Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 14- 12- 87 OPINIÓN EL ACUERDO ÍTALO ARGENTINO L esfuerzo de las naciones europeas en su política cultural acaba traduciéndose siempre en la política exterior. La- gestión, cultural forma parte de ésta en realidad. Como Francia o como Alemania. Italia así lo ha entendido. Y ahí están los resultados: el acuerdo suscrito ayer por los Gobiernos de Italia y Argentina, que convierte a Roma en el interlocutor preferente de la CEE con Buenos A i r e s Como consecuencia, habrá intercambios en tecnología, energía, sector agroalimentario e industria, entre otros campos. Italia invertirá varios millones de dólares y gestionará el Banco argentino que lleva su nombre, además de explotar el gas de aquella nación y construir un gasoducto en el Sur. No se trata de la condonación de la deuda, según dijeron fuentes oficiales hace meses, sino, en parte, de su reconversión, mediante un acuerdo técnicamente complejo, pero beneficioso para las dos naciones. Y mientras tanto, aquí estamos a verlas venir. Por muchas raíces italianas que tenga Argentina, no se entiende que sus relaciones privilegiadas con Europa se establezcan a t r a v é s de Roma y no de Madrid, que debería ser el interlocutor natural de la CEE ante la nación austral. El presidente del Gobierno estuvo en Buenos Aires recientemente y sugirió, parece ser, una oferta generosa en la cuestión de la deuda, pero no ha servido de nada. Y asimismo el señor alcalde de Madrid acaba de estar allí sin que otra vez haya servido de nada. Es comprensible que nos retiremos de Guinea, pero ya se entiende bastante menos el que Argentina empiece a parecerse a Guinea en el campo de nuestras relaciones exteriores. Eso sí: no firmaremos acuerdos, pero viajar, viajamos muchísimo. Los discursos y las palmetadas en los hombros del anfitrión de turno son nuestras grandes debilidades, qué le vamos a hacer. Eso y nuestra tendencia, o la tendencia de este Gobierno, a mirarse en el propio espejo y encontrarse profundamente satisfecho por lo bien que lo hace todo. Y si desde la calle no se les entiende, peor para la calle. Nuestra política exterior E consiste en una acrobacia constante. Los acróbatas sólo lamentan que el público no perciba la finura y el riesgo de las piruetas. La verdad es que esto último empieza a notarse bastante. En tanto, la diplomacia italiana, ágil, poco locuaz, absolutamente consciente de los intereses en juego, ensamblada a la perfección con el mundo empresarial de su país, se ha apuntado un triunfo importante. El mérito es suyo: la culpa, nuestra. Nosotros tenemos bastante con Nicaragua y con pretender fintar a los norteamericanos. Ambigüedad calculada eso debe de ser. Ya decía don Felipe González, entre el entusiasmo de sus adictos, repitiendo un adagio chino, que gato blanco, gato negro, no importa: lo que importa es que cace ratones Esperémoslo, porque de momento en la caza estamos y los ratones no aparecen por ninguna parte. L n o m b r a m i e n t o de Manfred Woerner como secretario general de la OTAN es una buena noticia, p o r q u e s i t ú a en un puesto clave para la defensa occidental a un hombre excepcionalmente capacitado para dirigir en tiempos difíciles la Alianza. Es evidente que el nuevo clima de entendimiento entre los supergrandes, a partir de la firma del último Tratado de Washington sobre los euromisiles reclamará una adaptación de las doctrinas de la OTAN a la nueva Europa de finales de siglo, donde todos los planteamientos militares vigentes hasta ahora deberán ser revisados, algunos de ellos desde su raíz. Frente a las incertidumbres nacidas de estas previsibles mutaciones, era indispensable que la OTAN tuviese al frente de su Secretaría general un hombre enérgico y experto. Podría decirse que Man- E RELEVO EN LA OTAN fred Woerner reúne oportunamente la doble condición de hombre enérgico y de hombre experto, después de haber desempeñado a lo largo de los últimos años la cartera de la Defensa en el Gobierno alemán durante algo más de un quinquenio, demostrando en toda ocasión un temple de buen militar, a pesar de no pertenecer al Ejército como profesional de las armas. A las sutilezas diplomáticas de Lord Carrington. sucederán ahora las fuertes convicciones de Manfred Woerner, cuya fe en los principios de la defensa occidental está basada en el más ortodoxo de los códigos, guardando la necesaria solidaridad entre los aliados de las dos orillas del Atlántico. En una entrevista que publicó Política Exterior hace menos de un año. el entonces ministro de Defensa de la República Federal de Alemania resumía con claridad su pensamiento sobre las relaciones interaliadas: América tiene tanta necesidad de una Europa unida y fuerte, como Europa del apoyo de los americanos, en razón de las relaciones de fuerza que se establecen entre el Este y el Oeste A Manfred Woerner le tocará la complicada tarea de adaptar la OTAN a una situación de diálogo con la Europa oriental y de reducciones de armamento en todos los sectores de la defensa, pero es justamente dur a n t e e s t a s fases de distensión cuando pueden surgir los mayores peligros para la cohesión defensiva occidental amenazada por las siempre fáciles tentaciones de considerar resueltos los problemas, antes de que lo estén. La ingenuidad occidental es tan, antigua como la habilidad soviética para obtener ventajas en las épocas bonancibles. La necesidad del diálogo no puede confundirse con la imprudencia confiada, y por esta razón, un hombre como Manfred Woerner, a la cabeza de la OTAN puede ofrecer la garantía de que nunca quedarán confundidas la indefensión con la distensión. Con esa seguridad puede saludarse su nombramiento como un factor favorable para una Europa más firme, mejor defendida, menos dependiente, más segura de su identidad. L A creciente presión fiscal del Gobierno, actuando sobre el contribuyente con gradual intensidad anual, ha encontrado en los recursos impositivos municipales una de sus últimas manifestaciones al sustituir el aumento de los impuestos por una valoración arbitraria del valor catastral de los inmuebles urbanos afirmando sin otra prueba que todos los edificios han aumentado su valor, lo cual es en determinadas propociones falso. Y ello ocurre cuando todos los observadores objetivos consideran que la presión fiscal española comienza a asfixiar el desarrollo económico en contra de las tendencias practicadas en otros países europeos. En estas condiciones resulta de indudable oportunidad política que Alianza Popular. y la CEIM hayan comenzado una recogida de firmas contra el nuevo abuso municipal, cuyo destino final, por desgracia, no se refleja en una mejoría de los malos servicios municipales ofrecidos actualmente al contribuyente. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcet. Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (E Especiales) 8. Berasálegui (ABC Literario) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C Maribona (Continuidad) J. L Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gíáfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Vebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barrenó. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Eirternas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar Teléfonos: Centralita (rodo: os servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Tetex: 27662 ABCMOE. PuWic iWicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S, A.