Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 AÁ; -tf Primera División 1- 0: Rubén Sosa, de penalti, dio la victoria al Zaragoza Zaragoza. Alejandro Lucea Le cosió mucho al equipo aragonés doblegar al Mallorca, auténtica bestia negra en la pasada temporada. Un discutido penalti, marcado por Rubén Sosa, a diez minutos del final por derribo de Izquierdo a Pardeza dentro del área, otorgó los puntos al equipo que más méritos contrajo a lo largo de los noventa minutos de juego. El equipo balear, con una táctica de estrechos mareajes y jugando siempre a la contra, llegó a la capital aragonesa en busca de, al menos, el empate y a punto estuvo de lograrlo, ya que la discretísima actuación del conjunto de La Romareda fue evidente, y, salvo raras excepciones, todos los componentes de su equipo naufragaron o no pudieron superar los estrechos mareajes a que fueron sometidos por sus oponentes. Incluso el internacional Señor, hombre que genera el fútbol ofensivo de los zaragozanos, tuvo que ser sustituido ya que el joven Llórente, reciente fichaje de los isleños procedente del Real Madrid, le anuló totalmente. Tuyo que ser el, rápido. y; hábil Pardeza, a pesar del duró, mareaje a que le sometió Izquierdo, el que buscara, con sus clásicas internadas alguna posibilidad de sorprender al guardameta Ezaki, que a su paso por La Romareda ha demostrado su auténtica talla de internacional. El mal estado del terreno de juego perjudicó notablemente- aí juego, que intentó hilvanar el equipo local, mientras que favoreció el fútbol de contención de los visitantes, cuadro en el que tan sólo su. delantero Hassan buscó la forma de sorprender, a Cedrún. Entre las jugadas más destacadas cabe señalar el balón enviado al travesano por Lumbreras cuando se jugaba el minuto 26 y la gran intervención de Cedrún cuando en el minuto 35 salvaba con el pie un remate de Bernal. El juego, de un toma y daca continuo, se desarrolló en la zona ancha del terreno de juego, donde los jugadores mallorquinistas buscaban desbaratar fós acciones ofensivas de sus rivales. A comienzos del encuentro, los treinta mil asistentes al partido guardaron un minuto de silencio en senal. de repulsa por el bárbaro atentado terrorista ocurrido recientemente en la capital aragonesa, taragoza respondía, también en su campo ie fútbol. 1- 1: Sevilla y Áthletic de Bilbao dieron un gran espectáculo sobre el barrizal Los dos goles del encuentro, en los tres primeros minutos Sevilla. José Antonio Biázquez Fue un partido extraño. Extraño e interesantísimo. Porque los dos equipos jugaron a tope y estuvieron por encima de los elementos. Uno cree que, dado el estado del terreno de juego y de las circunstancias meteorológicas, Sánchez Arminio debió atender la oferta se vil lista del aplazamiento; pero, puestos en la chocolatera del Sánchez Pizjuán, tanto unos como otros dieron la talla para ofrecer a la parroquia un gran espectáculo. El resultado, tras la generosa entrega y sacrificio de sevillanos y vizcaínos, ha de estimarse justo. Los blancos merecieron sentenciar en el primer tiempo y los vascos respondieron en la segunda mitad, cuando pudieron sacar fruto del desgaste físico de la gente de Azcargorta. La enorme diferencia entre número de córners botados por uno y otro equipo- trece los locales, dos los rojiblancos- indica que, efectivamente, el dominio territorial fue de los de casa. Pero esto queda compensado por las ocasiones que ¡n extremis salvaron Rafa Paz y Fernando, que pudieron volcar el marcador. El partido era de suspensión o aplazamiento. Se peleó donde no se podía jugar. Se corrió sobre un verdadero arrozal. En el desgaste generoso de los dos equipos se halló el espectáculo. Antes de que se cumpliera el minuto tres, ya ce había encaramado al marcador el 1- 1 con que finalizada la pugna. En la jugada inicial marcó e Sevilla: De la Fuente penetró tortísimo por su zona y cuando Moisés se disponía a machacar el gol, la pierna de Andrinúa se cruzó desesperadamente y envió el balón a sus propias redes. A dos rgttjutos del lance, Sarabia sorprendía a la zaga, -íílanca. y recomponía