Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 17- 12- 87- ESPECTACULOS -ABC, pág. 99 La gran señora de la danza Isabel Franco, una nota joven en su primer baile en español de zarzuela en Hamburgo Plisetskaia dedicó su arte a las víctimas de ETA Zaragoza. Julio Bravo, enviado especial Maya Plisetskaia ya baila en español. Su punto de arranque ha sido Zaragoza, una de las capitales españolas con más tradición y amor a la danza, que demostraron sobradamente colmando el aforo del remozado teatro Principal y que fue correspondido por el Ballet del Teatro Lírico Nacional con una magnífica velada. El Teatro Principal zaragozano puso a la venta las entradas para la presentación de Maya Plisetskaia como directora artística del Ballet de la Zarzuela la misma mañana de su actuación. Desde últimas horas de la tarde anterior, sin embargo, ya se congregó la gente frente a las taquillas, algunos de los cuales llegaron a velar toda la noche, no fuera a ser que se convirtieran en espectadores frustrados al día siguiente. De todos modos, de éstos hubo bastantes, ya que al poco de abrirse las taquillas se tuvo que colocar el cartel de No hay billetes De los gue consiguieron entrar, no obstante, no hubo a buen seguro ninguno que se sintiera frustrado por lo que se vio sobre el escenario. Y no se puede decir que no tengan experiencia en Zaragoza y que no estén acostumbrados a espectáculos de calidad- no hay que olvidar que bailarines como Trinidad Sevillano, Arantxa Arguelles o Antonio Castilla proceden del Ballet Clásico de aquella ciud a d- Es, simplemente, que Maya bailó como lo que es: la gran señora de la danza mundial. La bailarina soviética afirmó la víspera de su presentación zara- El barbero de Sevilla en lengua de Goethe Bonn. Carlos Bribián Una madrileña de veintinueve años, Isabel Franco, ha sido protagonista del suceso, artístico de esta semana en Hamburgo al dirigir un montaje de El barbero de Sevilla en versión alemana. La zarzuela, un género no muy conocido aquí, ha calado con facilidad en el público y la crítica gracias a la iniciativa de Isabel Franco. r gozana que La rose malade -u n a coreografía que Roland Petit creara para ella sobre el Adagietto de la Quinta Sinfonía de Mahler- era la pieza más bella de su repertorio y que por esa razón la había escogido. Y no se equivocó. Como no lo hizo tampoco cuando decidió dedicar su actuación a la memoria de las víctimas del atentado del viernes pasado. La primera ovación, larga y cariñosa, la consiguió antes de actuar. Pero fue menor, en cualquier caso, que la que rubricó su interpretación, en compañía de uno de sus partenaires preferidos, Boris Yefimov, de La rosa enferma. El público, que ella había definido el día anterior como atento y sensible hizo buena su afirmación, y siguió con un silencio impresionante las evoluciones de la Plisetskaia. En el Fórum del Conservato- dente de la Opera de Berlín, rio, el público se reventó las ma- Gotz Friedrich, que dirige estos nos de tanto aplaudir la versión cursos. Unos estudios que oblien alemán de El barbero de Se- gan, como colofón, a poner en villa. Si de muestra basta un escena una opereta u ópera, que botón, valga el del entrecomilla- Isabel Franco, si se tiene en do, publicado en el sesudo coti- cuenta la cosecha de aplausos y diano Die Welt con motivo del las positivas críticas de Prensa, estreno en Hamburgo y en idio- no cabe duda que ha pasado ma alemán de la citada zarzuela. con éxito, algo muy difícil aquí Isabel Franco Peló, madrileña, en Alemania y con una zarzuela. veintinueve años, puede estar contenta del éxito que ha cose- Bueno, sí; pero cuando penchado con la puesta en escena, sé qué podía hacer, me