Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 17- 12- 87- CULTURA -ABC, póg. 57 Caro Baroja recorre la historia del libre albedrío y cierra el ciclo Paz y libertad Soledad Ortega presentó al antropólogo y académico La conferencia Libre albedrío, libertad y libertades pronunciada ayer por el académico y antropólogo Julio Caro Baroja, cerró el ciclo Paz y libertad que tan brillantemente se ha venido celebrando en el Aula Cultural de ABC. Tal y como indicaba el título de la conferencia, tres fueron los temas que Caro Baroja analizó en su conferencia: el libre albedrío y su evolución, a lo largo de la historia, el propio concepto de libertad y el surgir de unas libertades colectivas frente a la libertad individual. Madrid. C. I. de Bustos Nuria Azancot Caro Baroja realizó un minucioso análisis histórico, político y filosófico de la concepción de la libertad y el libre albedrío- tan nombrado a lo largo de la historia- ante un público que abarrotaba la sala. Presentó el acto Soledad Ortega. tendida como prerrogativa o privilegios iba también encaminada a frenar o limitar el uso indebido de ambos términos. Lo más importante en ambas cuestiones- matizó Caro Baroj a- no es ya el propio concepto o aspecto extemo de la palabra. Lo esencial es el contenido que encierran. Básicamente, las prerrogativas y privilegios surgidos en la Edad Media, pero mantenidos mucho más allá de su fin cronológico, suponían la pérdida de ciertas libertades individuales, puesto que éstas se restringían a una determinada clase. Al hablar de estos dos términos se olvida muchas veces que esas libertades- privilegios solían coexistir con abusos de las más básicas libertades individuales. Libre albedrío El primero de los temas fue tratado desde el punto de vista de la discusión de los orígenes de la idea de libertad bajo el concepto de libre albedrío. Este libre albedrío encierra un aspecto teológico: la libertad en relación con la divinidad. La pregunta de si el hombre es libre o no admite muchas interpretaciones y respuestas, según las distintas religiones. La propia religión hebrea encierra puntos de vista contradictorios. Por su parte, los griegos nos ofrecen varias interpretaciones de qué es el libre albedrío. Para el hombre del politeísmo ético no hay libre albedrío por muchas razones: el hombre es un juguete de los dioses que lo manejan a su antojo, o una especie de actor en un teatro que dirige la divinidad. Otras formas, como el fatalismo astrológico, la creencia en las Parcas- seres terribles que dirigen la vida de los hombres- o la indiferencia de los dioses, perduran hasta ahora como negaciones del libre albedrío Esta línea se mantendrá hasta la Reforma: protestantes y calvinistas rechazarán el concepto y la sola idea del libre albedrío para proclamarse defensores del determinismo. Esa hostilidad hacia el concepto de libre albedrío será más tarde retomada por naturalistas y biólogos que, quitando al hombre libertad, esgrimirán la ¡dea de un determinismo biológico. Desde el punto de vista filosófico- continuó Caro Baroja- el problema del libre albedrío es un problema eterno que nunca llega a resolverse con claridad. Tampoco es cierto que todo esté sometido a un determinismo total y completo. El problema, en rea- lidad, se inscribe dentro de la situación histórica y política de cada país: ahí está lo principal que hay que tener en cuenta. En este terreno no ya filosófico, sino político del término, surgen las grandes luchas y defensas de la libertad o libertades políticas. Este nudo contradictorio entre el determinismo y la batalla del hombre por lograr su propia libertad fue el punto clave de la conferencia. Tras un cuidadoso recorrido por las distintas concepciones filosóficas y religiosas del libre albedrío y el presunto determinismo, Caro Baroja desvió su disertación hacia el análisis del propio concepto de la libertad individual. En este punto se centró en los primeros orígenes de las libertades y derechos fundamentales, nacidos al amparo de la sociedad feudal, y la consecución de prerrogativas y derechos por parte de los señores feudales, que fortalecían así su posición frente al Rey. El análisis realizado por Caro Baroja de una libertad individual opuesta o enfrentada a los antiguos conceptos de libertad en- Julio Caro Baroja Junto a esto, y a su alrededor, se moverán las revoluciones y movimientos populares que buscan, sin embargo, la extensión de la libertad a todos los hombres bajo la bandera de la igualdad. Pero esa libertad colectiva buscada va extendiéndose a varios campos: libertad de asociación, reunión, expresión... Hay leyes que nos hacen olvidar otras, como la lucha por la vida, y se olvidan las muchas formas de convivencia sin lucha. Existe la tendencia a la dramatización científica, pero cuando es melodramática deja de ser científica. No les podría decir si el libre albedrío es algo cierto en términos absolutos, pero tampoco creo que se pueda hacer una negación de su existencia partiendo de raíces tan contradictorias como las que se manejan. El problema de la libertad es fundamental para el hombre. Creo que la idea de la libertad es legítima y la tenemos que defender como algo nuestro, y no dejarnos apabullar por ideas con tinte científico, pero que están relacionadas con lo más negro del pensamiento antiguo. Con estas palabras, Julio Caro Baroja cerró el ciclo organizado por el Aula de Cultura de ABC, que ha logrado tocar los aspectos más sobresalientes del concepto de libertad. Nombres como Mario Vargas Llosa, José Donoso, Julián Marías, Fernando Lázaro Carreter y ahora Julio Caro Baroja han sabido recorrer la íntima relación que entre Paz y libertad se ha producido a lo largo de la historia. Y no sólo en la historia pasada, sino a lo largo de la más candente actualidad. Asistieron al acto, entre otros, Federico Sopeña; Martín Municio; José Luis Pinillos; Marta Portal; Cristóbal Toral; Ignacio Camuñas; Antonio Garrigues y Díaz- Cañabate; Femando Elzaburu; Antonio Pereira; Alfonso de la Serna y Crisógono García. Libertad colectiva El siglo XIX traerá consigo una nueva visión del tema, en algunos momentos casi contradictoria: Es muy importante la posición del hombre del siglo XIX, para quien el problema de la libertad es un problema estrictamente individual y no colectivo. Siruela brinda con un libro coctelero en suV aniversario Madrid. S. C. Ediciones Siruela celebró ayer el aniversario de su proyecto editorial, hoy consolidado, con la presentación, a modo de brindis editorial de un libro que recoge, en su más alta expresión, los arcanos de una cultura en regresión, prácticamente olvidada La ley mojada abarca en un volumen la práctica totalidad de las combinaciones de las más variadas bebidas, es decir, más de ochocientos cocktails, la obra completa de Perico Chicote. A lo largo de cinco años, Siruela ha puesto en marcha tres colecciones. Primero fue Selección de lecturas medievales, colección dedicada a publicar obras maestras del medievo europeo, inéditas en su mayoría en España. Actualmente, la colección cuenta con veintiséis títulos publicados. Siruela creó en 1983 la colección La Biblioteca de Babel, dirigida por Borges. Los relatos seleccionados constituyen una biblioteca personal que ha presentado al público español autores como Arthur Manchen, lord Dunsany o Meyrink. En 1987 ha abierto la colección Ojo sin párpado, en tamaño de bolsillo y en la que destaca la selección realizada por ítalo Calvino de Cuentos fantásticos del XIX. El Ministerio de Cultura ha premiado en dos ocasiones a libros de Siruela como Libro mejor editado del año Desde 1985 publica la revista El Paseante, que obtiene gran éxito editorial.