Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC pág. 98 TELEVISIÓN JUEVES 17- 12- 87 Hemos vistor Hoy veremos- Perdonen ustedes que insista en los cuentos de hadas, pero esta serie para la sobremesa es de lo más agradable que asoma a la pequeña pantalla. Sobre todo, cuando hay tantas otras cosas que nos aburren o nos irritan. Por ejemplo, antes de que empezara la extraña aventura de Bella en el misterioso castillo del monstruo, el Telediario nos contó que la más importante industria del aluminio que existe en el país tiene que cerrar, con una pérdida de veinte mil millones de pesetas, porque sus operarios se declararon en huelga para protestar del embarque de los famosos bidones del Cason en un atracadero inmediato o próximo a la fábrica. Pero ei elemento sorprendente de la noticia es que estos trabajadores, después de provocar semejante catástrofe económica, se desatan en exigencias y no en excusas. Todos encontraríamos normal mirando como están las cosas, que el conflicto se hubiera declarado, por reivindicaciones salariales, horarios, primas de producción o cualquier otro motivo puramente laboral. Ha sido la vecindad de los dichosos barriles la culpable del estropicio, unos barriles que han rodado en estos días por difíciles carreteras, que fueron detenidos muchas horas en algún lugar y que no produjeron el mínimo trastorno. El espectador no tiene más remedio que pensar que la verdadera razón del costosísimo incidente es el paso del Pisuerga por Valladolid. En Bella y la Bestia el planteamiento de la historia es tan absurdo como el de los trabajadores de AlúminaAluminio, pero tiene la justificación de eso que se llama la licencia poética Bella, en el cuento, es víctima de un chantaje, lo mismo que los empresarios de la citada industria. La diferencia reside en que Bella ganará con su amor un esposo rico y arrogante, y el INI va a perder hasta la camiseta. La Bella y la Bestia y Los fieles sirvientes viaje otros cuentos de hadas por los caminos del absurdo bierno que asiste pasivamente a la ruina de una empresa que le pertenece. Y en este último caso no se puede esperar, como en la fábula, una milagrosa transformación del protagonista. Aquí, para que la bestia del paro se mude en el apuesto príncipe de la productividad habrá que esperar muchos meses e invertir muchos miles de millones. En las fábricas cíe aluminio no tiene vigencia el elemento mágico. Sí alentaba una especie de mágica transmutación en el padre Llanos, S. J. a quien queríamos recordar capitaneando un grupo de arrebatados jovenciíos que arrojaba pintura negra sobre los cartelones del cine de la Gran Vía en que Rita Hayworth, disfrazada de Gilda, descubría unas largas y esculturales piernas. Nos sorprendió mucho que, entrevistado en el programa La tarde hiciera repetidas afirmaciones de su fe comunista; compatible, a su parecer, con el catolicismo, la pertenencia a la Compañía de Jesús y el respeto al Vaticano. Tal vez en aquellas virtuosas actuaciones de ayer presentía el puritanismo reinante en la Unión Soviética de hoy. La Bestia de la película cambiaba de imagen por la influencia del amor. Por amor a los humildes, a tos desheredados, cambió su trayectoria espiritual el padre Llanos. Es comprensible y respetable. Pero ¿tenía que ir tan lejos en ambas direcciones? ¿Cuándo tendríamos que creerle y seguirle, antes o ahora? ¿Cuándo se identifica con la Bella y cuándo con la Bestia? Estos virajes tan acentuados, frecuentísimos en nuestro tiempo, siempre nos plantean la misma interrogante. La película era preciosa de escenografía, de vestuario y de color. La caracterización de la Bestia era admirable. La desilusión venía con la milagrosa mudanza. El galán nacido del monstruo no era lo bastante guapo ni lo bastante seductor. Cuando se producen estas transformaciones radicales tenemos derecho a esperar el deslumbramiento, el milagro. Si la imagen del príncipe no es arrebatadora, mejor hubiera