Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 8- 12- 87 ABC DE LA EDUCACIÓN A B C 57 Los docentes, amedrentados y sin recursos para resolver los problemas de indisciplina Los responsables de los centros se sienten desasistidos por el Ministerio y acusados por las asociaciones de padres escolar son titulados de grado medio o superior. Estas condiciones inciden lógk mente en las motivaciones de los, estudiantes, afirma Roberto Salmerón, profesor del Instituto Mana Zambrano de esta localidad. En general, es un alumnado con pocas expectativas de acudir a la Universidad y que se ha formado en un ambiente familiar donde se fe da poca importancia al estudio. ¿Si viene aquí un profesor que ha trabajado en el centro de Madrid o en Institutos de pueblos más o menos grandes, se le cae el alma al suelo confiesa Roberto Salmerón, -refiriéndose a la peculiar disposición de los alumnos en las aulas. Esta falta de interés de los chicos, que encima tienen que sufrir, por lo general, el mal estado de instalaciones, y la escasez de medios, repercute en los profesores, que se quejan dejíia falta de. incentivos que reciben para desempeñar adecuadamente su labor. El Ministerio de Educación tiene que hacer un esfuerzo por incentivar a estos profesores, que: trabajan en condiciones un poco más duras que en otros centros afirma Eloy Hernández. Frente a esto, el Ministerio responde con un elevadísimo número de profesores en estos centros en situación de expectativa de destino. El número de profesores tampoco parece ser el que realmente se necesita, y es muy frecuente que la adjudicación de plazas llegue tarde, mal y nunca Hace tres años que se murió un profesor del Instituto María Zambrano y el Ministerio cubre ahora la plaza afirma un docente del citado centro. problema, a su juicio, es más lo- determinadas respecto de los. que que no podemos hacer nosotros estudian en otros institutos del cenque lo. que puedan hacer los alum- tro de la ciudad, o de su zona norte. nos En cuanto adoptamos una Eloy Hernández, director del Institumedida sancionadora, se nos echan to Juan Gris, de Móstoles, afirma encima las asociaciones de padres, que los alumnos son encantadoen clara injerencia en nuestros res pero otra cosa muy distinta es asuntos, y actuando muchas veces su papel como estudiantes. A su juien obediencia al peligroso presu- cio hay una falta de rendimiento y puesto de que por principio, los. pa- de interés más acusadas que en dres no pueden ponerse del lado otros centros, y en parte explica esta situación por la extracción fadel profesor En los centros públicos del cintu- miliar de estos alumnos, que en gerón industrial de Madrid no es que neral no encuentran hábitos de eshaya más violencia o que los chicos tudio en sus casas. En Leganés, sólo el 1,2 por 100 sean más brutos, es que los alumnos presentan unas características de los padres de toda la población Directores a dedo Ante este cúmulo de problemas, nadie quiere hacerse cargo de los institutos. Eloy Hernández es el único director de un Instituto de Móstoles que ha sido elegido por los órganos de gobierno del centro, como es preceptivo. Sus compañeros en la dirección de los otros Institutos ha tenido que ser nombrado directamente por el Ministerio. Supongo que lo hacemos por un inexplicable sentido de vocación profesional, porque viéndolo fríamente no merece la pena ocupar este puesto confiesa Eloy Hernández. Veinticuatro mil pesetas es el sueldo mensual que recibe un director por ese concepto, lo que a todas luces los directores de los Institutos consultados consideran como insuficiente, puesto que encima tenemos que lidiar con problemas de dobles turnos y falta de medios humanos y materiales Muy poca compensación para que todo esto funcione día tras día, semana tras semana afirma el director de un centro de Alcorcón. La guinda de este amargo pastel es ni más ni menos que las circunstancias que a la salida del colegio rodean á los alumnos. A la puerta de estos institutos, lo más normal es que se venda droga o que limpien a los muchachos al salir de dase Pero tal vez la peor salida es el adiós definitivo al Instituto. Al otro lado, pocas posibilidades de continuar los estudios y muchas de terminar engrosando las listas de parados. María de! Mar RODRÍGUEZ ial pedagógico más buscado mayor proporción en la zona sur de Madrid. Sin duda- añade un representante de esta organización estudiantil- ésta es la zona más desfavorecida de toda la Comunidad autónoma en cuestión de medios educativos. tado varias veces para denunciar las lamentables condiciones en las que estudian sus hijos, han declarado a nuestro periódico los enormes riesgos que sufren los escolares al acudir a las aulas. El día menos pensado se produce aquí un cortocircuito, pues las goteras afectan directamente a la instalación eléctrica manifestó el padre de un alumno de este centro. En el Beato Simón de Rojas, muchas de las aulas carecen de cristales, aunque, eso sí, han sido convenientemente sustituidas por colchones de gomaespuma, tablas de madera y otros objetos y materiales inservibles, con la consiguiente falta de luz natural y aspecto cercano al chabolismo. En este mismo colegio los lavabos están en el exterior y cuando llueve se inundan las aulas, que están en barracones prefabricados Aunque lejos de esta deprimente situacióOídos Institutos de la zona sufren la. íalta de material y de profesorado; y en su mayoría están sometidos; a dobles turnos, con las consiguientes protestas por parte de los padres y alumnos, que se han sucedido desde el principio del curso escolar en estas zonas madrileñas económicamente menos favorecidas. El secretario del centro Móstoles VI, Instituto donde un alumno efectuó un disparo en medio de un examen de Matemáticas, afirma que hace más de un año que pidieron el material que necesitaban y nos llega ahora, después de mil peticiones y protestas, pero han tenido que pedirlo los- alumnos para que nos lo den El- recién llegado material, afirma el secretario del Instituto, no consiste en sofisticados medios de apoyo pedagógico, sino en simples sillas donde sentarse y mesas donde escrfcir. Colchones en las ventanas En estas condiciones parece que los que todavía consiguen una plaza en estos infradotados centros deben considerarse en cierta irónica forma como unos privilegiados. Un ejemplo de esta mala dotación escolar en eí extrarradio madrileño son los colegios Fausto Fraile y el Beato Simón de Rojas, de Móstoles. El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid llegó a elaborar un informe sobre el Fausto Fraile, al que declaraba cercano a la inhabitabilidad. Los padres de los alumnos de este centro, que va se han manifes