Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 17 DE DICIEMBRE 1987 ABC El problema cambia más pastoralmente. En un mundo sin fronteras, en el que los problemas son comunes a amplios campos geográficos y en el que las tomas de postura episcopales no quedarán nunca reducidas a la diócesis en que se emiten ¿no existirá una obligación moral grave de buscar los medios para que los problemas comunes sean analizados comunmente? La misma nota del secretariado episcopal de ayer demuestra claramente- a u n dentro de la suavidad de formas que es propia de la Iglesia- que hay una seria distancia entre lo que los obispos del Pais Vasco emitieron hace tres días y lo que el conjunto de los obipos piensa: Y esta no es una distancia de hoy, sino que se ha producido ya repetidas veces. Podemos, pues, preguntarnos si, dado el impacto que el problema terrorista crea en todo el pueblo español, no sería lógico que, a estas alturas, existiera un canal de diálogo sistemático en el que obispos vascos y los demás obispos españoles estudiaran en conjunto previamente todo documento sobre el tema. Mal se puede pedir diálogo a los demás españoles cuando se da la impresión de que sobre el tema no existe entre los obispos de la misma nación. Porque, evidentemente los obispos vascos tendrían que practicar lo que predican. Y en su pastoral última hay un párrafo excepcionalmente lúcido que deberían aplicarse a sí mismos. Dice así su pastoral: Sucede con frecuencia que al analizar males que REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA N la nota que ayer publicaba el secretariado de la Conferencia episcopal a propósito de la reciente pastoral de los obispos vascos había un párrafo que me parece especialmente importante, precisamente porque es algo que la opinión pública no logra entender. Es aquel en el que se recuerda que. los obispos vascos y todos los obispos en sus respectivas diócesis son del todo libres para actuar pastoralmente conforme a su conciencia y responsables plenamente de sus actos, sin que la Conferencia episcopal pueda considerarse juez o arbitro de estas actuaciones que escapan a su competencia Un párrafo que, siendo sustancialmente verdadero, merecería- creo yo y creen muchos católicosalgunas distinciones. E OBISPOS VASCOS Y PARCIALISMO nos hacen sufrir a todos vemos solamente lo que nos afecta o nos interesa, parcializando la realidad. Siendo verdadero lo que cada uno ve, paradójicamente deja de ser verdadera la visión de la realidad, que ignora u oculta otros aspectos dolorosos e injustos de la misma. Sobre todo, quien se siente defensor de lo que cree ser la única causa justa fácilmente aprueba lo que la favorece y rechaza cuanto la impide u obstaculiza No podían los obispos vascos haber definido más exactamente su propia postura. Los vascos suelen decir que sólo desde el País Vasco se entienden sus problemas Y ésto no es verdad: porque es cierto que desde fuera no se ve toda la realidad del problema; pero también lo es que desde dentro se ve demasiado parcialmente y se desvía por tanto la realidad a la que se despoja de la distancia que tienen quienes allí no viven. ¿Por qué entonces los obispos vascos no habrían de buscar la complementariedad de la opinión de sus otros compañeros obispos? ¿Cómo se explica que ellos mismos- y sin que ninguna norma jurídica les obligue- no sometan sus textos al contraste de la opinión de los demás obispos, a quienes también afecta el problema y que van a padecer de rebote el impacto que en la opinión pública nacional causan las tomas de postura de los obispos vascos? ¿Qué sentido tiene atenerse en temas tan graves al simple juridismo olvidando la realidad del conjunto de las almas? ¿O es normal que el obispo de Málaga o el de Lugo se enteren por los periódicos de tomas de posición de otros obispos hermanos que afectan a hijos suyos, tal vez asesinados por una metralla que ni entiende de juridismos ni respeta fronteras diocesanas? El problema es demasiado serio. Y muchos no entendemos que se vaya a resolver sólo con una nota que- por muy clarificadora que s e a- deja abierta la puerta para que el desconcierto nacional vuelva a repetirse dentro de dos meses. J. L. MARTÍN DESCALZO Esas distinciones podrían decir que estamos ante una afirmación que jurídicamente es indudablemente verdadera; teológicamente verdadera sólo en parte; y pastoralmente cuando menos muy discutible. En lo jurídico no cabe la menor duda de que los obispos son autónomos. En la estructura de la Iglesia el obispo no depende en absoluto de la Conferencia episcopal, que se convierte simplemente en un foro de diálogo sin poder alguno respecto a lo que sus miembros actúan en sus diócesis. Jurídicamente un obispo depende única y exclusivamente del Papa. No podría, pues, una Conferencia episcopal condicionar y menos amordazar la palabra de un obispo en su diócesis. En lo teológico es también claro que cada obispo es sucesor de los apóstoles individualmente y que no recibe en absoluto su poder ni su doctrina de la Conferencia episcopal. Pero esto ya es menos tajantemente verdadero si se piensa que un obispo, además de sucesor individual de los apóstoles, es también miembro de un colegio episcopal que sucede al colegio apostólico, tal y como lo proclamó el Vaticano II. No sería, pues, teológicamente obligatorio para un obispo consultar a los otros sus pastorales, pero una buena teología le obligaría a no distanciarse públicamente de ellos en aquellas cuestiones que a todos afectan. Cari Lapique José Luis Robles Tienen el placer de invitarle a la presentación en Madrid de su colección de joyas que tendrá lugar los días 4 al 24 de Diciembre en La Cúpula de 1 ¡a 22 horas La Cúpula Fernández de la Hoz, 9 28010 Madrid- Tel. (91) 254 8463