Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 A B C RELIGIÓN DOMINGO 13- 12- 87 Buena nueva Esta es nuestra fe Iglesia- María (IV) El Poderoso ha hecho grandes obras en mí, y su nombre es santo. Así canta hoy el salmo litúrgico que hay entre las lecturas. Estamos tan acostumbrados a obrar por nuestra cuenta y desde nuestra comodidad y desgana, que el bien arduo nos asusta y la verdad humilde nos decepciona. Cuando contemplamos esas vidas espléndidas en generosidad y eficacia, nos desentendemos de ellas con la explicación más fácil: Eso es un milagro Cualquier explicación nos vale, menos admitir que esas vidas son fruto del diálogo, tenso casi siempre, entre el don de Dios y Ja libertad humana. Los milagros de Jesús y los de los santos nos parecen tanto más prodigiosos cuanto más lejos andamos de ese diálogo interior con Dios. La fuerza de los mártires, la clarividencia, la paciencia, la caridad, ciertos poderes, sobrehumanos sin duda, no hay que verlos como intervenciones directas de Dios, sino como resultado de la presencia del Espíritu, proporcional a la fe que le franquean nuestras potencias. Una vez más debo reclamar más atención al lado humano de las grandes intervenciones de Dios. Una vez más hay que decir que el gran milagro de Dios, el que de verdad le gusta a El hacer, somos nosotros y todo lo que El dejó en nuestras manos. La María de la fe humilde es el mejor ejemplo de lo que estamos diciendo. María desmitifica el prodigio de lo que se da y afirma la eficacia de la gracia que se recibe. Tendríamos que entender que también Cristo nos sirve de ejemplo ¿cuándo sabremos explicar así su divinidad? a no ser que, sin que lo digamos claramente, estemos pensando (erróneamente) que ni Cristo ni María hayan sido personas libres y guiadas por el Espíritu; a no ser qtie nos empeñemos en hacer de ellos meros receptores de lo divino. Los que se asustan de lo que acabo de decir son los que menos quieren aprender de Jesús y de María. Siempre será más acción de Dios y más portentoso que El perdone mis pecados que ser por El curado de un cáncer. Esto termina haciéndolo el hombre; aquello, jamás. Sólo nuestra grosería prefiere que Dios nos cure. María fue un auténtico y continuado milagro de Dios; en Ella y por Ella obró Dios lo más grande en favor nuestro, y eso todo porque dichosa Tú que has creído, porque se cumplirá en Ti lo que ha dicho el Señor Dichosos también nosotros si creemos, porque se cumplirá también lo que ha dicho Jesucristo. La Esperanza, incluso la de Dios, está en nosotros, en nuestra fe. Nos falta fe, mucha fe para que el Espíritu sea protagonista de nuestra historia, pero también nos falta perversidad como para que ese espíritu deje de colarse en el corazón. Todos los logros de los hombres que no fueran obra del Espíritu sólo lograrían agrandar más la sima def absurdo. Yo me conformo con que respeten a la Virgen; yo quiero que María sea conocida. Lo demás, ya vendrá. Jaime CEIDE Nati Mistral: Dios es mucho más que un paño te lágrimas Nació en Madrid, junto a la calle de la Paloma. Comenzó a trabajar a los catorce años ganando nueve pesetas. Desde entonces se ha convertido en una de las grandes figuras del espectáculo. Me acogió en un pequeño camerino del teatro donde actúa y dejó, para hablar conmigo, de comer la lechuga que era su cena. Recuerdo también las lágrimas que le brillaban en. los ojos cuando me contaba sus experiencias en los barrios de Lima y la añoranza con que se refería a esos niños que no pueden ser atendidos por sus padres, ella que no ha tenido ninguno. Es una gran mujer y una cristiana enormemente preocupada por el sufrimiento de los hombres. ¿Cómo es su fe? -Muy fuerte, a pesar