Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 A B C NACIONAL DOMINGO 13- 12- 87 Es cierto que algunos socialistas se han comportado como nuevos ricos Damborenea: Guerra ya no me parece tan indispensable Ricardo García Damborenea considera que es difícil que los socialistas vizcaínos formen parte de ningún proyecto radical dentro del PSOE, porque desde la fundación del Partido hemos representado siempre la tendencia más moderada En declaraciones a ABC, el secretario- Parece que algunos dirigentes del PSOE están disgustados con usted e incluso dicen que se ha atrevido a llegar con sus críticas más lejos que Pablo Castellano- Supongo que no tendrán nada que objetar a la crítica, porque donde ésta no existe campa el dogmatismo. De manera que la gente de izquierdas, en principio, debería estimular la crítica y la disidencia para evitar el mayor peligro, que es el equivocarse por unanimidad. En ese sentido, me imagino que ellos siguen siendo de izquierdas; es decir, dispuestos a fomentar la crítica y a defender la libertad. En todo caso, lo único que puedo añadir es que yo también estoy disgustado con muchas cosas que hace la Comisión Ejecutiva, con la que no estoy de acuerdo. No me gusta esta Comisión Ejecutiva. Me parece que no funciona bien, que no está cumpliendo con su obligación y, por tanto, está defraudando a los militantes y electores. De manera que si es por insatisfacción, la insatisfacción es mutua. ¿Y cuáles serían entonces los principales errores de la Comisión Ejecutiva? -E n primer lugar, su eclipsamiento, el haber renunciado a existir, al discurso del partido. El haber reducido la acción política al sostén aerifico de las iniciativas del Gobierno. En estos momentos no hay otro discurso que el del Gobierno. Estamos en una situación tan paradójica que la única elaboración doctrinal sobre el socialismo que recibe el militante y el elector es la que procede del Gobierno, lo cual es un sin sentido. Un Gobierno sólo puede elaborar un tipo de doctrina: pragmatismo. En cambio, un partido ideológico tiene que ser pragmático, pero su fundamento no puede ser nunca el pragmatismo ni el poder por el poder. Hay que tener otras motivaciones y la vista más larga que el corto espacio de una legislatura. -Desde su punto de vista, ¿deben recaer en la misma persona los cargos de presidente del Gobierno y secretario genera! de! partido? -A mí me parece bien que estén en la misma persona. Y me parece bien que Felipe González siga siendo el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE. ¿Y lo mismo opina con respecto al viceoresidente Alfonso Guerra? -E n este caso ya no me parece tan indisoensable que esté duplicando su actividad. Tampoco tengo nada que objetar que se deüque más al Gobierno que al partido. Pero, jesde luego, si aceptáramos la excepción de Alfonso Guerra aquí hay que ser muy claro. Los miembros de la Comisión Ejecutiva tienen que atender sus responsabilidades como ¡ales y mantener un distanciamiento sobre los Dlanteamientos de! Gobierno. Que sepa todo al mundo qué es lo que queremos los socialistas y qué es, de lo que nosotros queremos, Bilbao. Carlos Olave General de! PSE- PSOE de Vizcaya acusa a ia actual Comisión Ejecutiva de haber eclipsado el Partido y adelanta que la ponencia marco va a quedar desconocida. García Damborenea considera que actualmente Felipe González reúne excesivo poder, aunque por culpa del partido ría fomentar algo en ío que no creo. Otra cosa es que eso signifique que yo defienda que todo lo que hace Felipe González está bien. No. Estamos en un partido democrático en el que el poder hay que distribuirlo, y por lo tanto, Felipe González se tiene que atener a las decisiones mayoritarias. ¿Quiere decir que Felipe González reúne actualmente un excesivo poder? -Sí, aunque no creo que sea un defecto de Felipe González, sino del partido. En primer lugar, de la propia estructura, actualmente decimonónica. Es un modelo muy vertical, que va acumulando poder conforme asciende la estructura, y que termina acumulando el máximo poder en la cúpula del partido. Y eso da lugar a una gran centralización en la toma de decisiones, en el control ideológico, y casi a un monopolio. Esto es consecuencia de la estructura, independientemente de quién sea el secretario general. Nosotros queremos quebrar esa estructura, y lo proponemos así en el diseño de partido que ofrecemos en la ponencia marco alternativa. La segunda consecuencia que hace que Felipe González acumule poder excesivo en estos momentos es que el partido lo ha puesto en sus manos voluntariamente, porque todos nos quedamos un poco abrumados por la responsabilidad que representaba el Gobierno de 1982. Y nos pareció a todos que lo más prudente era cerrar filas y colaborar con nuestro máximo representante, que era el presidente del Gobierno. A mí me parece que aquélla fue una decisión acertada, disciplinaria y lógica. Pero lo que no me parece bien es que sigamos manteniendo esa actitud cinco años después. ¿Cree que actualmente el proyecto socialista se encuentra difuminado y resulta poco atractivo? -Pienso que se encuentra completamente difuminado. De hecho no existe tal mensaje, porque ese mensaje tenía que nacer del partido. Pero como el partido ha quedado eclipsado por las Instituciones, el discurso de los socialistas no se sabe dónde está. ¿Considera necesaria la creación de un ala radical que sirva de revulsivo de cara a recuperar la identidad socialista? -No creo que haya esa necesidad. Hay un ala radical en estos momentos que es Izquierda Socialista. Ha perdido algunas cabezas, pero sigue manteniendo la misma fuerza. Lo que ocurre es que en otros Congresos se le abrieron las puertas de par en par, a efectos de imagen. En este Congreso no se está facilitando su acceso. Se puede dar entonces una imagen equivocada de su influencia real. Hay, por tanto, ese ala radical, y, luego, estamos los del centro. La duda que yo tengo es sí no habrá también un ala a la derecha. Y quiero que si hay alguien que piensa que el proyecto se tiene que desplegar a otras posiciones debe definirse, a ver si lo que el Gobierno va a hacer, que siempre será una parte de nuestras aspiraciones. ¿Considera que José María Benegas no ha podido atender debidamente sus responsabilidades como secretario de Organización del PSOE y secretario general del PSEPSOE? No se distinguen cuáles son los intereses de la nación y los del partido Lo que sí está claro es que hay ministros que están (peinados -Eso ya lo anuncié en el XXX Congreso Federal, y en el Congreso de Euskadi, pero perdí la elección. -Y cree que el tiempo le ha dado la razón... -M e parece que los hechos cantan. ¿En algún momento se ha planteado encabezar una candidatura para ocupar la Secretaría General? -N o tendría ningún sentido, porque yo creo que el secretario general del PSOE debe ser Felipe González. No puedo ni tan siquiera plantearme la posibilidad de fomentar una alternativa a Felipe González, porque se-