la igualada inicial. No hubo más goles. Sí, mucha emoción. Era lo menos que podía esperarse cuando el fútbol tenía que ser el gran ausente. Y, queda dicho, además de emoción, generosidad de esfuerzos para una gran batalla sobre el chocolate, por encima de cualquier exigencia física y técnica. -Ficha técnica- Seviffar Fernando, Saígueroi Sema, Jiménez, Choya, 1 Francisco (José tuis, minuto- 74) Rafa Paz, De 1 Fuente, Ramón, Cholo- y Moisés (Bengoechéa, minuto 65) Áthletic de Bilbao: Bkirrün, Lizarralde, Andrinúa, Liceranzu, Urtubi, Ferreira, Gallego, Elguezábal. Uralde, Sarabia Roberto, minuto 59) y Aguirre. Arbitro: Sánchez Arminio. Ni bien ni mal. Mostró tarjeta a Biurrun y Aguirre. Goles: 1- 0, minuto 1: Andrinüa (en propia puerta) 1- 1, minuto 3: Sarabia. X 0- 0: El SaJbadett anuló a Robinson y Lee, y el Osasuna no supo romper el gran Pamplona. Manuel Erice Ni el Osasuna ni el Sabadeil fueron capaces de mover et marcador eñ un pésimo encuentro que decepcionó al numeroso publico que acudió a El Sadar. Los arlequinados se dedicaron a cortar constantemente el juego y el ritmo local con toda clase de artimañas. El fundamento del fracaso rojillo fue la caricatura que Lee fue en el césped y la incapacidad de Robinson, lesionado, para jugar. Los dos fueron anulados y el Osasuna no funcionó. Robinson hubo de retirarse a la media hora te el interés del público. Ni siquiera la presión y de juego. Lee, bien marcado, no pudo dirigir el la búsqueda de un gol con el reloj encima dio equipo. Y el juego local se centró en un domiemoción al encuentro. Todo el bombardeo a la nio tan territorial como infructuoso, con oportuolla del área visitante se transformó en una sarnidades de gol que se produjeron más por la ta de despejes de toda índole y de todas las asistencia continua del cántaro a la fuente que posturas, con balones a las gradas y a las banpor creación de ideas para doblegar la muralla das como táctica barcelonesa. destructiva sabadellense. Fue el peor partido del Osasuna en su casa De esta forma, las mejores ocasiones navaen lo transcurrido de temporada. Ese mal fútbol rras surgieron en el lanzamiento de faltas. perjudicó a Ciganda, un joven que promete Manzanedo se mostró como un coloso para pero que no pudo debutar con acierto. despejar esos cabezazos peligrosos, conseFicha técnica cuencia de unos golpes francos indirectos que Lee ejecutó con su habitual técnica y que fueOsasuna: Roberto. De Luis, Castañeda, Pepín, Pizo Gómez (Ibáñez, 88 minutos) Lee, ron lo único destacable de su actuación. Rípodas, Bustingorri, Goicoechea, Robinson (CiTras el intermedio se recrudeció la presión ganda, 33 minutos) y Martín. casera, pero persistió la carencia de ideas para Sabadeil: Manzanedo, Saura, Maestre, Sala, Valdénebro, Pradera, Nacho, Alcelay, Vinales lograr momentos claros de remate. El. peligro (García Juárez. 87 minutos) Adriano y Rubio fue, por tanto, inexistente. Y tampoco fue el. día (Barbará, minuto 89) de los delanteros pamploneses, pues GofcoeArbitro: Bayarri Rivelles, colegiado valenciano. Regular actuación. Mostró tarjetas amarillas chea remató bien para lucir a Manzanedo, pero a los sabadellenses Vinales y Sala. sus compañeros salieron ya con la pólvora moEntrada: Unos 18.000 aficionados en El Sajada. dar. El paso de los minutos redujo paulatinamen- Ficha técnica Zaragoza: Cedrún, Gasuco, Lumbreras, Juanito. Fraile. Tino, Juan Garlos, Señor (Güerri, m. 53) Pardeza, Méjías (Orejuela, m. 68) y Rubén Sosa. Mallorca: Ezaki, Izquierdo, García Cortés, Amer, Luis García, LoVente, Bonet, Orejuela, Bernal (Molina, m. 85) Higuera (Trobiani. m. 77) y Hassan. Arbitro: Pérez Sánchez! Amonestó al zaragocista Juanito y al malorquinista Izquierdo. Su labor fue aceptable, aunque en el penalti que supuso el tanto del Zaragoza haya opiniones para todos los gustos. Gol: 1- 0. Minuto 80: izquierdo derriba a Pardeza dentro del área y el correspondiente penalti lo transforma Rubén Sosa de fuerte disparo. Incidencias: Treinta- mil espectadores. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado ocurrido en la capital aragonesa.