Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINI 0 N Panorama LUNES 14- 12- 87 TRIUNFO SOVIÉTICO TOTAL L LEVO la suficiente cantidad de años estudiando y reflexionando sobre la realidad geopolítica y geoestratégica como para no hacerme ilusiones con respecto al idilio rusoamericano. Ya sé que en estos momentos históricos de euforia pacifista no tienen nada de populares las voces disonantes. Es igual, mi cerebro me lo pago yo Y todo cuanto estamos viviendo en esta etapa de fascinación del matrimonio Gorbachov no constituye sino el triunfo absoluto de la URSS, como consecuencia de una trayectoria político- estratégica lineal y coherente. Han vencido en la larga y cruenta tercera guerra mundial irregular Sí, porque el hecho de que no haya llegado a desencadenarse el holocausto nuclear (posibilidad en la que nunca pensaron seriamente los dos colosos protagonistas) no quiere decir que en estos cuarenta años no se haya derramado sangre. Pero, sobre todo, ha sido una carrera de fondo, con su correspondiente sprint final, en la que Moscú no ha tenido rival. Desde el ceñudo, cruel y terrorífico Stalin hasta el fascinante Gorbachov, nunca han perdido la iniciativa y el dominio sobre la cañera ni de vista el objetivo: vencer. Una década (1945- 1953) de amenaza inminente staliniana (USA era potencia nuclear ya, pero aún sin arsenal atómico) un segundo decenio (1953- 1964) a cargo del simpático Kruschov, de distensióndistracción (carrera de rearme nuclear mutuo) una tercera década (1964- 1973) con Breznev a la cabeza, de equilibrio en el terror (es la época de la destrucción mutua asegurada y el reconocimiento definitivo de la URSS como gran potencia nuclear ex aequo un cuarto decenio siniestro (19731983) a cargo de los no menos siniestros Chernienko y Andropov, en la que, sobre la base del equilibrio en el terror se pisa el acelerador de la amenaza y se termina de desmoralizar a Occidente con la práctica terrorista masiva. Esta penúltima fase es la más importante y definitiva. Es aquella en la que Moscú consigue la rendición psicológica de Occidente Un Occidente que rechaza toda dedicación a la seguridad y defensa; un Occidente que se niega a defenderse. Un Occidente compuesto por sociedades decididas por el pacifismo a cualquier precio, aunque éste sea el de la derrota de su forma de vida. La proletarización y el igualitarismo, con desprecio del mérito, imponen su ley. Y llegamos así al quinquenio fascinante de Misha y Raisa Gorbachov. No sólo han vencido como fondistas pacientes estos rusos admirables, sino que, además, ganan en el sprint final de la imagen. El torvo, acartonado, senil y claudicante tándem RonaldNancy nada puede frente al instrumentado esplendor de la juvenil, culta, valiente y liberal pareja Gorbachov. Love Gorbachov Y, por fin, objetivo alcanzado: Una casa común del Atlántico a los Urales. Por supuesto, proletarizada, igualitaria y miserable. Podemos estar contentos. Manuel MONZÓN Escenas políticas ÜY, ESTOS PADRES! L O que tiene que hacer don Félix Pons es organizar conciertos en el hemicirco, a ver si así se deciden a ir al Parlamento los llamados padres de la patria. Fue un tremendo error no recbir en el Congreso a Cicciolina. Ya que sus señorías no son capaces de soportar una intervención de don Javier Solana o un discurso de don Carlos Solchaga, a lo mejor se encadenaban al escaño ante el anuncio de que iba a ir a la sesión Cicciolina y se iba a sacar la teresita izquierda. ¡Hom bre, yo reconozco que entre la oratoria del catorceavo y la dominga de la onorévole tiene más tirón la dominga! O sea, que hay que sustituir a Martín Toval por Madonna, a Rodríguez Sahagún por Victoria Principal, -y a García Tizón por María Dolores Pradera. Los partidos políticos deberían pedir la venia de la presidencia para que defendieran sus enmiendas a los proyectos de ley Pedrito Ruiz, Moncho Borrajo y Tip y Coll. Bueno, lo ideal sería que los debates parlamentarios, con los escaños hechos un desierto, fueran sustituidos todas las semanas por el debate del estado de la nación que celebran nuestros humoristas en la radio. Ahora, el Parlamento ya no sirve sino como autopista para el rodillo socialista. Sus señorías bostezan con disimulo o roncan descaradamente, en el improbable: caso de que asistan a las sesiones. Y los señores ujieres se van a quedar como la mojama a fuerza de inanición. Si traspasáramos a los humoristas la responsabilidad de los debates, se animaría la controversia, se poblarían los escaños, los oradores no tendrían tantas oportunidades para decir tonterías, los señores ministros podrían reírse saludablemente de sí mismos, y además, cuando Alfonso Guerra se mondara de risa en el banco azul, nadie se sentiría ofendido ni menospreciado. Los presidentes de las Cámaras se encuentran tan ociosos y desocupados que don José Federico de Carvajal se dedica a escribir versos a Elena, y don Félix Pons se ssro, pasa las sesiones buscando pisitos baratos en las páginas de anuncios de los periódicos. Lo I V único que tiene que hacer el preIf jf sitíente ya lo hace la electrónica: contar los votos a favor y avisar a los oradores que se les ha acabado el tiempo de la intervención. Los votos se reflejan en el marcador, y la luz roja se enciende automáticamente, sin que el presidente hable, toque la campanilla o descargue el mazo sobre la mesa. O sea, que el uno puede aplicarse a los madrigales, y el otro, a leer El pisito de Rafael Azcona. Hay que hacer algo para devolver la vida y el ánimo a las instituciones parlamentarias, o caer en el riesgo de inventar la democracia del ronquido o el debate político entre fantasmas. Los padres de la patria están dejando huérfana a la hija común, y el templo de las leyes se nos está quedando vacío, sin más habitante que el que pronuncia el sermón. ¡Ay, estos padres! Engendran las leyes por inseminación artificial, y sólo ocupan el escaño para escuchar al orador con el mismo espíritu con que yo me siento ante la televisión: dispuestos a dormirse. Los diputados, esos habitantes de la casa deshabitada. Los leones de las Cortes son los leones del desierto. De cuando en cuando, don Nadie habla allí para Nadie. Jaime CAMPMANY