Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 13- 12- 87 estamos o no de acuerdo. Seguramente no vamos a estar. Pero quien quiera situarse a la derecha que lo diga, de la misma forma que hay gente a la izquierda y se ha definido así. Que explique su proyecto con claridad a los compañeros, igual que nosotros explicamos el nuestro, que es de centro, moderado, socialdemócrata. Y que sepamos en el futuro dónde está cada uno. ¿Entonces, descarta usted la formación de un ala radical entre Izquierda Socialista y los militantes vizcaínos, similar a la que existe en el Partido Laborista inglés? -Eso es difícil hacerlo con los socialistas vizcaínos, porque desde la fundación del partido hemos representado siempre la tendencia más moderada del socialismo español, personificada fundamentalmente por Indalecio Prieto, después por Ramón Rubial, Nicolás Redondo y los que estamos ahora aquí. El marxismo nunca ha caracterizado al socialismo vizcaíno, que ha sido el ala más liberal. Entre otras razones por la influencia de Prieto. Es difícil, por tanto, que los socialistas vizcaínos formen parte de ningún proyecto radical. Seguiremos estando donde siempre, en el centro del proyecto socialista español. -Usted ha venido denunciando que en la ponencia marco se confunden los intereses nacionales con los del partido... -Efectivamente, no se distinguen cuáles son los intereses de la nación y los del partido. No es que identifique los intereses de la nación con los del PSOE, es que se olvida del PSOE. El PSOE debe de hacer un discurso propio, que es distinto del discurso nacional. ¿Y no tiene miedo de quedarse solo en el Congreso Federal? -Si identificamos la línea oficial con la ponencia marco, la inmensa mayoría está en contra de esa línea oficial, porque no se elaboran tres mil enmiendas en balde. En ese sentido, coincidimos razonablemente la mayoría de los socialistas. Yo creo que incluso a la dirección del partido tampoco le gusta la ponencia marco. No conozco a nadie que la haya defendido como buena. Ni Felipe González, ni Alfonso Guerra, ni los redactores. Cada uno de los redactores está insatisfecho con lo que han redactado los demás, y con la mezcla final. O sea, que no hay nadie que pueda decir en serio y en voz alta que ésa es una buena ponencia. Entonces, nosotros no es que mantengamos una postura diferente. Lo que ocurre es que somos más perezosos, y para hacer trescientas enmiendas preferimos elaborar una nueva. Vamos a contribuir a que se aclaren las cosas. Parece que existen problemas de identidad en el socialismo. No está claro si el socialismo es una doctrina vigente o si tiene futuro. Incluso hay gente que parece no tenerlo claro dentro del Partido Socialista. Parece, también, que no está claro cuál es el modelo de socialismo que se va a llevar en Europa la próxima década. Ni cuál es el papel del sindicato dentro del proyecto socialista. Hay un montón de cosas que tienen sumidas en la perplejidad a la militancia y a los electores. Nos parece entonces que éso es lo primero que hay que discutir. ¿Cree que Felipe González debería reestructurar el Gobierno si durante el congreso arrecian tas críticas á su gestión, especialmente en él campo económico? -Á la política económica del Gobierno yo creo que no se le critica, porque hay un NACIONAL A B C 43 Mientras se atiende el problema de la economía o la cuestión de la OTAN, nosotros hemos tenido paralizado cuatro años el tema de la sanidad La estructura del PSOE es actualmente decimonónica, ya que en la cúpula del partido es donde se aglutina el máximo poder acuerdo sustancial. Quién va a criticar que se reduzca la inflación, que se controle el déficit, que mejoren las inversiones. Lo que se critica es la política social, y seguramente con razón. Por ejemplo, en lo que respecta a la lucha contra el desempleo. ¿Entonces