Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LIV Salón de Otoño Centro Cultural de la Villa Plaza de Cotón Hasta el 6 de enero Juan Borras II Galería Kreisler Serrano, 19 L caso de Juan Borras II (Barcelona, 1947) tan unido a ese arte ingenuista que hunde sus raíces en un cierto surrealismo, muy emparentado con el del Aduanero Rousseau, es único en el arte contemporáneo español, pues no es frecuente encontrar (salvo quizá en la familia Santos) un conjunto perteneciente al mismo clan con las mismas características y, sin embargo, con acusada personalidad individual. Vemos en esta exposición de Juan Borras Ausias un ejemplo de naturaleza ordenada pero no simétrica, en la que el color no tiene una sujeción estricta a la realidad, lo mismo que la Botánica, la Zoología y la Geología. Es el paisaje inventado que se apoya en el paisaje real sólo en lo que se refiere a sus elementos constitutivos: un río es un r í o pero sus aguas fluyen caprichosa y rígidamente por cauces que desHasta el 3 de enero De 30.000 a 180.000 pesetas deñan el orden natural; los animales salvajes son reales, pero conviven en pacífica armonía; un pueblo es un pueblo, pero trazado por un urbanista que se inspira en los cuentos de hadas. Lo curioso es que, pese a la fantasía del pintor, nos parece reconocer sus aglomeraciones costeras, sus aldeas nevadas, sus campos primaverales. En este caso, la ficción supera a la realidad, sin duda. Y la, mejora Y la hace, con pincelada limpia, más próxima a nosotros. E La apoteosis de Rubén Darío Velázquez, primera Medalla de Oleo O primero que hemos de destacar, a la vista de las obras reunidas en esta edición del Salón de Otoño, es que parece retornar a sus buenos tiempos y, aunque no alcanzado aún la brillantez de su primera convocatoria de 1920 (con apellidos como Benedito, Benlliure, Francés, Grosso, Gutiérrez Solana, Vaquero, Hermoso, Mir, Núñez Losada, Patencia, Plá, Vázquez Díaz, Verdugo Landi, Jiménez Aranda, Muñoz Degrain, Navarro, Sala... la verdad es que el nivel artístico ha ascendido notablemente con respecto a anteriores convocatorias. Acierto, sin duda, del Comité seleccionado que subió el listón y restringió la admisión. Cabe destacar, también, la especial brillantez de la Sección de Acuarela, permanente en este salón y, por el contrario, la insuficiente calidad del Dibujo (en el que sólo se otorgó una tercera medalla) y Grabado (declarado desierto) Una vez señalada esta mejora en el nivel general y el es- L tiago Díaz Santos. Otros premios otorgados este año han sido el del Ayuntamiento de Madrid (Carmen Charro) El Corte Inglés (Francisco Torres) Santiago de Santiago (Emilio Pina Lupiáñez) José Pérez Gil (desierto) Galería Xaloc (Fernando de Marta) María Reneses (Alberto Serrano) y Leonardo Martínez Bueno (Santiago Díaz) Como suele ser frecuente, nombres ya bien conocidos alternan con otros nuevos, prueba evidente de la objetividad del Jurado formado, en esta ocasión, por el concejal del Área de Cultura del Ayuntamiento, Ramón Herrero Marín; el jefe de la Obra Cultural de la Caja de Madrid, Fernando Mora Carrascosa; el presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Edmundo Uoret; el crítico de arte Elena Flores, y los pintores Manuel de Iñigo, Manuel Martínez Afcover y Manuel Alcorio. Arboles floridos Fotografías del siglo XIX Galería Redor Villalar, 7 Hasta el 23 de diciembre L viaje en el tiempo es un Alicante, Aranjuez, Burgos y El Esviejo tema de la ciencia- corial llamaron a los dos fotógrafos, ficción que puede hacerse con su belleza natural o con la bellerealidad en la colección de fotogra- za de sus rincones y sus edificios fías del siglo XIX actualmente ex- históricos. Fontanella destaca el aspuestas en la Galería Redor. Son pecto informativo de Laurent, veinte obras originales de J. Lau- pero no desdeña la importancia de rent y E. Beauchy, ambos profesio- sus placas sobre los monumentos, nales que visitaron y residieron en hoy desaparecidos o modificados España hacia 1860 (la fotohistoria- por sucesivas restauraciones o cadora Marie- Loup Sougez escribe tástrofes. Un ejemplo, además de que Laurent estaba ya en España los citados, podría ser la fotografía en 1857) y que nos dejaron prue- de Beauchy que recoge el interior bas excelentes de monumentos, de la catedral de Sevilla. Otro, la facaites y patsajes de te época: Pero chadér det Ayuntamiento de- la mis es, sin quitar mérito a su labor ma ciudad, original de Laurent, con como conservadores para el fu- su pared de coches de punto y su turo de piezas artísticas, el ambien- aire de calma, de luz, de reposo. te y la gente lo que más nos emociona en estas fotos. A través de ellas Javier RUBIO descubrimos una Plaza Mayor desconocida para muchos, una Puerta de Alcalá insólita, una Puerta del Sol diferente. Y estampas (como la del mercado de Zaragoza) llenas de vida y del más puro tipismo. Pero no son sólo Madrid y Zaragoza los lugares elegidos por Laurent y Beauchy: Toledo, Granada, Segovia, Bilbao, Laurent: Ayuntamiento de Sevilla JUEVES 17- 12- 87 E dores para conseguirlo, pasemos a enumerar los premios. Entre ios especiales, el Retna S o f í a f u e para Carmelo Basterra; el Caja Madrid, para Rafael Sempere; la Medalla Eduardo Chicharro, para Carmen Charro; la Mateo Inurria quedó desierta y la Prados López le correspondió a Jesús Infante. Las primeras medallas se distribuyeron asf: al Oleo, Rubén Darío Velázquez; Acuarela, Santos Marugán; Escultura, San 138 ABC Acuarela de Rafael Sempere