Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 13- 12- 87 OPINIÓN A B C 37 Escenas políticas Y LA HORMIGA garras y cigarrones del partido son las que se están pasando el verano cantando. Mientras, otros, hormiguitas, muy hormiguitas, van juntando, van juntando... Y como decía la otra fábula: y tacita a tacita, pues ahí tienen a don Rafael Escuredo, pongo por caso de los que más recientemente han salido, que no solamente es multimillonario, sino que te cobra medio millón de pesetas por preguntarle que por dónde se va a la Moncioa. Escuredo es la hormiguita y Leguina es la cigarra. Leguina canta y canta, y por la boca muere el pez. Escuredo es la hormiguita que va guardando, va guardando... Cuando llegue el invierno del cambio de Gobierno, si es que llega (que esa es otra) mientras don Joaquín Leguina no tendrá nada almacenado, don Rafael Escuredo, la hormiga de la fábula, tendrá montones, y montones y montones de granos de trigo... Y ya que estamos paremio, lógicos, Sancho, añadamos un refrán: quien guarda, halla. Quien guarda todo lo que se está guardando en España en estos años, hallará que se ha labrado un porvenir muy curioso. Nunca unos abogados laboralistas entendieron tanto de Derecho Mercantil. Vinieron con una mano detrás y otra delante y ahora les faltan manos para apalear millones. Y no me invento nada, sino que refiero todo cuanto se ha contado en estos días y cuanto ha preguntado al Parlamento andaluz la coalición Izquierda Unida. ¿Ha hecho aquí alguien declaración de bienes antes de llegar a la política? ¿La piensa alguien hacer un día de éstos? ¿Quién no se está aprovechando de los despachos de influencias? Porque lo que voy a decir no se suele: ¿Quién es más sinvergüenza? ¿El que pone un despacho de influencias o el que acude a él para arrimarse al perol? Digámoslo por lo clásico, que siempre queda mucho más bonito: ¿El que cobra porque peca o el que paga por pecar? Lo malo no son los traficantes de influencias; lo peor son los traficados... Los que siguen haciendo bueno a don Francisco: Dejadme gobernar y enriqueceos... Antonio BURGOS ÚLTIMOS COLETAZOS STABAN los políticos a la violeta discutiendo acerca de si los responsables de delitos de sangre debían o no debían ser amnistiados, indultados, perdonados o reinsertados. Estaban los legisladores de pitiminí enfrascados en la tarea de derogar la ley Antiterrorista. Estaban los gobernantes y los califas del míramey- no- me- toques tratando de negociar desde la debilidad lo que no podían conseguir desde su impotencia. Y estaban las señoritas del pan pringado de la democracia investigando las torpezas de los aficionados del GAL Francia, ¡por fin! se había decidido a cerrar para los etarras el santuario de sus ciudades y pueblos fronterizos. Los franceses ponían en nuestras manos terroristas a docenas, alejaban a otros y nos entregaban los papeles de Socoa y los arhivos de Santi Potros. Don Alfonso Guerra chalaneaba con Argelia viajes de terroristas como si fueran amantes del turismo. La jueza Huerta organizaba desfiles de guardias civiles por delante de su mesa del Juzgado. Los líderes políticos acudían a la Moncioa para cerrar un pacto definitivo contra la plaga del terror. Del Ministerio del Interior salían noticias esperanzadoras, detención de asesinos, desarticulación de algunas de esas bandas que llamamos, en lenguaje militar, comandos La Policía descubría zulos ocupaba arsenales, intervenía armas, conocía previamente los planes del crimen. Las autoridades pedían ayuda (pero ¿qué ayuda? a la población civil. La voz campanuda de los políticos invertebrados anunciaba solemnemente que ETÁ estaba dando los últimos coletazos. (Desde hace algunos años todos los crímenes de ETA son, para los políticos, los