Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 17- 12- 87 REPORTAJE ABC 77 de diez milmillones al fue nos permitirá atajar ima (jefe del gabinete i Nacional de! Juego) Dinero gastado por los españoles en juegos de azar de 1979 a 1986 Juego Máquinas recreativas Bingos Lotería Nacional 1979 167.715 168.152 1980 1981 276.027 217.298 1982 287.778 234.157 1983 313.789 257.121 1984 338.408 271.880 1985 316.687 321.784 1986 1.122.045 361.575 1.150.000 1.102.868 1.169.040 1.239.183 1.288.750 238.233 197.585 345.547 del resto de los juegos de azar. Este sector, que desde su implantación en ONCE 35.114 38.977 46.024 26.521 30.702 94.979 118.078 163.751 1981 se ha convertido en el juego Casinos 54.700 64.708 70.856 39.500 46.900 76.305 84.531 90.515 rey para los españoles, cuenta tam 9.617 87.013 bién con numerosas irregularidades, Lotería Primitiva que pueden darse desde dos puntos Quiniela futbolística 48.369 65.214 37.745 45.826 53.893 53.532 51.885 36.105 de vista: uno, el dé las máquinas doApuesta hípica 5.795 4.100 cumentadas, legales, que no tributan 439.633 559.246 1.781.508 1.782.383 1.922.044 2.074.287 2.197.127 2.210.651 TOTALES a Hacienda (las máquinas tienen una cifra fija de cotización dependiendo Las máquinas recreativas entraron en el mercado español a partir de 1981. de su categoría y una tasa de licenEl primer sorteo de la Loto comienza el 17 de octubre de 1985. cia fiscal) y, por otra parte, las que son totalmente ilegales, las que no El problema de estas máquinas estudiado este problema y, entre las en la que en lo que va de año se tienen ningún tipo de documentación comenzó cuando en abril de 1982 se posibles soluciones que se vislum- han cerrado cuarenta de estos estay que son mucho más difíciles de estableció que no se concederían bran está la concesión de permisos blecimientos ilegales. Con respecto a detectar más permisos por entender que el libres. Con esta medida- a f i r m a ellos, José Ignacio Cases es contunnúmero de máquinas existente (unas José Ignacio Cases- devalaríamos dente al afirmar que lo único que Según José Ignacio Cases, existe 250.000) era más que suficiente. esos precios. Se trataría de autorizar hacen es engañar como un chino, bastante mito con respecto a. la ile- Hasta ese momento, las autorizacio- la instalación pero contingentando el hablando castizamente, al jugador. galidad de las máquinas recreativas, nes eran gratuitas, pero al estable- número de estas máquinas que va a Este no tiene ninguna garantía de puesto que la mayoría de las veces cerse el tope comenzó el mercado haber en los locales, es decir, no que el juego que allí se desarrolla pondríamos freno a que existieran sea limpio, y casi me atrevería a demuchas máquinas, pero (sí limitaría- cir que tiene la total seguridad de mos el que no puede haber más de que va a ser esquilmado una máquina por bar. De esta maneEn estos casinos, en los que los ra, si en España hay 220.000 esta- juegos más habituales son el blackblecimientos de hostelería, existiría el jack, el bacará y el punto y banca, las barajas suelen estar marcadas o mismo número de máquinas. La verdad es que el mundo de las tragaperras está lleno de mafias y de ladrones (propietario de varias máquinas de juego) La irregularidad más frecuente en los bingos es anunciar que se han vendido menos cartones para así repartir menos premios Por estas fechas surgen como hongos las rifas de Navidad, en su inmensa mayoría incontroladas por el Fisco Casinos y bingos Aunque de menos evergadura, también se producen constantemente irregularidades en los bingos y en los casinos. En los primeros, las más frecuentes son que se anuncie que se han vendido menos cupones, y en consecuencia los premios son menores, o que se compren cartones falsificados que no pagan la tasa establecida porque no han sido expendidos por las Delegaciones de Hacienda. Los casinos forman un sector de juego que también está bastante vigilado y, así, sus principales irregularidades son de tipo mercantil, en cuanto a que como empresas pueden tratar de encubrir ingresos o eludir en la medida de lo posible sus obligaciones laborales y fiscales. Pero esto- asegura José Ignacio Cases- no es tanto porque son casinos y se dedican al juego, sino porque son empresas mercantiles. Pero más grave es el problema de tos llamados minicasinos casinos ilegales que mueven, según fuentes no oficiales, más de cien mil millones de pesetas. De esta cantidad, según informa nuestra delegación en Cataluña, el veinte por ciento corresponde a los casinos de esta comunidad, que se levanta acta y se le comunica al infractor la apertura de un expediente, éste se persona en la Comisión y aporta la documentación que falta; es cierto que se ha cometido una infracción, pero la máquina es legal. Desde mi punto de vista, las. máquinas ilegales están situadas en lugares marginales, en sitios periféricos y cuyos ingresos no tienen la importancia suficiente como para poder afrontar los gastos que supone el establecimiento de una máquina legal No obstante, según cifras oficiosas, las máquinas tragaperras, de las que un tercio son ilegales, han defraudado en los dos últimos años al Estado del orden de dos mil millones de pesetas, cantidad que se eleva a más de diez mil millones si se tienen en cuenta todo tipo de juegos al margen de la ley. negro de las licencias: el precio se empezó a disparar y esas autorizaciones que no le habían costado un céntimo a los propietarbs se cotizan ahora en una cifra cercana al millón de pesetas. Para A. C, propietario de varias de estas máquinas, no es extraño que nos movamos en la ilegalidad, porque, con excepción de las grandes empresas, que poseen decenas de miles de máquinas, para el resto no nos es rentable. Porqué, primero, tengo que pagar ochocientas o novecientas mil pesetas por una licencia; después, dar al bar la mitad de la recaudación; tengo que encargarme de las reparaciones y transportes y, además, pagar a Hacienda. La verdad es que éste es un mundo lleno de mafias y de ladrones La Comisión Nadona 1 de Juego ha hay varios jugadores en combinación con otros que estafan al que llega. En este sentido, José Ignacio Cases opina que es muy importante que las Comunidades autónomas comprendan que ño se trata sólo de materias de- juego, sino que se está atentando contra la seguridad pública, porque lo que se realiza no es otra cosa que una estafa, uri robo a los jugadores y un engaño a la población. Aparte de todos estos juegos, hay bastantes otros que no alcanzan la misma repercusión económica y social pero que también entran dentro de la ilegalidad. Es el caso, por ejemplo, de las papeletas que se venden en los bares y que, si bien eran más populares hace unos años, todavía se pueden comprar en bastantes establecimientos españoles. O de las famosas rifas de Navidad, la mayoría de las cuales no cuentan con la autorización del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado, y que se aprovechan del sorteo de la Lotería Nacional para dar el número premiado. Son muchas, en definitiva, las ilegalidades en este sector, que ponen de manifiesto que en España también se juega sucio. María CORISCO