Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Carmen MARTÍNEZ ANIORTE Román TORAN J. L. MARTIN DESCALZO A vacunar (I) Hoy vamos a hablar de las vacunas, algo que es muy importante para la salud y bienestar de nuestros animales de compañía. Cada vez hay que tomarse más en serio el asunto de las vacunaciones de nuestros perros y gatos para evitar males peores. Según los datos de 1986 facilitados por la Concejalía de Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Madrid se vacunaron un total aproximado de 70.000 perros, de los que 15.000 lo hicieron por primera vez y 55.000 fueron revacunados. Otros datos a destacar son los cerca de 3.000 cachorros de tres y seis meses y unos 10.000 adultos no vacunados bien por despiste de sus amos y propietarios o simplemente por despreocupación. En cuanto a gatos se calcula unos 4.000, aunque éstos son más difíciles de censar debido a que hay muchos que viven en la calle, y sobre todo que la gente todavía en gran medida desconoce que a los gatos también hay que vacunarlos. Hay que concienciarse de que la vacunación es necesaria y la mejor medida para evitar una enfermedad o epidemia de consecuencias irreversibles no sólo para los animales, sino incluso para los que conviven con éstos. Un perro o gato en buenas condiciones higiénico- sanitarias será menos propenso a las enfermedades. La legislación canina en cuestiones de vacunación está compuesta por la orden del Ministerio de la Gobernación de 17 de mayo de 1952, reformada por la de 14 de junio de 1976, a su vez modificada parcialmente por la de 16 de diciembre de 1977, y por el Reglamento de Epizootias de 4 de febrero de 1955. De todas las vacunaciones, aunque todas son primordiales, la más importante es la de la rabia, de la cual deben ser vacunados todos los perros anualmente. La vacunación antirrábica se acreditará mediante la aplicación de una chapa al collar del animal tratado la primera vez y la colocación de un sello en la cartilla sanitaria cada vez que el animal es inyectado. Cada Municipio tendrá censado y registrado el número de perros exitentes en su zona. Las campañas de vacunación se hacen anualmente. Si viaja fuera de España, siempre se le solicitará un certificado de vacunación. CALENDARIO DE VACUNACIONES Edad 6 a 12 semanas 8 a 10 semanas 12 semanas. Protección Ataque combinativo La tentación de la nostalgia Del torneo de Managua, ganado por el gran maestro soviético Kuzmin, es la partida que comento hoy. En ella vemos riesgos a que está expuesto el bando que no realiza el enroque cuando el adversario lograr abrir las columnas centrales. Blancas: Estévez. Negras: Canda. Cada vez me encuentro con más amigos que me dicen que a ellos no les gustan las Navidades, que les ponen tristes. Y yo les entiendo, porque, efectivamente, si la Navidad se contempla con ojos humanos, pronto se extiende sobre ellos el velo de la nostalgia. Son estos días de ternura, de familia, y todos cuantos hemos avanzado ya unos cuantos pasos por la vida hemos ido viendo cómo se abrían huecos a derecha e izquierda del camino. Los muertos queridos, en estos días, parecen más muertos. Recordamos aquellas Nochebuenas en las que la mesa familiar estaba más completa y cada silla vacía es como si nos excavase una fosa en el corazón. Echamos, entonces, de menos las viejas navidades de nuestra infancia. Nos acurrucamos en su recuerdo. Queríamos volver a ser los chiquillos que un día se acercaron temblando a la chimenea seguros de que los Magos habrían dejado en ella las esperanzas de nuestro corazón. Y nos parece que ningún mundo fue como el de aquellos tiempos. Y estallaríamos en llanto si no sintiéramos vergüenza de hacerlo, mayores como somos ya. Así es cómo nos instalamos en la tristeza, apesadumbrados de haber crecido tanto, doloridos de un mundo que parece escocernos por todas sus costuras. Sólo con mucho esfuerzo nos damos cuenta de todo lo que tiene de tentación esta nostalgia. Porque, sí, es una tentación. Y de las