguez Acosta, otorgada ahora a don Emilio García Gómez, nos depara ocasión de dedicar a esta figura la satisfacción con que los amantes de la cultura ven un homenaje de reconocimiento a la insigne personalidad de quien, además de arabista preclaro, es, en el ámbito de la Filología, uno de los grandes sabios españoles cuya autoridad es reconocida en el mundo, no sólo en el Islam. Lubinaf ría BellaA islaí f itgosta fría, etc. ¿Encargue sus platos para ja: cena tde Noche Buena o Fiíi? dé año en: José Ortega y Xíassel, X Tels. 276 67 y 275 32 52 MADRID del Diario de sesiones y que si no hace con ello un impagable favor a la literatura, sí contribuye a la serenidad y dulzura de los ánimos parlamenta rios, pues ya se sabe que no hay j. cosa que estimule mejor la bilis que un discurso que no se pronuncia y un poema que no se edita. Lo del discurso tiene remedio subiendo a la tribuna, y de los poemas se ha encargado don A g u s t í n que de esta manera podrá regalar a don Adolfo Suárez uno de los muchos libros que no llega á leer. O sea, acrecentará con un volumen la virgínea biblioteca ducal. Hace unos días escuché por televisión algunos de estos poemas que han escrito nuestros políticos. Varios de esos poemas eran leídos por sus autores, y tengo que confesar que la mayor emoción en el recitado la puso don José Federico de Carvajal, quien declamó de memoria un poema a los ojos de su amada, y puso en ello tanta pasión y tanto fervor que el famoso madrigal de Gutierre de Cetina quedaba gélido y desfallecido en la comparación. Los ojos de la amada traen al señor presidente del Senado por efusiones líricas tan arrebatadas que hacen tener una peligrosa enajenación y un embebecimiento amoroso tan profundo que hace temer por su salud y por el equilibrio de su razón. Mientras recitaba el loor de los ojos de la amada, don José Federico cerraba los suyos, se le quebraba la voz en trémolos y le temblaban los labios senatoriales, así que me asaltó el temor de que entrase en levitación, como los santos místicos, y que se produjera el primer milagro televisado de la historia del hombre. Don Alfonso Guerra contribuye a la antología con un poema en el que a una mesa sola se acerca una muchacha triste. Es como un sueño nebuloso e indescifrable. O tal vez la representación onírica de la sala del Consejo de Ministros después de cada sesión, ya en la soledad de la noche. O sea, poesía dramática. Jaime CAMPMANY