Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 ABC ABC DE LA EDUCACIÓN MARTES 8- 12- 87 El disparo efectuado por un alumno en las aulas del Instituto Móstoles IV durante un examen de Matemáticas ha sido el detonante sobre el problema de disciplina que padecen numerosos centros públicos. Aunque muchos lo interpretan como un hecho aislado y todos niegan que los muchachos sean delincuentes o futuros delincuentes, los profesores confiesan que se lo piensan dos veces antes de adoptar medidas disciplinarias para castigar a un alumno. En general, el No es que nos vayan a tener que pagar un plus de peligrosidad por trabajar en las aulas, pero ios profesores nos sentimos un poco asustados por estos hechos y otros parecidos aunque quizá de menor envergadura afirma un profesor del Instituto Móstoles IV, donde un alumno de último curso de BUP realizó un disparo cuando sus compañeros realizaban un examen de Matemáticas. Con la naturalidad del que saca un bolígrafo del plumier, C. R. dé dieciséis años, montó una escopeta de caza del calibre 16 y se dirigió al profesor ante el que hizo un disparo que, por suerte dio en el techo. estudiante recibe el apoyo de las APAS, que son, al fin y al cabo, sus padres, y cuyas relaciones con los profesores son algo antagónicas, según confiesan estos últimos. El personal docente espera que se apruebe su estatuto jurídico y otras normas que les amparen. Esta situación parece más conflictiva en los Institutos del cinturón industrial de Madrid, cuyos alumnos reciben menos estímulos para estudiar y están más expuestos a un clima dé delincuencia y drogadicción. el Consejo Escolar son siempre re- cidad de tomar medidas disciplinavisadas por el Servicio de Inspec- rias sin contar con la aprobación de ción Técnica del Ministerio de Edu- una instancia superior que, por re- Falta de rendimiento y desinterés, problemas más comunes entre los estudiantes del cinturón industrial Nadie quiere ser director de instituto ante la enorme carga de problemas. cactón, órgano que en todos los casos tiene la última palabra. La mayoría de los expedientes abiertos el año pasado fueron contradecidos por la Inspección, que en todos los casos de expulsión obligó a los centros a readmitir a los alumnos. Algunos docentes han manifestado a nuestro periódico la tendencia de la Inspección a readmitir a estos, alumnos conflictivos quizá a falta de alguna solución más feliz no sólo para el alumno, sino también para la vida de los propios centros. Lo que en definitiva se reclama para los órganos de gobierno de los centros es precisamente esta capagla general, parece llevarles la contraria. En cualquier caso, los profesores están de acuerdo en afirmar que el hecho no debe entenderse como algo general y extender la opinión, falsa, de que en esta zona los alumnos son delincuentes o predelincuentes y su comportamiento entraña graves riesgos para el trabajo de los profesores, que estañan más preocupados por cuestiones de pequeñas faltas disciplinares. La imposición de la disciplina en las aulas es, para muchos docentes, una condición puramente personal. Hay que saber imponerse afirman algunos profesores; otros piensan que ¡a cuestión se reduce a tener cierta soltura y un poco de oficio Pero tampoco faltan las voces, bastante numerosas, de los que opinan que los alumnos tienen la sartén por el mango. Y, como consecuencia, se lo piensan dos veces antes de reprender a un alumno. Según una profesora de (Instituto Leganés VI, que como la mayor parte de los docentes entrevistados por nuestro periódico prefiere que se omita su nombre, no es que los alumnos se hayan embrutecido, ni que se hayan subido a la parra El Chiquilladas y estupideces La imagen pública que se ha ofrecido de los hechos ocurridos en el Instituto Móstoles IV ha provocado las protestas de numerosos profesores de la zona. El claustro de profesores del Instituto Manuel de Falla, de Móstoles, lamenta la versión del padre del autor de los disparos, quien ha calificado de chiquillada lo hecho pof el joven. Entendemos que un padre no hable en contra de su hijo, pero lo menos que puede hacer es guardar un discreto silencio, pues si califica los hechos de chiquillada se arriesga a que nosotros califiquemos sus declaraciones de estupidez De preocupante tildan los profesores la actitud de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Móstoles, que se apresuró a solidalizarse con los alumnos, pero no con los profesores, y ni siquiera ha condenado públicamente el hecho Pero lo más grave, según los docentes, es que el primero en guardar un vergonzante silencio ha sido el Ministerio de Educación, que la tarde de los sucesos no envió ni siquiera un inspector al centro én cuestión, cuando se ha apresurado a hacerlo para otras cosas mucho menos importantes La primera medida disciplinaria que se suele adoptar en estos casos es la expulsión inmediata del alumno, pero las sanciones tomadas por el claustro de profesores y Sillas para sentarse, el ma Móstoles, Leganés, Costada, Alcorcen y otras ciudades del cinturón industrial de Madrid sufren las peores instalaciones de los centros públicos de enseñanza de toda la Comunidad autónoma. A la falta de plazas, que se cifra en más de ocho mil sólo en Móstoles, hay que añadir las pésimas condiciones de algunos centros que sufren inundaciones, cristales rotos y hasta ventanas cubiertas con colchones. Los docentes reconocen que hay tacular crecimiento de la población centros públicos privilegiados y de la zona, cuyos índices de nataliotros olvidados por el Ministerio de dad se encuentran a la cabeza de Educación. Por desgracia, nos ha las estadísticas españolas. Sólo en tocado trabajar en estos últimos Móstoles, se estima que la falta de manifiesta el director de un Instituto plazas escolares alcanza a más de de Móstoles. La opinión generaliza- cinco mil alumnos en Preescolar, da es que los alumnos de las zonas cerca de setecientos en EGB, y aleconómicamente más deprimidas rededor de dos mil en el Bachilleradeberían recibir más incentivos al to. Las cifras son similares proporestudio, y en cambio sólo recogen clonalmente a la población de Legadificultades. nés, Parla y Alcorcón. La falta de plazas es uno de los Año tras año, las planificaciones problemas que tienen que afrontar elaboradas por los Ayuntamientos las familias que viven en estas zo- de estas localidades no coinciden nas. Parece consecuencia directa cor; las plazas que oferta el Ministede una mala planificación de equi- rio de Educación, que se queda sispamientos educativos, que no ha temáticamente corto en sus previcorrido de forma pareja al espec- siones. El Ayuntamiento de Mósto- les, por ejemplo, pide para el próximo curso cuatro centros de EGB y dos Institutos, mientras que el Ministerio sólo oferta tres colegios y un Instituto. Los más perjudicados en este tira y afloja de Imprevisiones son los alumnos que repiten último curso de EGB, para los que no hay plaza en ningún sitio. Los dobles turnos en los Institutos aparecen como la mejor solución para conseguir una completa escolarizaclón de estos niveles educativos en la zona, sin tener que realizar inversiones en contrucctón para los nuevos centros que se reclaman. Según el Sindicato de Estudiantes, aproximadamente el 30 por 100 de los Institutos de Madrid tiene que soportar los problemas de doble turno Esta doble utilización de los centros, que impide a los alumnos de un turno usar la biblioteca y las otras instalaciones en las horas del otro turno, se da en