Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 A B C CAMPEÓN LUNES 14- 12- 87 2- 0: Los goles de un Real Madrid de Es posible que los espectadores de este Real Madrid- Celta, a la hora de hacer balance, se hayan quedado con la impresión de un líder de paseo, que ha ganado andando, frente a un Celta que tiene buenas maneras y poca efectividad ante el marco contrario. La culpa de todo ello, quizá, la tuvo Miguel Tendido a los pocos segundos de rodar el balón por el césped. Hay ciertos goles que, en lugar de lanzar al equipo, producen exceso de tranquilidad y dan plomo a las piernas. Nunca se sabe el curso de los acontecimientos. Si Tendillo no hubiera acertado a empalmar un balón despejado por Vicente, a la salida de un córner botado por Martín Vázquez, la continuación del juego habría sido diferente. En primer lugar, por el estado de) marcador. Y, después, por una serie de circunstancias que condicionan el curso de un fútbol donde tanta importancia tienen los puntos en juego y las tácticas a emplear en busca de los objetivos de los dos equipos. Para el Celta de Vigo, un gol a los cuarenta segundos de partido es casi como una marea negra, como si el anuncio de los productos tóxicos del buque Cason le hubiera caído de repente en plenas Rías Bajas. Un entrenador que sueña la conservación del empate a cero, el mayor rato posible- mientras se hace tiempo para ver si (legan los nervios y la sorpresa en un contraataquetiene que sentir algo más que una sirena, cuando al primer tapón, zurrapa, le encasquetan un trallazo en las mismas redes y apenas ha tenido tiempo de sacar las gafas para ajusfar el cronómetro y disponerse a medir el compromiso... Si esto fuera el baloncesto, Maguregui habría pedido tiempo muerto para examinar la situación y plantear otra movida. Para el Real Madrid, como para cualquier equipo que juegue en casa- los de fuera tampoco es que le hagan ascos a estas fortunas- el gol de salida supuso la serenidad desde el principio. Algunas veces, la serenidad se confunde con la lentitud y, casi siempre, estos lances tan prometedores producen en la afición unas ganas locas de sacar el lápiz y ensayar una simple regla de tres: si en un minuto se hace un gol, en noventa minutos se podrán hacer... equis. Y entre la calma sobre el piso blando y la confirmación de que la incógnita equis se va viniendo abajo con la misma celeridad que la Bolsa hace unos meses, la cruda realidad produce un forcejeo de centrocampo y unos fallos que no se tienen demasiado en cuenta, al principio, y que terminan sofocando a la parroquia. Butragueño tuvo dos goles que falló incomprensiblemente, además de una caída de bruces que trataron de hacerla valer como penalti, cosa que no pareció ni para el arbitro Marín López ni para mí, entre otros asistentes. Jankovic imponía un ritmo de rigodón y todo el Real Madrid se desenvolvía en esa confianza, que los más severos llaman desgana, con las excepciones, para ser justos, de Gordillo, Martín Vázquez y Sanchís, que hacen más gasto que nadie. Debió parecerie interesante la fórmula al Celta, a la vista de la danza y el acordeón de sus peones. Aunque nunca sabremos cómo hubieran jugado los gallegos con el empate a cero, sí asistimos a la defensa de un resultado mínimo, sobre la basó de un ordenado escalonamíento para sacar y retener el balón. En un principo no subían los defensas blancos, entre otras cosas porque no hacía falta, y los encargados de la acción creativa estaban bien vigilados. Otero marcaba a Gordillo directamente y taponaba el pasillo cuando Martín Vázquez acudía al refuerzo. Rodolfo no daba tregua a Bütragueño y Noly empleaba toda la severidad de un defensa con un delantero. Atilano le ponía las cosas difíciles a Míchel, y allí se acababa el turrón. El portero Mató hacia un paradón, de vez en cuando y el tiempo transcurría sin sobresaltos para nadie. Entre las camisetas celestes de los celtiñas, el ajetreo de Vicente y la capacidad de Julio Prieto destacaban sin más opción positiva para ellos que un fallo demasiado grande de la retaguardia blanca. Tuvo dos de bulto, el bueno de Tendillo, y ni aún de este modo se enteró Lucas o sus compañeros de línea que, por cierto, se encargaron de desampararle