Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 17- 12- 87 CULTURA A B C 59 La Fundación March compra la pinacoteca de Amos Calían Madrid. La Fundación Juan March ha adquirido, informa Efe, la colección de pintura del médico norteamericano Amos Cahan, compuesta por noventa obras de treinta y cinco artistas españoles, la mayoría de la llamada generación de los 50 que permite una mirada completa sobre la creación plástica en España durante esos años. Obras de Canogar, Clavé, Millares, Mompó, Pone, Rueda, Saura, Sempere, Tapies, Torner, Viola, Zóbel y otros forman el conjunto artístico por el que se han pagado un millón doscientos mil dólares (unos ciento treinta millones de pesetas) a los herederos del coleccionista norteamericano, que lo había cedido a la Fundación para la exposición Arte Español en Nueva York (1950- 70) Cahan falleció en California en diciembre de 1986, dos meses después de asitir en Madrid, a la inauguración de la muestra de estas obras suyas en la Fundación March, que las ha exhibido también en Barcelona, Gerona, Zaragoza, Vigo, Cuenca, Sevilla y Valencia. El doctor Cahan (Nueva York 1914- 1986) entró en contacto con el arte español cuando, al abandonar la medicina tras la segunda guerra mundial, se orientó hacia la investigación y abrió una filial de su laboratorio farmacéutico en España. Y se enamoró de este arte, porque reflejaba el alma española según afirmó cuando vino a inaugurar la exposición en Madrid. Rafael Albertí recorrió la Memoria de la melancolía en su cumpleaños Madrid. N. A. El Círculo de Lectores celebró el ochenta y cinco cumpleaños del poeta con una edición especial de Memoria de la melancolía de María Teresa León, esposa de Albertí, cuya obra no es demasiado conocida. Memoria de la melancolía renace por expreso deseo del poeta, autor de la introducción, que considera este homenaje una cosa muy hermosa Alberti afirmó que le emocionaba la coincidencia de la reedición- resurreción del libro de María Teresa León, con su cumpleaños y con la publicación de La arboleda perdida. Mana Teresa- aseguró- no sabe realmente que la estamos dedicando este acto. De su libro Memoria de la melancolía quizá hubiera borrado el haber llegado a su situación actual, el haberse borrado a sí misma de la vida. Sobre su relación con García Lorca comentó que me preguntan tanto por ese tema que a veces me enfado. No soy un poeta malhumorado, pero siempre me rebelo ante esas preguntas. La serie sobre Lorca me parece audaz y útil El poeta recordó que había recibido gran cantidad de regalos, sobre todo flores, muchas flores y reconoció que siento a veces melancolía. Mi vida ha sido muy larga, llena de cosas tan graves como la lejanía de España durante casi cuarenta años. Pero no soy una persona que tienda a la melancolía ni a la tristeza, soy comunicativo. Sólo me aislo cuando escribo. La poesía tiene gran espontaneidad. Uno la puede llamar, pero, por lo general, viene sola OLVIDE LAS MANUALES. CANON LE OFRECE SUS ELECTRÓNICAS PORTÁTILES. La aventura de la aventura en un libro para vivir lo incierto Madrid. T. L. S. Diversas ofertas para vivir lo incierto, para protagonizar el riesgo, ofrece El libro de la aventura que, ayer, presentó la editorial Salvat. Luis Carandell, Isaac Asimov, Manuel Vázquez Montalbán, Xavier Rubert de Ventos, Alberto Moneada, Francisco Umbral, Enrique Revuelta, Alfredo Ramos y Ramón Tamames son los autores de una obra en la que la aventura se presenta como algo múltiple. Cada uno de los autores da su particular visión sobre ella, y, así, por ejemplo; Francisco Umbral se decide por La aventura de la vida cotidiana Manuel Vázquez Montalbán escoge su senda literaria, El campo, la ciudad, el espacio, la nada Isaac Asimov se adelanta a Los próximos años de la aventura espacial y Alberto Moneada selecciona La aventura del conocimiento En el acto de presentación del libro, Moneada aseguró que en la actualidad, frente a lo que sucedía en los años setenta, la aventura se ha privatizado, perdiéndose el concepto de solidaridad, de riesgo compartido. Montalbán confesó su convicción de que la gente de hoy no está por la aventura. La diferencia entre el pasado y el presente la ilustró con Lope de Aguirre y los cosmonautas de Houston, que quedan vinculados a la tierra por un cordón umbilical. De la comparación, naturalmente, sale vltorioso Aguirre, que se embarcó hacia lo desconocido sin ningún tipo de seguridad. Umbral ha elegido la aventura cotidiana porque, efectivamente, puede haberla. Canon Para olvidar las manuales. anón A