Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 14- 12- 87 OPINIÓN ZIGZAG A propósito Albert Camus Acaba de publicarse en España una importante biografía de Albert Camus. Subrayamos el acontecimiento. Pasados los veinticinco años de su trágica muerte, la obra y el pensamiento de Camus están más vivos que nunca. Sentó las bases de un nuevo humanismo; combatió el totalitarismo de izquierda y de derecha; rechazó el terror subsiguiente a toda utopía; estableció con rotundidad que son los medios los que justifican el fin y no a la inversa; cantó, en fin, la grandeza de ser hombre sobre los fundamentos de la solidaridad y la libertad. ABC 21 Estudio estadio Ni sobre la profesionalidad de sus redactores ni sobre la de sus responsables hay tacha alguna. Su trayectoria periodística y últimamente su decisión de dimitir- e n el caso de Gregorio Parra y Jesús Alvarez, director y subdirector del programa matinal- les avalan. Pero un gran programa deportivo de seis horas de duración no puede mantenerse con una plantilla menguada, ramplones medios técnicos y desfases como el de la última mañana del domingo: el conductor del espacio anuncia que se ha desestimado ofrecer el encuentro de baloncesto Ifa Español- Caja Canarias por su escaso interés para el desarrollo de la Liga; se añade que el intento de suplirlo por otro partido de mayor trascendencia se ha visto frenado por la imposibilidad de que otros clubes pudieran a última hora cambiar el horario del enfrentamiento para acomodarse al televisivo. Lo siguiente es una curiosidad: ¿es que nadie había previsto la inutilidad de ofrecer un partido que desde hace semanas se suponía intrascendente? Por no hablar de la demora en la conexión con el encuentro de hockey sobre patines Noya- Liceo. No hablamos ya de imaginación, ni siquiera de originalidad; hablamos de sentido común. Cinismo Las contradicciones en las que ha llegado a caer nuestra Administración merecerían muchas veces pasar a la Historia en un libro que se debería titular Tratado del Cinismo y la Frivolidad Un ejemplo que es toda una perla lo dio el ministro de Sanidad, Julián García Vargas, el miércoles pasado: apenas un par de horas después de que declarara a la Prensa que la Administración no se siente responsable del problema de la Fundación Jiménez Díaz condenando prácticamente a la desaparición a un centro modélico de la Medicina española, cuna científica de tantos y tan prestigiosos profesionales, García Vargas agradecía en una ceremonia la ayuda prestada a los investigadores españoles por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y anunciaba con bombo y platillo que su Departamento desarrollará en un futuro cercano un instituto capaz de luchar contra la enfermedad y fomentar la investigación biomédica y sanitaria Sobran comentarios. OVIDIO L Tratado de Washington, firmado el pasado martes por Reagan y Gorbachov, ha provocado reacciones para todos los gustos. En Europa han predominado los matices que podían concretarse en una especie de sí... pero justificado, porque el acuerdo deja en el aire muchas cuestiones vitales para la defensa de nuestro continente. Más allá de la destrucción de un modesto número de misiles- demasiado apresuradamente considerado como un maravilloso paso hacia la paz- el acuerdo implica la revisión de los supuestos básicos sobre los que ha estado asentada desde hace cuarenta años la seguridad colectiva de Europa. Los más lúcidos y autorizados comentaristas europeos hace semanas que vienen advirtiendo de las eventuales y sombrías perspectivas que se derivarían de una Europa desnuclearizada, abandonada a su suerte por el socio protector americano y abocada a un irresistible proceso de finlandización que la convertiría en feudataria del Imperio del Este. Y se estremecen cuando oyen decir que esto es sólo un primer paso pues temen que, paso a paso, se haga cada vez más factible el nunca renunciado objetivo soviético de lograr una victoria sin guerra en Europa. Las razones para el escepticismo están, por otra parte, fundadas en la fría y reflexiva consideración de lo que realmente ha ocurrido en la cumbre washingtoniana. Más allá de la firma del Tratado, cuyo valor simbólico y psicológico desborda con mucho su contenido concreto, en Washington lo que ha tenido lugar es un brillante y bien preparado espectáculo en el que Gorbachov ha desplegado su talento de showman y unas innegables cualidades para las relaciones públicas. El éxito de la actuación no se ha visto empañado, desde luego, por el hecho de que altos funcionarios americanos hayan advertido que el tono y las afirmaciones de Gorbachov en público diferían notablemente, en cuestiones básicas como Afganistán, de sus tomas de posición en los encuentros privados. El éxito del gorbi- show estaba asegurado, porque frente al inteligente y astuto líder soviético se hallaba un vie- E DOS ESPECTÁCULOS jo y baqueteado presidente en la recta final de su carrera política, ansioso por compensar la lacra del irangate, deseoso de entrar en la Historia por una hipotética puerta grande y, ¿por qué no? ilusionado por adornarse con los laureles del Nobel de la Paz. Un presidente que se ha convertido, del más halcón del siglo en el más paloma de la posguerra, en un increíble y casi mágico proceso de transformismo político que deberán desentrañar los historiadores del futuro. Un presidente que ha pasado de considerar a la URSS como el imperio del mal a conceder la equivalencia moral de las dos superpotencias, con lo que casi ha dinamitado cuarenta años de la historia de su país y de todo el mundo occidental. En contraste con las matizadas reacciones europeas, en nuestro país el establishment oficial ha echado gozosamente las campanas al vuelo sin querer enterarse de que el acuerdo replantea la defensa de Europa y la propia presencia americana en un sentido precisamente opuesto al que, con testarudez digna de mejor causa, mantiene el Gobierno. Nuestro presidente se apresuró a telegrafiar su alborozo a los dos grandes en un gesto que debe haberles dejado patidifusos. Por su parte, los budas de la pantalla y del micrófono han exhibido su satisfecha ignorancia y, con los ojos en blanco, babeantes y a punto del éxtasis, han celebrado las hazañas de Gorbi con pasmó idéntico al de las monjitas que aplauden las gracias de la madre superiora. Casi todos se han quedado en la vertiente festiva del acontecimiento y apenas sí se ha hecho un esfuerzo para explicar a la opinión pública el acuerdo y su contexto, dando por bueno ese valor entendido según el cual al ciudadano le aburren los temas serios. Quedan así justificados los alardes de frivola superficialidad sobre todo si se la reviste de ese aire progre que, a diferencia de Europa, aquí sigue gozando de los favores de ciertos líderes de opinión. A la gran premiére teatral de Was- s hington se ha replicado por aquí con un pueblerino y manido espectáculo circense. Alejandro MUÑOZ ALONSO Guay Es la palabra de moda entre los niños y adolescentes. A todo lo que es bueno o interesante se le aplica el término: Es guay Está guay Merecería la pena rastrear el origen del vocablo, que quizá guarda alguna relación con la exclamación ay. Hace algunos años estuvo en boga fetén; pero hoy este término, ante la irrupción de guay, es ya casi un arcaísmo. No es predecible su tiempo de vida. rés de iPKES RUSTICO EJCTRUSIpNADO EXPÓSJCiÓN Y. VENTA EN MADRID: ¡v 1 VelázoüezílS Tels. 435 07 61- 43508 36 Luis Vétéz de Guevara. 7 Tels. 23904 21- 227 79 95 i; Gaiileo. 26 Tel. 446 43 47 C. Delicias. 28 Tels. 228 62 26- 228 4113 Clara de) Rey, 54 Te s. 416 65 16 Ctra. Fueníabrada- Pinto Km 17.400 (c. Peral. s n. Tel. 6900723