urge el relevo de ministros? -Esa es una competencia exclusiva del presidente del Gobierno, y yo no le voy a dar consejos sobre cuáles son las personas en las que debe confiar. Lo que sí está claro es que hay ministros que están quemados. ¿Solchaga, por ejemplo? -Felipe González suele decir que no sé qué presidente de no sé qué país europeo le dijo que confiara en el ministro de Economía el ochenta por ciento. Yo creo que se olvida que no le dijo el ciento por ciento. Le dijo sólo el ochenta por ciento, y por algo sería. A mí me parece que se deja con demasiada frecuencia que los planteamientos económicos secuestren el discurso político. -Algunos dirigentes socialistas reconocen que el Gobierno se ha venido ocupando de asuntos de Estado, y, sin embargo, ha podido olvidarse de afrontar problemas que afectan más directamente a los ciudadanos... -Ese es un hecho objetivo que todo el mundo lo ha reconocido. Pero lo que pasa es que, sin cuestionar la capacidad de trabajo de nadie, yo creo que mientras se está atendiendo el problema de la economía, de la OTAN o de la política exterior, no hay por qué olvidar la sanidad. Y es obvio que nosotros hemos tenido durante cuatro años la sanidad paralizada. Es decir, coincidiendo todos en que había graves problemas de Estado que exigían una atención preferente, sigue dando la impresión de que en el Gobierno de la primera legislatura había no más de cuatro ministros, cuando en realidad eran dieciséis. Había dieciséis personas gobernando y daba la impresión de que toda nuestra gestión se reducía a lo que han hecho cuatro. Entonces uno tiene que preguntarse qué hacían los otros doce restantes. -Tras el congreso, ¿se podría producir un acercamiento Gobierno- UGT? -E l proyecto socialista debe llevarse adelante en dos frentes: el sindical y el político. Y no se puede hacer de otra manera, aunque comprendo que haya socialistas que no piensen así. Pero quiero que lo digan en voz alta, ya que hasta ahora lo dicen solapadamente. Esos son los candidatos a un ala sin derecha dentro del partido. Son los que piensan que cabe un proyecto socialista sin sindicato. -Y los socialistas vizcaínos, ¿podrían servir como interlocutores de UGT? -Hay gente que piensa que la UGT necesita procuradores dentro del partido. Esa es una ingenuidad infinita. La UGT es más fuerte que el partido y puede desarrollar su proyecto sindical independientemente, y, gobierne quien gobierne, en función de su propia implantación. Pero el Partido Socialista no puede hacer nada sin la UGT. De manera que es el partido el que necesita a la UGT. Y cuando yo estoy defendiendo el acuerdo con la UGT, no estoy haciendo de procurador del sindicato, sino defendiendo los intereses y la supervivencia de mi partido. ¿La imagen de algunos dirigentes socialistas tras la llegada al Poder cree que ha perjudicado en cierta forma al propio partido? -Sin duda. Lo que pasa es que ahí tampoco conviene generalizar: Es cierto- que algunos socialistas se han comportado como nuevos ricos, pero eso no nos puede hacer olvidar que la inmensa mayoría siguen en la misma situación no sólo económica, sino mental. ENARAVACA, LA MEJOR ZONA RESIDENCIAL ADAVACA (2 ÚLTIMOS CHALETS DE LUJO) 405 m Parcela privada. Salón comedor de 50 m 4 dormitorios. 4 baños. Despacho. Estudio. Garaje para 2 coches. Solarium de 50 m Calefacción individual por Gasóleo. Zona común con piscina. Antena parabólica. Patio interior ajardinado habitable. Calidades y acabados de lujo. ENTREGA EN JULIO- 88 PRECIO DESDE: 32.600.000 Ptas. FINANCIACIÓN: 14 AÑOS Información en propia obra: Avda. Osa Mayor, 152 ó en PROIBINSA P de la Castellana, 140- planta 16 Tel: 405 16 14 Tienda céntrica Gran Vía interesaría artículos en depósito. Regalo, bisutería y novedades. Llamar al 241 52 26 en horas comerciales FABRICANTES O ALMACENISTAS