Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 48 TRIBUNA ABIERTA JUEVES 17- 12- 87 el momento clave en la vida de cualquier institución pública, pues al contener la totalidad de los ingresos y gastos del ejercicio, definen con exactitud su dirección económica y política a lo largo de todo el año. De ahí que sean también los Presupuestos la piedra de toque y el eje referertcial básico de todas las fuerzas políticas, de forma que su aprobación expresa o tácita (mediante la abstención) implican siempre, de hecho, y se diga después lo que se diga, el acuerdo y la conformidad sustancial con la política gubernamental, autora al fin del proyecto presupuestario. Por eso se puede afirmar que la abstención del CDS ante los Presupuestos de la Comunidad de Madrid y la estudiada comedia de la devolución del programa de Urbanismo del Ayuntamiento madrileño con el mismo fin de justificar también su abstención constituyen la prueba más evidente del absoluto entreguismo en que se ha instalado el CDS ante el Partido Socialista tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid. O, lo que es lo mismo, estos hechos vienen a confirmar el definitivo abandono por parte del CDS de su papel de oposición- s i es que alguna vez lo ejerció- y su dócil sumisión a los dictados del partido gubernamental; pues a partir de ahora, y prestada su conformidad en lo esencial, de nada servirá y a nadie podrá engañar el intento artificioso de aparentar alguna ficticia oposición a los gobiernos municipal o comunitario, previamente domesticada por ellos naturalmente. Y no es que esta postura resulte insólita o imprevisible, pues ya desde el primer momento la negativa del CDS a constituir junto con AP los gobiernos alternativos de centroderecha que la voluntad popular había posibilitado en las elecciones del 10 de junio en Madrid y en otras muchas ciudades y provincias, mostró a las claras su servilismo frente al Partido Socialista al hacer exactamente lo que éste quería, y salvarle así de la clara derrota sufrida en las urnas. Ahora sabemos además que aquel servilismo inicial incluía un L OS Presupuestos constituyen, como es lógico, LA RESIGNACIÓN DE LA BISAGRA es tanto que, como típica bisagra al fin, se haya inclinado y esté apoyando de hecho a Por Manuel RENEDO OMAECHEVARRIA los actuales gobiernos madrileños, sino que lo compromiso de futuro, de forma que no sólo haga probablemente contra la opinión de la el PSOE se mantuvo en el poder gracias al mayoría de sus votantes, decepcionados al CDS, sino que éste sigue dispuesto a soste- verlo convertido en dócil instrumento del sonerlo indefinidamente en él aprobando sus cialismo, y, sobre todo, que esté colaborando presupuestos y apoyándolo en todos los mo- decisivamente al engrandecimiento de un mentos decisivos, aunque luego finja una ino- partido, como el socialista, que constituye hoy cua oposición para guardar hacia la más ingente y peligrosa acuel exterior unas mínimas apamulación de poder de todo tipo riencias. -político, social, económico, cultural, sindical- existentes en EsSe dirá, no obstante, que ésta es a fin de cuentas la típica funpaña. Poder que cualquier deción de las bisagras que, inclimócrata, e incluso cualquier binándose hacia un lado o hacia sagrista sensato, consideraría otro, equilibran y limitan el poder conveniente frenar, limitar y conpolítico, impidiendo sus excesos trapesar en bien de la propia dey facilitando la gobernabilidad mocracia en lugar de ayudar a de las instituciones para utilizar su expansión. la jerga política del momento e Sólo la resignación puede exincluso consiguiendo importantes plicar este tipo de actitudes. La victorias frente al gobierno de resignación de la bisagra suaristurno por medio de una oposita, que impotente para convertirción supuestamente eficaz Y se en alternativa de poder, dado es así como están tratando de su pavoroso vacío ideológico y Manuel Renedo vender los responsables del parprogramático, e incapaz por el tido ante la opinión pública ma- Portavoz adjunto de AP momento de aceptar el