Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO Historias del más acá ME ACABAN DE ROBAR MI LEJANA JUVENTUD S I, me lii acabala de robar porque me h, in demosirado que l o d j mi vid, i íuc un e m i r un inmenvi error n, ik: tdo de mi m enuidad v de rni jo en anuir mtanhl a la Juv ücia. j A h o r a rcsull; i que nuestra nueva evtrella de O r i e n t e el pragmático eñor üorhachov. ha llamado c nservadores a los viejos revolucionarios esjalinistas L. Ue c resisten a los cambiáis que amenaza su Tamosa ii, -rL- siroika prar las obras compleías del thoT ¡i i n f a m e S t ü t i n que lo mismo nos ensertjba diaWetica üuc genética o metnca revotucion ¡iriaV Y Man? Que quieren hacer con ihin suhlmaj poliliLo y vate inmortal del verso corto? ¿Es que acaso íue Man solamente un andjriefío que- icL orrio China haeiendn- f! ginü- en v e de c ¡imhi ¡ir la Historia del mundo con la Gran Marcha? Por que nos deci estas cosas a h o r a C o r b a c h o v e s en nuestra decadencia, si Í! tínico recuerdo pur i que reci) de nuesrra a d o l e s c e n c i a es aquel temblor revolucionario? Andad ecín o j o neobolchei- iqucs. Si seiiuis asi. corréis el riesjio dc que mite de jóvenes idcalislas. ardientes v puros, no se airetun a ileriostar a Reagan como se merece, a adorar a Ortega (el de Ntcar- fgUií. no el que nene nombre de calle) ni a jusdncar las románticas aventuras de Gadañ temiendo que el día menos pensado otro nuevo GorbachtJv llame a sus jdolik conservadores v revolucionarios de desvjin. p o l ü i y olvido. Saber estas cosas ha sido para mí más triste que enterarme de que el pnmer amor de mi vida me p o n í j los cuetnos t o n el bedkil de An: i omíaYo va ni) nie apunto a nada. Chumy CHUMEZ Tratado de las buenas maneras Lección 33 EN BATA Y ZAPATILLAS ¡y eso sí que n n! ¡Que le rtnen en a SíaJJn su ni. idre. que le borren de a Historia, pero que no sirgan que sífn conser aüiues aquellos santos p. tin trc; is que fueron la l a y guia de E a priJ resfa de m i Tiempo! jQue no. repilo! ¡Que no quiero oírlo, como habría dicni Garcia l.oi ca. a las cinco de la larde v no a la ocho s cuarto, como lo dií o yo! i L l a m a r conservadores a quienes en nuestra j u v e n t u d perdida eran los revolucionar i o s los c o n s i r u c i o r e s de la nueva siK iedad. los que espantaban con su existenciii a los odiosos caicav que nos o p r i mían la ra ón v Ins y para e o sutnmos una adi lesceneia a n el Cí r Líiin ensanlírentado con el rojii de la revofuLTión anhelada? Y para eso nos suscribíamos a- Triuníov y viajábamos a Londres a com- E S c o s t u m b r e hfirrorüs ¡i en ¡jíiin purtt de b H u manidüd la de llegar it L aiida hügjr tras b aiíarí sa jornada de trabajij y ponerse inmedia Lmi. nlL una terrible bata y unas espantosas zapaLjIlas. ¿Mo lrae lii bijlü, bonila? ut k d f d r c ordinario. cnSi, car i ñ o responde su mujer, que tümbÍL n es bastante urdinaruL, de no serlo jümás haEues úlu SE; pone un haEast- v que ría ea cJü con señor no la la ¿ipUlillas cuando a casa lleE sino mif adi mas le llama nbcniTij Y es ah cuando el acto- c o n perdón- -se culmina. Se quhs loa zap lus. cuelga la ehaqueía, so ajusrj la bata, se dev liTü en sus zapatiJkta. enciende la televisión y so ifUcJa omo disecado. Esío sucede diariamcnTe en millones de ho iares de iod d mundo, ¿Qué d t b c hacer una persona norm- il para luchar conlru esta desagradable costumbre? PreciSíTmenle lo ccínlrario. A l i t c g a r a casa después de un tgíH. ador ilfa de trabajo, lo que hiiv que hjcvr es bañarse- Se baña uno, y si es con palito de g o n j j meioV. p; ini después vesíirse con ms atuendos ni; i incontixlos que Een a en el trma Í ¿I marquís de Valancey se veslía de cosaco, y nadie puede duííiir de la digrirdad del m; irqués de Valnincey. Un hombre que cena en su casa, no en a- amo ii ri botas de montar caballos saiv; ijes de l ewlaxvsJ y. merece tni mayor respelo O u i z á suponga una exageración algo cxirahmiíada. pero ame la ordinarteíí común y extendida, esic tipo de rarezas son más que conveniente Y además, el marqués de Vajancey jamáis llamo a s- u mujer í b o n i i a -La llamaba O l g a que era su nombre de pila, ptir SL- r oriunda de MÍJSCÚ, De todos ios modelos de a palílias hay uno que es inioierable. Tan intolerable uue habría de estar eontemplaifo en el Códijio Penal- Las í a n a l i l l a s marrones con d i b u j o de cuadros. Estas zapatillas, en su versión mas cara, suelen ir forradas de piel de cola de cc nej o la cuaL cuando se da dc si, emerge por los tobillos y alcanza cí íKirde del pijama. La Ticrsona, sea varón o mujer, que use al arliluj; Lo parii de cnnsai sus pies, puede pertenecer al sindicato que desee, pero nunca a un circulo disringuidt) A lo mas que puede aspirar, en caso de ser nombre, es a pretender ser elegido vieepresíoenle de una asociación de antiguos alumnos, y si mujer fuera, 1 coordinadora de barrio de la A tupación Pro incial de Amaíi de Casa. Ün ambos casos, una ver- Alfonso ÜSSIA 42