Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 13 DE DICIEMBRE 1987 FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA E dicho en muchas ocasiones que para ser un poeta actual hay que tener en cuenta ios orígenes. Estos orígenes son diversos, pero ahora, y para señalar su importancia, me voy a referir únicamente a dos: somos hijos def cine y somos hijos del superrealismo. Quiero decir que estas dos influencias, la del cine y la del superrealismo, no solamente nos condicionan, creo que actualizan nuestra poesía, en la medida en que podamos ser actuales. Naturalmente, no pretendo que haya que hacer poesía superrealista. Lo que digo es que si no se acepta la acción del subconsciente como elemento generador de la poesía, no perteneceremos al siglo XX. Igual sucede con el cine: su existencia condiciona nuestro modo de ver la realidad. Vemos la vida de otro modo, vemos la realidad de manera mucho más concreta que los poetas del finales de siglo. Yo nací, respetadme, con e cine dice Rafael Alberti, y dice bien. Escribe lo que sabe. Es indudable la importancia que tuvo el cine para los poetas de su generación. Cuando hacemos balance- -todo balance es apresurado- comprendemos que la poesía actual debe muchas cosas a la generación del 27. La deuda la tenemos con todos los escritores de esa generación, pero si concretamos algo más los condicionamientos de esta deuda, yo diría, exagerando, naturalmente, que debemos a Guillen la precisión del lenguaje, a Lorca la pasión anímica y a Rafael Alberti la libertad poética. Cántico, Poeta en Nueva York y Sobre tos ángeles, pienso que son los libros donde se expresan las virtudes correspondientes a cada uno de estos poetas, de manera ejemplar. A nosotros, hoy por hoy, sólo nos interesa hablar de Alberti. Mejor dicho, hablar de la impresión causada en los poetas de mi generación por la aparición de Sobre los angeles. No la puedo olvidar. Este libro produjo en la joven poesía española no sólo una impresión, sino una verdadera conmoción. Como es bien sabido, ef libro apareció en el año 1929 y estaba dedicado a Jorge Guillen. (Jorge Gillén puede decirse que ha presidido nuestro renacimiento poético. Pues bien, por la fecha de aparición y por su extraordinaria calidad, Sobre los ángeles orientó la poesía de su generación hacia el superrealismo. Como ha indicado Dámaso Alonso, el superrealismo español es diferente del francés. No se produce en ét la escritura automática. Es, por lo tanto, un superrealismo dirigido, o si se quiere, conducido por la voluntad del poeta. Este se ve, perfectamente, en Sobre los ángeles, que es el libro español que da la pauta sobre este aspecto de la vanguardia. Sobre los ángeles es, indudablemente, un libro conducido por la voluntad del poeta y, además, conducido hacia sus propios fines, como veremos enseguida. Por lo pronto, diremos que utiliza la técnica superrealista, y la utiliza brillantemente, para liberar el poema de todas sus anteriores ataduras. A partir de este libro comienzan a producirse en España poemas en libertad. Las principales de estas limitaciones o ataduras creo que eran tres: la primera se refería a lo que por entonces se llamaba lenguaje poético. La segunda, a los temas que se debían tratar en la poesía. La tercera estaba referida a la actitud histórico- social del ABC REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID H RAFAEL ALBERTI O LA LIBERTAD POÉTICA Creo que debemos recordar, ahora, lo que nos dice C. M. Bowra en la presentación desús obras completas: En Sobre los ángeles, Alberti muestra cómo una experiencia que parecería ser deprimente y desvitalizadora poeta. Pues bien, Sobre los ángeles mantiene puede tomarse en alta poesía. Sin duda, paruna actitud revolucionaria frente a todas ellas: te de este hecho es producto del espíritu la palabra, los temas y la actitud social. Sobre combativo que Alberti demuestra en su lucha los ángeles representa la rebelión de la poecon las circunstancias, pero en parte le viene sía frente