Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C OPINIÓN LUNES 21- 12- 87 Ni guerra ni política ZIGZAG España y la UEO El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean Bernard Raymond, ha contestado a la pregunta de un diputado de la Asamblea Nacional sobre los problemas de España con su adhesión a la Unión Europea Occidental. Para el jefe de la diplomacia francesa, la adopción de la plataforma sobre la seguridad europea ha levantado interrogantes, sobre todo en la Prensa española La negativa oficiosa, qué recibió el Gobierno de don Felipe González el mes pasado por su incierta vocación atlántica, ha hecho afirmar al ministro francés en su respuesta al diputado que España estaría dispuesta a unirse a nosotros siempre que estuviera segura que su adhesión sería unánimemente aceptada Es decir, no recibir un jarro de agua fría y esta vez de forma oficial. sector (actividades de punta contra actividades tradicionales) hará tambalear los actuales sistemas de jubilación. La voz de alarma está dada. Para el año 2020 el envejecimiento europeo será irreversible. ¿Qué hacer entonces? Mantener la natalidad y favorecer la inmigración no será suficiente. Habrá que promover las familias de tres o más hijos con medidas fiscales y otras de protección económica. Y habrá que valorar a los hombres y mujeres de cincuenta a setenta años y hay que hacerlo de manera interdisciplinaria e intersectorial; o sea, al revés de lo que ocurre en la España de hoy. POR 1 0 MENOS ME RIO E N el colegio han puesto a un grupo de niñas un ejercicio cuyo tema es Di por qué te gustan las Navidades Y una niña- diez años- ha respondido a s í No me gustan las vacaciones de Navidad. Prefiero seguir en el colegio. Aquí, por lo menos me río. Y en casa, como mis padres riñen siempre, lloro mucho. Mi m a d r e me d i c e siempre: Tienes que estudiar mucho para que el día de mañana seas médica, o abogada, o algo importante, lo que nosotros no hemos podido llegar a ser. Y yo le digo: Mira, mamá, yo no quiero ser médica, ni abogada, ni nada. Yo lo único que quiero es vivir en una casa donde todos se quieran. Certifico que no he añadido una sola palabra. Y me parece que no será malo, en estas vísperas de Navidad, ofrecer a los lectores esta rebanada sangrante de vida. Y será bueno decirlo en estas fechas en las que, teóricamente, los niños parecen ser los protagonistas de todo. En miles de casas se habrán comprado ya los juguetes. Los padres no habrán regateado en precios. Por mis niños hago yo lo que sea dice el papá, muy generoso. Y la madre se volcará en todos los caprichos imaginables para el rey de la casa Pero, ¿y si este rey quisiera algo muy distinto de juguetes? ¿Y si allá en el fondo de su corazoncito lo único que realmente esperase fuera un poco de paz, un rincón caliente en e) que ser feliz? Lo que pasa es que con frecuencia pensamos que los niños son tontos, que no se enteran de nada, que con cualquier c h u c h e r í a se les engatusa. Pero no hay en realidad juez más terrible que los ojos de un niño. No exageraba Osear Wilde al escribir que los niños comienzan amando a sus padres. Pasado algún tiempo, los juzgan. Y rara vez, por nó decir nunca, los perdonan ¡Qué distintas serían las vidas de los adultos si fueran conscientes de que los niños les miran! Están como jugando, como distraídos; hacen que no se enteran. Pero perciben todo; son un barómetro. Y las huellas de esa palabra que nosotros no valoramos quedan ahí, en su alma, indelebles. Luego los padres se quejan: No hay modo de que este crío obedezca. No sé quién le ha metido el diablo en el cuerpo. Olvidan que la única pedagogía para que los niños sean buenos es que sean felices. Por eso me pregunto si habría que hablar un poco menos de los misiles, de la paz; en el mundo, como si eso fuera un oficio de políticos y estadistas, y empezar por desarmar nuestros labios, suprimiendo los misiles del mal genio y la cólera en los hogares. Los ángeles que en Navidad anunciaban la paz a los hombres era de esta pequeña, diminuta paz, de la que hablaban. Porque es ahí, en la infancia, donde se juega el futuro del mundo y el de las personas. El hombre que ha acumulado muchos buenos recuerdos en la infancia- escribió Dostoievsky- ese ya está salvado para siempre. ¿Pero qué recuerdos estará acumulando la pequeña Vanessa de mi historia, la que prefería que en Navidades no le dieran vacaciones, la que prefería permanecer en el colegio porque en él, al menos, se ríe? Navidades sin risa son, efectivamente, Navidades perdidas. J. L MARTIN DESCALZO Justo Jorge Padrón La dificultad con que nuestros autores acceden a los circuitos internacionales es un buen argumento para subrayar hoy el nombre del poeta canario Justo Jorge P a d r ó n cuya obra Los círculos del infierno (1976) se ha traducido ya a diez idiomas. Muy pocos libros de versos escritos en español han alcanzado tan elevado número de versiones a otras lenguas. Europa, envejecida Sociólogos, economistas, psicólogos, antropólogos y médicos expertos en la ancianidad se han reunido en Barcelona para celebrar un simposio sobre el siglo XXI, bautizado ya como el siglo de los viejos En el año 2000 habrá más de seis mil millones de habitantes en el mundo. Un porcentaje muy alto de europeos estará integrado por ancianos. La importancia de este fenómeno es de consecuencias imprevisibles: los actuales índices de natalidad están cambiando en el mapa demográfico europeo, tanto, que la fecundidad se estabilizará en un nivel que no permitirá la sustitución de las generaciones; la estructura familiar tomará la forma de una columna y no la de una pirámide cuatro o cinco generaciones coexistentes y poco numerosas) y el aumento de la edad intermedia, que producirá disparidades de sector a Travelmanía Será próximamente palabra de moda. Compuesta de un término inglés y otro español, designa una realidad evidente: la pasión por los viajes, la inquietud constante que lleva a no estar parado, al desasosiego si no se ven nuevos horizontes, climas distintos, otros mundos, aunque al final todos acaben siendo el mismo mundo. Pero la pasión viajera se ha convertido en un hábito cultural. Comenzó siendo, allá a principios del XIX, algo que caracterizaba a los poetas y artistas más audaces. De aquellas exquisitas minorías se ha pasado a las maniáticas masas de ahora. lifliillEGAlOSI ÜASDEGOIF