la mayor parte del encuentro. Ficha técnica Real Madrid: Buyo, Chendo, TendiHo, Sanchís, Camacho, Gordillo (Llórente, m. 75) Martín Vázquez, Jankovic, Míchel, Butrague io y Hugo Sánchez. R. C. Celta: Maté, Otero, Hagan, Noly, Rodolfo, Vicente, Atilano (Nacho, m. 71) Zambrano, Julio Prieto, Alvelo (Mosquera, m. 61) y Lucas. Arbitro: Marín López, regular y puntilloso, en un partido que no tenía -porque los protagonistas colaboraron bien- compromisos mayores. Goles: 1- 0, a los cuarenta segundos: Saca un córner Martín Vázquez, rechaza Vicente de cabeza y el balón lo empalma Tendillo desde fuera del área, para que entre como una bala por la escuadra derecha defendida por Maté. 2- O, minuto sesenta y tres: Míchel, sin parar, a una dejada de Bütragueño dentro del área. Todo el segundo tiempo estuvo acompañado de una movilidad superior. Julio Prieto tuvo el empate delante de sí, a los cinco minutos de volver del descanso. Su centro chut salió rozando el palo izquierdo de Buyo, y lo peor de todo fue el fallo estrepitoso de Lucas, que no tenía más que empujar el balón que se paseaba encima. El mismo Lucas estuvo a punto de conectar un servicio de Zambrano, que se había colado por el flanco de Camacho y advertía ef espabitamiento del Celta. Por eso vinieron los cambios y, por eso, tal vez, el Real Madrid apretó el acelerador. Durante un cuarto de hora funcionó con normalidad el equipo. Y funcionar el Real Madrid con normalidad significa crear opor- Así jugaron Real Madrid Buyo: Escaso compromiso, que defendió bien. Aprobado. Chendo: Mejoró sus acciones atacantes al final. Notable: Tendido: Con algunos tunares, cumplió. Aprobado. Sanchís: Tardó algo en entrar en juego. Notable. Camacho: Trabajó con todo interés. Aprobado. Gordillo: El más acertado de todos. Notable. Martín Vázquez: Completo en juego y disparo. Notable. Jankovic: Sigue lentísimo y falto. Suspenso. Míchel: Buen segundo tiempo, con gol. Aprobado Bütragueño: FaHó ericasi todo. Suspenso. Hugo Sánchez: Luchó, pese al mareaje. Aprobado. Llórente: Nos lo enseñaron sólo. Aprobado. Vestuarios R. C. Celta Maguregui: Hemos sido Los elogios hacia el Celta fueron generalizados, tanto de uno como de otro. bando. Maguregui, sin embargo, hubiera querido más y es que, por lo visto, el resultado le sabía a poco: No tengo nada que oponer a la victoria del Madrid. Con un gol en contra a los diez segundos de partido parecía que nos costaría reaccionar y que el Madrid tocaría con tranquilidad hasta arrollarnos. No obstante, jugamos bien y llegamos cuatro o cinco veces con peligro. Incluso hubo un penalti de Buyo que río se pitó. Con todo, Maguregui tenía algunas objeciones que hacer a los suyos: Aftas estuvimos bien y, aunque e ilmedio campo alguno no estuvo a fe altura de lo que esperaba de él, el mayor problema lo tuvimos arriba porque ofensivamente no estuvimos muy vivos y fuimos Sobre el Madrid, el técnico céltico opinó que les hemos marcado muy bien. El Madrid no me dio la buena impresión de otras veces. Como vieron, no puse el autobús delante de la portería propia. Me limité a colocar dos centrales sobre Hugo y Bütragueño y, el resto, lleno de centrocampistas. Fue una lástima que no supiéramos aprovechar los nervios de la defensa madridista en la primera parte. No sé si con Baltazar en el campo todo hubiera cambiado. Para Maguregui, la jugada clave estuvo en el tiro cruzado de Julio Prieto que salió lamiendo el poste de Buyo, porque del empate a uno pasamos muy rápidamente al dos a cero y ahí se acabó el partido Beenhakker reconoció que el Madrid había hecho lo justito para ganar: Estuvimos muy irregulares, Mató: Excelente su partido. Sobresaliente. Otero: Trabajó a destajo y sin desmayo. Aprobado. Hagan: Libre cómodo y con visión. Aprobado. Noly: Persiguió siempre a Hugo Sánchez. Notable. Rodolfo: Sujetó muy bien a Bütragueño. Notable. Vicente: Otro destacado, con orden. Notable. Atilano: Activo, aunque poco eficaz. Aprobado. Zambrano: Con altibajos, luchador. Aprobado. Julio Prieto: De lo mejor de su equipo. Notable. Alvelo: Su trabajo no desentonó. Aprobado. Lucas: Sin posibilidad y fallón encima. Suspenso. Mosquera y Nacho: Justo para cúmptír: AproBad s: cc fasés é ó may alto f otras