dije: ¿Por qué no una zarzuela? Este bajo su dirección, de la obra. género se conoce poco aquí. Isabel Franco no tiene anteceClaro que el nombre de la que dentes familiares musicales, aun- elegi es algo más popular por la Maya Plisetskaia que dice que tal vez fue el gran obra de Rossini, aunque tal no entusiasmo de mis abuelos por sea el tema de la que he puesto Contemplar a la bailarina y la zarzuela el que me descubrió en escena en el Fórum de la Escreerse que tiene sesenta y dos el camino de la música Estudió cuela de Música de Hamburgo. años supone casi un acto de fe. en el Conservatorio de Madrid La adaptación al alemán es de la A la gran clase, el señorío y con el profesor Pedro Lerma, ter- propia Isabel Franco y de Jeanesos brazos maravillosos que le minando la carrera de Piano en nette Montz, y la puesta en esconfieren una personalidad úni 1981. cena estuvo patrocinada por el ca, se suma una agilidad y un Consulado de España en la ciuequilibrio asombrosos. En los po Al año siguiente vine a Ale- dad hanseática. cos minutos que dura la pieza, la mana- d i c e- a Berlín. Estuve El estreno de El barbero de Plisetskaia dio una lección de allí un año estudiando el idioma Sevilla a fórum lleno (550 locadanza: expresiva, dulce, segura en el Instituto Goethe y dos reciy delicada. Para ello contó con la biendo clases de ayudante de di- lidades) ha sido uno de los eficacísima colaboración del rección de escena en la Opera acontecimientos artísticos de la magnífico Boris Yefimov, admirade Berlín. Se instaló en Ham- ciudad y seguramente volverá a ble ya desde el porte, y que fue burgo hace cuatro años. Ocho llenarse. en las sucesivas repreun firme seguidor y seguro sosemestres- mide su estancia en sentaciones. El reparto está enporte, siempre musical, de las estudios- de clases de dirección cabezado por las sopranos Lauevoluciones de su pareja. de teatro musical con el inten- ra Cime de Sousa, en el papel de Elena, y Edith Lang, en. elde Casimira, y por el barítono Claudino Araiz Díazi en el papel de Ricardo. El argumento de está obra, en un acto y tres cuadros, ha sido encajado con notable fluidez en el difícil idioma alemán, a- partir de los textos de Zaragoza. J. B. G. Perrin y Palacios, y de la direcAunque no cabe duda de que Maya Plisetskaia fue la estrella, sería injusto que el árbol no dejara ver el bosque, y que la actua- ción musical de T. Schmidción de la soviética oscureciera la de su compañía, demasiado Capfenburg y ejecución de la Oracostumbrada a que se hable de ella sin hablar de su danza. questa de Estudiantes del Conservatorio de Hamburgo. La El programa que presentó el y Raymonda divertimento, con escenificación, claro, a cargo de Ballet del Teatro Lírico Nacional Arantxa Arguelles y Antonio CasIsabel Franco, joven madrileña fue idéntico al ofrecido en la Zartilla como pareja principal. que pretende ser alguien en el zuela el pasado septiembre: Las mundo de los directores de esY si Maya Plisetskaia se llevó cena en la opera, El comienzo, sílfides, con Carmen Molina, Riios aplausos más admirativos, en Hamburgo, no ha podido ser cardo Franco, Carmen París Arantxa Arguelles- que jugaba mas halagador: éxito de público (una revelación) y Arantxa Arcon ventaja ya que estaba en su y crítica con la zarzuela El barguelles como solistas; La espera, casa- recibió los más afectuo- bero de Sevilla Interpretada que contó con Marta Alvarez, sos, premio de un público que la en el idioma de Goethe en vez Hans Tino, Rosanna Burgos, vio nacer y despegar dentro del del de Cervantes. Carmen Molina, Raúl Tino, Mamundo de la danza. bel Cabrera, Antonio Fernández, Arantxa Arguelles jugaba encasa y recibió la más afectuosa ovación