más peligrosas. Peligrosa porque es agradable de vivir. Y porque amordaza el alma. ¡Hay tantas almas acurrucadas en su pasado, meciéndose calentitas en sus viejos recuerdos, condenándose a sí mismas a no vivir más! ¡Es tan fácil cambiar el este año tengo que amar como a mí me amaron por el a mí que me sigan mimando ¡Sería tan bonito, sí, seguir siendo chiquillos, continuar constituyendo el eje de las Navidades de todos, como en nuestros tiempos infantiles! Pero en toda vida humana hay como dos platillos: uno, en el que se deposita lo que los demás me quieren a mí; otro, en el que cabe lo que yo quiero a los demás. Y resulta que en la infancia el platillo del amor recibido es siempre más abundante que el del amor dado a otros. Luego, con el paso del tiempo, la carga va pasando de un platillo a otro. Y llega un día en el que nos toca dar mucho más de lo que recibimos. Ese es el día en que nos volvemos adultos. ii i f Mi ÜL 1 E i A: 1 1 -D n J 5 i 1. P 4 R, P 4 AD; 2. C 3 AR, P 3 D; 3. P 4 D, P x P 4. C x P C 3 AR; 5. C 3 AD, C 3 A (línea elástica en la defensa siciliana. Las alternativas son 5... P 3 CR 5... P 3 R y 5... P 3 TD) 6. A 5 CR, P 3 R: 7. A 5 C, (la continuación más conocida en el ataque Ritcher es 7. D 2 D seguido de 8. 0- 0. El maestro internacional cubano ensaya un plan también muy agresivo) 7... A 2 D; 8. AxCD, PXA; 9. D 3 A, P 3 TR; 10. A 4 T, P 4 A (ante 11. P 5 R, PxP; 12. CxPA) 11. C 3 C, A 3 A; 12. 0- 00. (a cambio de ceder la pareja de alfiles, las blancas se han adelantado claramente el desarrollo de las piezas y ya amenazan 13. CxP, lo que desorganiza un punto de defensa del negro) 12... D 2 A; 13. AxC, PxA; 14. C 5 D! (un sacrificio de pieza típico en estas posiciones, a fin de abrir la columna de rey para el ataque. Después de 14. D x P T 1 CR; 15. D 3 A ante las amenazas A 2 CR y T x P las negras tendrían buena compensación por el peón, siguiendo con 15. P 4 TD y si 16. P 4 TD, TIC, para continuar con T 5 CD) 14... PxC; 15. Pxl A 2 CD; 16. DxP, T 1 CR; 17. TR 1 R A 2 R (claro está que si 17... R 2 D; 18. DXPA 7+ ganaría la torre) Moquillo. Parvovirosis. Moquillo, hepatitis, enfermedades respiratorias, leptospirosis. 4 a 6 meses. Rabia: Revacunación anual. 18. CxP! (nuevo sacrificio de caballo que da decisivo impulso al ataque) 18... R 1 D (si 18... PxC; 19. P 6 D, 0- 0- 0; 20. TxA L D 3 C; 21. T 3 D: P 5 A; 22. T 4 D, p 6 A; 23. PxP, P 4 TD 24. P 7 D R 2 A; 25. D 5 R y ganan, o bien si 22... T 3 C; 23. T 7 A DxT; 24. PxD, TxD; 25 PxT D mate, y aún 22... R 1 C; 23. P 3 C, T 3 C; 24. TxA ganando. En cuanto a 18... 0- 0- 0; Lo malo es la gente que no se resigna a 19. TxA, DXC; 20. T 3 D! AxP; 21. T 3 AD, este cambio y quiere, terca, seguir siendo niA 5 A; 22. P 3 CD, P 4 D; 23. TxA! PxT; 24. ños artificiales, bebés mimosamente atrasaD 6 T R 1 C- 25. D 7 C mate) 19. TxA! DxT; 20. CxA R 2 D (la clavada de la dama impi- dos. Y quisieran que las Navidades fueran el de la captura del caballo) 21. D 3 AD, TD 1 A; 22. tiempo de esa fuga hacia atrás. Y acuden D 4 C, (con tres peones a cambio de la cali- para ello a refugiarse en la nostalgia. Que es dad, las blancas tienen amplia compensación, aparentemente agradable, pero deja, a fin de además de la mala situación del rey negro) cuentas, esa tristeza agridulce en el alma. 22... T 2 A; 23. P 3 CR, T 4 C; 24. C 5 T, D 7 Rj 25. Hay que huir de esa tentación. Navidad tieD 4 T R 2 R: 26. C 6 A (no sirve 26. T 1 R? a causa de 26... TxP 27. R 1 C, TxP 28. ne que ser tiempo de dar. Navidad es cuando R 1 T? TXP 26... RÍA; 27. D 4 AR, T 3 C; 28. Dios se dio entero a sí mismo. Y es que, C 4 D, D 4 R; 29. C 6 R y las negras abandonaron cuando se ha cruzado la frontera de la adulante 29 TxC; 30. PxT, DxP: 31. DxPD R 2 D (Si Í 2... R 1 D; 23. C 6 R doble y 24. T 8 D tez, la única forma de ser felices en Navidad mate) 23. C 3 A y las negras abandonaron, es dedicándose a regalar la felicidad que den- Ver diagrama ante 24. CxT. tro hemos acumulado. 55