modesto en el Congreso drileña, lo que no es sino una y secundario, aunque decisivo obsequiosa servidumbre ante los gobiernos papel, den la alternativa al socialismo que le socialistas de turno, encantados de comprohan otorgado las urnas, ha preferido echarse bar cómo pueden, a pesar de su clara situamansamente en brazos de éste y ayudarle a ción de minoría, seguir tranquilamente gobernando sin el más mínimo problema gracias al seguir pastando en los verdes prados de los entreguismo del CDS, y todo ello a cambio presupuestos, como decía Galdós refiriéndodel baratísimo precio de conceder a la bisa- se a los corrompidos políticos de la Restauragra alguna que otra inocente conquista, pre- ción. Es, desde luego, el camino más cómodo y viamente pactada, de la que pueda ésta blasonar ante la opinión pública. Como si se hu- fácil, porque el poder establecido premia biera arrancado mediante una brillante y siempre benévolamente la mansedumbre y la tenaz labor de oposición parlamentaria o por sumisión, pero es también el camino de la medio de una hábil negociación y no a través claudicación, de la resignación y de la derrodel sumiso y gratuito apoyo a los gobiernos ta, de la inautenticidad y del entreguismo posocialistas, más tranquilos hoy que nunca, lítico. Y, sobre todo, el camino más superfluo gracias al CDS, en el disfrute de su inmenso e inútil, porque para apoyar al PSOE parece más práctico votarlo directamente y porque poder. no tiene sentido alguno que el voto dirigido a la sustitución y superación del socialismo sirPorque debemos decirlo ya, lo sorprenden- va precisamente para su más segura y cómote de estas posturas del partido suarista no da consolidación. H ACE unos veinte años que el doctor Christian Barnard asombró al mundo con el primer trasplante de corazón. Todo un aniversario. Vivir con un corazón prestado, perteneciente a algún fallecido a quien ya no le iba a hacer falta. Se puede apelar, incluso, al tópico romántico del corazón como viscera del amor, tal vez del amado, o amada, muerto de amor. Demasiado idílico, porque, ¿quién muere de amor en estos días? Pero no era esa la cuestión. Todo era más doloroso, menos ideal. Los trasplantados perecían fácilmente, a causa del rechazo. Alguno lograba tirar algunos años, y daro, esos años de propina resultaban tos mejores de su vida. La esperanza. Afortunadamente, el hombre debe de estar progresando por y para la esperanza. Si no no se harían muchas cosas. Como aventurarse a un trasplante incierto. CORAZONES DE CERDO poder vivir gracias al corazón de ese animal maltratado por siglos de historia culinaria, engordado para et saPor Pau FANER crificio, bárbaramente La dclosporina vino a paliar los efectos del degollado con cuchillos de matarife, triturado rechazo, salvó del fracaso la arriesgada técni- y amojamado para nuestra subsistencia, emca quirúrgica del doctor Bamard. No fue nin- butido en orondas morcillas y oreado al aire gún filtro de amor, ni siquiera el beso de la seco de nuestras buhardillas y despensas. mujer amada, o de alguna ninfa mitológica. Cuando matemos el gorrino ya no podremos Tampoco fue el mágico bálsamo de Fierabrás cocer su corazón en el caldero, no podremos- d e l feo Blas, como decía Sancho- que freído, troceado, con tos hígados y algunas guardaba don Quijote en su faltriquera. Ct- verduras y especias picantes; habrá que cuclosponna, una sustancia química como otra brirlo de hielo y mandarlo a escape a una clícualquiera, sin fantasía. Y ahora se afirma nica donde le haga fatta a la bella damisela que el futuro de estos trasplantes pasa por de tumo, al pálido, escuchimizado doncel que usar corazones de cerdo. Decididamente el se sentía desfallecer por... Por la arritmia carprogreso se vuelve cada vez más tosco, me- díaca. Ya no podremos decir a nuestra enamorada: Te amo con todo mi corazóm. Hanos delicado. Corazones de cerdo. Realmente, vamos de brá que decir: -Te amo con el corazón del mejor guarro mal en peor. Cuan bajo nos está dejando el progreso, y qué poca cosa somos Vamos a de mi corral.