de los avatares y de muchas cosas. Por lo menos es lo que me sostiene, así que debe ser muy fuerte. ¿Q u é avatares? -A veces me enfado mucho con Dios por las cosas que pasan, sobre todo por el sufrimiento del inocente, de los niños, pero creo que ¡os renglones de Dios son muy torcidos y yo no los puedo entender. Dios siempre hace mil a g r o s pero a veces no es a punto. ¿Cuando un hombre comete un crimen es culpa de Dios? -No, porque somos libres, pero no entiendo por qué nos permite esa libertad. ¿Es mala la libertad? -Nos ha hecho libres para que seamos a su imagen y semejanza, pero a veces nos hacemos demasiado semejantes a El y no estamos capacitados para ello. Malaparte dice que el hombre quiere que Dios se parezca a él en lugar de intentar él parecerse a Dios. ¿Qué es la Virgen para usted? -Tengo mucha devoción a la Virgen de Zorita del Maestrazgo porque me curó a una persona querida. ¿Sólo acude a Dios en los apuros? -Dios es mucho más que un paño de lágrimas. La Virgen y Cristo lo son todo para mí, están siempre conmigo. No los tengo sólo para pedir. ¿Su fe es supersticiosa? -No, es más profunda que una superstición o que el fanatismo. ¿Modifica su vida? -Sí, hay muchas cosas que hago o dejo de hacer por ser cristiana. Por ejemplo, controlar mi genio o incrementar mi generosidad, mi entrega a los demás. También me ayuda a pedir perdón cuando me he equivocado, y me pongo en seguida mi penitencia. ¿Qué cualidad le gusta más de Cristo? -L a alegría, todo El es alegría. Quizá por eso no creían en El, porque era demasiado humano. ¿Qué ha aportado el cristianismo a la fe? -L a humanidad, la solidaridad. Por ejemplo, a las mujeres nos dignificó, como ocurre en el episodio de la adúltera. ¿Es difícil ser cristiano y artista? -En mi profesión hay gente muy buena; hubo épocas en que se daban escándalos, ahora ya no. No he tenido dificultad en ser cristiana y en ser actriz. ¿Tiene miedo a la muerte? -No, es una liberación porque me voy a encontrar con Dios. Pienso mucho en lo que decía Santa Teresa: Muero porque no muero. El infierno lo pasamos aquí y vamos hacia algo mejor. Dios nos va a salvar a todos, incluso a los peores. ¿La Iglesia? -N o está en su mejor momento. Me duelen algunas cosas, como el que no se condene lo suficiente al terrorismo. Otras veces las misas son muy pesadas y da la impresión de que el cura no siente lo que dice. La Iglesia debería poner a los mejores en los mejores puestos. Quizá hay poca fe en la juventud, hay pocos curas jóvenes y los mayores no se han adaptado. No me gustan tampoco la música de guitarra ni los gritos, con lo que me gusta la música gregoriana! Quizá hemos bajado demasiado a Dios a la a dea. ¿Qué le pediría a la Iglesia española? -No creo que esté aliada con los ricos ni que haya dejado a los pobres. Pero sí que ha sido muy permisiva últimamente; para mí, demasiado permisiva. Muchas veces los curas echan a la gente de las iglesias porque no saben tener educación. ¿Qué opina del Papa? -Está intentando poner un poco de orden, pero le está costando mucho trabajo. Quiere ante todo unir para poner más amor en la Iglesia, ¿Qué haría con el aborto? -No matar es muy importante, por eso no creo en el aborto. Pero es tremendo ver a los niños pedir para comer o verlos abandonados. Por eso creo que los padres deberían ser responsables a la hora de tener a sus hijos, y no abandonarlos después de nacer. ¿Qué les diría a los jóvenes? -No les diría nada porque no creo que me escuchasen. En cambio, diría a los que tenemos fe, a los que creemos en Dios, que debemos rezar para que los jóvenes vuelvan a la fe, porque es lo único que los puede salvar. Creo en el poder de la oración. Santiago MARTIN