sido que se quedara en su papel de Bestia. E i s a n t o J O B Director: Francisco Betn u. 1 S 80. Color. Noventa minutos. Hoy, a las diez y cuarto, por la Segunda Cadena, en Juevas cine fck De Francisco Betríu acabamos de ver en TVE la serie Vida privada con la que el filme que ahora se nos ofrece no tiene el menor punto de contacto. Y es que, en efecto, en la filmografía del realizador catalán ha habido una especie de ruptura, en el sentido de que, antes de Los fieles sirvientes su cine había sido, preferentemente, de humor, por así decirlo, esperpéntico, mientras, tras esta película, se hace, por decirlo de alguna manera, más serio o, si se prefiere, predominantemente- dramático. De su primera época, posiblemente, Furia española es el título más destacable, mientras en la segunda cabe preferir La plaza del Diamante En esta película, Beltríu, sin abandonar las coordinadas de su primer cine, se hace, de algún modo, más reflexivo, y se adentra en los caminos del absurdo, dejándose influir por Beckett o lonesco, aunque siempre con los pies en el suelo y sin dejarse llevar por la pretenciosidad. El resultado de la extraña aventura es irregular, pero con frecuencia gratificante y, en cualquier caso, muy personal. Divertida con frecuencia, la película pesa, con todo, en algún momento. Y tanto de hablar de interesante obra parcialmente fallida como de logro sólo a medias. Destaca en el reparto María Isbert, una actriz a la que no suelen darse las oportunidades que merece. Y, junto a ella, Paco Algora y José Vivó, además de Pilar Bayona, en su día una de las componentes del dúo musical Pili y Mili. Amparo Soler Leal, por su parte, no parece hallarse a gusto en la piel de su personaje. Mingóte y Coll despiden con humor el Debate de Victoria Prego Victoria Prego se despide esta noche de Debate después de permamecer en antena durante todo el año, con un balance de lo que ha dado de sí este programa. Un resumen en el que Antonio Mingóte y José Luis Coil aportarán un enfoque humorístico. Aunque el espacio Debate está presente en la programación de 1988, no será Victoria Prego (a encargada de conducirlo, si bien la dirección de programas de TVE tampoco tiene decidida la persona que estará al frente de este espacio. Para su despedida, Victoria Prego ha convocado en Torrespaña a los humoristas Antonio Mingóte y José Luis Coll, y a los escritores Manuel Vincent, Juan Benet, Ludolfo Paramio y Carlos Luis Alvarez, Cándido. Al cabo del año no será un debate tradicional, sino una retrospectiva de la pequeña historia de Debate algunos de cuyos programas despertaron una encendida polémica, por lo que se dijo, o por lo que no se dijo, como en el caso del dedicado a la colza, programado por los Servicios Informativos en la víspera del comienzo del juicio y vetado más tarde. Situado en los puestos de mayor audiencia, por este programa han desfilado representantes de la vida política, económica, cultural y social. Aladino y la lámpara maravillosa es el título del cuento de hadas que hoy se emitirá en la sobremesa. Interpretado por Robert Carradíne, Leonard Nimoy y Valerie Bertinelli, este relato, adaptado por Mark Curtiss y Rod Ash, narra las penalidades de Aladino para intentar recuperar la lámpara maravillosa y al genio que encierrra. En el espacto Metrópolis se ofrecerá el tercer y último capítulo dedicado a Amsterdam, núcleo de vanguradias durante este año, por haber sido declarada capital cultural de Europa. De las múltiples iniciativas artísticas que ha cobijado durante este tiempo, la televisión ha sido testigo de un nuevo estilo narrativo dando origen a Rabotnick Programación de TVE, de los canales autonómicos y de los canales europeos y americanos a través de las paraból i c a s en la p á g i n a 1 5 0 No se termina ahí el paralelo entre la realidad y la ficción. En ésta existe un padre bondadoso y débil, incapaz de evitar el sacrificio de su adorada hija. En aquélla existe un Go-