a cualquier conformismo. Esto es lo de su magistral dominio de una técnica moque tiene este libro de común con la actitud derna. Es indudable que sin un dominio técsuperrealista, y esto es lo que teñe también nico extraordinario no se hubiera podido escride común con los que por entonces éramos bir un libro en donde están presentes tantas jóvenes. La aparición de Sobre los ángeles cosas, pues suma la poesía artística y la poefue para todos los poetas de aquel tiempo sía popular, modifica esencialmente el lenguauna declaración de libertad. Conviene aquí decir que esta actitud van- je poético, maneja muchos de los temas que guardista (asi soh a decirse) no andaba sola hasta entonces se consideraban prohibidos, y, en fin, es el primer exponente de la rebelión en este libro. Estaba apareada con la venerasurrealista, en sus aspectos fundamentales. ción que siempre había sentido Alberti por la Pero creo que esto no es todo; es preciso poesía popular. En rigor, este libro tiene una aludir también, ya que nunca se ha hecho, al técnica surrealista, pero es un libro que sigue carácter del libro. siendo suyo: es decir que sigue conservando Sobre los ángetes es un magistral libro de una de las características principales de su amor. De amor perdido, desde luego. En uno poesía: la devoción por lo popular. Este es su gran secreto. No interrumpe la evolución de la de sus poemas se dice que cuatro sombras malas sacaron a su amada de su corazón y la poesía de Alberti: la perfecciona y acrisola. sacaron muerta: Siempre he pensado que en este libro llega su técnica a la máxima perfección, pero tamSin posible retomo. bién a su máxima apropiación. Aceptando la Muerta. técnica surrealista, va a cumplir de igual Un magistral libro de amor dividido en tres modo con su tiempo y consigo mismo. Era partes. En la primera, la amada está presenentonces un modelo a seguir, y lo ha seguido te, al mismo tiempo viva y muerta. En la prisiendo hasta nuestros días. Recordemos sus mera parte, la amada no se acaba de morir y versos: el dolor del poeta no acaba de expresarse. El paraíso perdido del amor es igual que una Dándose contra los quicios, pregunta vacía. Una pregunta, además, que contra los árboles. nadie ya a hacerle, o bien una pregunta, ya La luz no le ve, ni el viento, extinguida, que el poeta se hace a sí mismo. ni los cristales. Es la parte más viva y la que más recuerda la Ya ni los cristales. poesía popular. En la segunda parte, el paraíso perdido del amor se reconstruye por medio No conoce las ciudades, de los ángeles. En esta parte la poesía equino las recuerda. vale a una restitución. Recordemos al Ángel Va muerto, bueno: muerto, de pie, por las calles. Vino el que yo quería, No le preguntéis. ¡Prendedle! el que yo llamaba... No, dejadle. Aquel que a sus cabellos Sin ojos, sin voz, sin sombra, ató el silencio. ya sin sombra, Para, sin lastimarme, invisible para el mundo, cavar una ribera de luz dulce en mi pecho para nadie. y hacerme el alma navegable. En la tercera parte el paraíso perdido del Estos versos siguen siendo populares. Reamor lo ha devastado todo. Esta devastación presentan en la obra de Alberti lo popular en llega fiasta su niñez. La niñez del poeta es resu más alto grado de estilización. Lo popular, creada, para que no termine, para que no se no lo folclórico, que es su caricatura. acabe de acabar. Esta tercera parte es la más organizada y surrealista del libro. La más brillante. La más recordada: No habían cumplido años ni la rosa ni el arcángel, todo anterior al balido y al llanto, cuando la luz ignoraba todavía si el mar nacería niño o niña. O bien cuando la amada paseaba con un dejo de azucena que piensa. Me da pena acabar este artículo. No quisiera acabarlo. En fin, para terminar sin acabarUN 50 %lo, me gustaría añadir que en Sobre los ángeles, la poesía intenta entablar el diálogo imposible, y establecer la habitabilidad del paraíso perdido. Justo es decir que lo consigue plenamente. Luis ROSALES de la Real Academia Española