últimos coletazos Y en un solo día, tres coletazos El crimen de Basauri. Ese guardia civil que es arrancado de los brazos de su esposa para meterlo, brutalmente, en la muerte. Y, sobre todo, la matanza de Zaragoza. Goma- 2 contra mujeres y niños. Las fotografías de la casa- cuartel de Zaragoza parecen las de un bombardeo sobre la población civil. Es una E ZIGZAG Un libro Regalar un libro por Navidad es una costumbre que en Italia cuenta cada vez con más adeptos. Sería excelente que en España también se extendiera. Es ahora cuando la industria editorial se vuelca ofreciendo muchas de sus mejores novedades. Tiempo propicio a la casa y al descanso, la Navidad lo es también para la lectura sosegada de un buen libro; regalarlo es como entregar una llave para acceder a la mejor comprensión de la realidad. Defender el urogallo Es el urogallo un símbolo de la fauna cantábrica: animal de especial belleza, protegido por la ley, ha estado a punto de extinguirse y aún hoy no tiene la supervivencia asegurada en su habitat natural, los Picos de Europa. Por ello, la noticia de que dos presas en el río Saja, en Cantabria, ponen de nuevo en grave peligro a esta especie, debería hacer recapacitar a los responsables de estas obras hidráulicas. El urogallo debe sobrevivir. OVIDIO En FABRICA disponemos de una sección; dedicada á muebles de encargo con precios altamente competitivos. ¡Consúltenos! Presupuestos y proyectos gratuitos, sin compromiso. ¡APROVECHE! SILLONES DE DIRECCIÓN MESAS DE DIRECCIÓN 160 x 75 cm. 46.895 ptas. 170 x 85 cm. 49.150 ptas. 190 x 95 cm. 51.962 ptas. 210 x 95 cm. 56.719 ptas. ACI 13.902 ptas. Cta. San Vicente, 42 (Frente Estación del Norte) 29008 Madrid- Te) 2421477- 78 C. Fernández de la Hoz, 78 (Junto Nuevos Ministerios) imagen de guerra en ciudad abierta. Bajo los escombros, cadáveres infantiles, mujeres destrozadas. Bajo los cascotes de la explosión, la paz hecha añicos. Ante el terrorismo repetido y brutal, ante el atentado de Hipercor y la explosión de Zaragoza, lo mejor que saben hacer nuestros políticos es mantener la serenidad. El poder y el disfrute del poder les dan una fuerza sobrehumana para conservar la serenidad en medio de la catástrofe, en medio de la hecatombe. Salen en televisión con rostro serio, expresión tranquila y voz reposada. Con asesinatos no habrá contactos afirma pausadamente el señor portavoz del Gobierno. O sea, que, después de lo de Zaragoza, han castigado a los etarras sin el postre de los contactos Los ciudadanos podemos permanecer confiados en la firmeza de nuestros gobernantes. Con los asesinos no tendrán contactos. Nada de caricias dialécticas a los criminales. Ese es el consuelo. Es fácil matar decía el señor director general de la Guardia Civil. ¡El señor Roldan ha descubierto el Mediterráneo! ¡Claro que es fácil matar! Sobre todo cuando los Gobiernos son incapaces de lograr que la justicia prevalezca sobre el terror. Sobre todo cuando parece, no ya difícil, sino imposible, que los medios formidables de un Estado imperen sobre el crimen organizado. Sobre todo cuando parece que a los gobernantes, con la mesa de las decisiones, repletas de muertos, no se les ocurre otra cosa que enterrar a los muertos, entre los desesperados improperios de los familiares de las víctimas, y pedir ayuda (pero ¿qué ayuda? a la indefensa población civil. Sobre todo cuando los que se han constituido voluntariamente en responsables de nuestras vidas no usan otros instrumentos contra el crimen que las palabras amnistía, indulto, negociación. Sobre todo cuando la condena de los políticos se limita a un comunicado sin más eficacia que la de una regañina. Y a esperar que terminen los coletazos Jaime CAMPMANY 12.836 ptas. 9.467 ptas. 28003 Madrid- TeL: 442 2577