Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 7- 12- 87 CULTURA -ABC, póg. 35 Los revolucionarios también lloran: Biyarin, rehabilitado en un relato que publica su viuda Primera biografía soviética que favorece al político depurado por Stalin El carácter emotivo, de llanto fácil, de profundas depresiones sin motivo y otras facetas inéditas de la personalidad de Nikolai Bujarin son reveladas por su viuda, Ana Larina, en el relato que hace ésta de los últimos días del famoso La historia comienza con el relato de cómo, en 1918, Bujarin acudió a visitar a una famosa adivina de Berlín, que le pronosticó que sería fusilado en su propio país. ¿Insinúa que el sistema soviético va a caer, y yo seré fusilado? preguntó Bujartn. Yo no le digo bajo qué sistema va a morir, sólo le digo que le van a fusilar en Rusia contestó la adivina. A aquella visita el bolchevique acudió acompañado por su antiguo amigo el revolucionario Sokolnikov, quien más tarde declararía contra Bujarin durante el juicio- farsa organizado por Stalin contra su rival político. Bujarin se encontraba cazando en las montañas del Pamir cuando recibió las primeras noticias de las acusaciones lanzadas contra él. Regresó entonces a Moscú y, en el aeropuerto, las primeras palabras que le dijo a su esposa fueron: Si hubiera sabido antes todo esto, ya me habría pegado un tiro Su viuda cuenta que Bujarin era de carácter complicado imprevisible depresivo, emotivo y sensitivo hasta rozar la histeria El día en que murió Lenin, dice Ana Larina, le vi llorar como una mujer Moscú. Alberto Sotillo revolucionario ruso que terminó siendo fusilado por Stalin tras su oposición a la colectivización de tierras e industrialización forzada de la URSS. La narración, publicada por la revista Ogoniok, es la primera que favorece a Bujarin. que no hay que apresurarse con los hechos El dictador se hacía pasar todavía por su amigo. Incluso cuando era desalojado de sus habitaciones en el Kremlin, Bujarin recibió una llamada telefónica de Staün, que le aconsejó que mandara al diablo a aquellos tres sujetos que le conminaban a abandonar las que fueron dependencias de la esposa de Stalin, adonde Bujarin se mudó, por consejo del dictador, tras el suicidio de aquélla. Encanecido en pocas semanas, muy nervioso y afectado por el curso de los acontecimientos políticos y personales, Bujarin se declaró entonces en huelga de hambre hasta que se retiraran las acusaciones lanzadas contra él. Una huelga de hambre rigurosa, en la que, según su esposa, montaba en cólera si observaba que ella le ponía unas gotas de zumo en el agua que tomaba. que Stalin disfrazó de imparcialidad la persecución política a que le sometió. Varias veces mantuvo la ilusión de poder arreglar su situación tras una discusión con Stalin, de quien había sido aliado político cuando éste utilizó su oposición a la industrialización forzada para hacerse con el poder en el partido. De la gravedad dé la campaña que se lanzó contra él sólo se daría cuenta cabal durante el Pleno del Comité Central en el que fue acusado de conspirar para asesinar a Kirov (muerto, según numerosos historiadores, por orden de Stalin) Aquí te presento a tu humilde traidor, terrorista y conspirador fueron las primeras palabras que pronunció ante su esposa al regresar de un tormentoso Pleno, en el que, según le contó a su esposa, el único que aparentó conservar la calma fue Stalin, quien sólo tomó la palabra para repetir Incomprensiblemente, sin embargo, volvió a capitular una vez más. Abandonó la huelga de hambre y se humilló para pedir perdón al partido. Poco después recibieron una llamada telefónica en la que se conminaba a Bujarin a que se presentara ante un Pleno del Comité Central, convocado tras el fusilamiento de Ogorzhikidse. Bujarin sabía que no volvería de aquella reunión. Mensaje al futuro Entonces, cuenta Ana Larina, puesto de rodillas le rogó que cuando pasaran los años contara al mundo la falsedad de las acusaciones y pidiera su rehabilitación. Le hizo memorizar a estos efectos una carta dirigida a las generaciones futuras del partido Esto, concluye su viuda, es lo que ella ha hecho al dirigir a Mijail Gorbachov una carta en la que pide la rehabilitación del famoso revolucionario, a quien el líder soviético criticó en el LXX aniversario de la Revolución, tildándole de escolástico y teórico libresco que se equivocó al oponerse a la colectivización del campo. Pese á todo, Larina dice que respiró con alivio cuando escuchó la intervención de Gorbachov, en la que éste hizo también algunas valoraciones positivas, pues, señala, era el primer juicio no descalificador que oía acerca de su marido después de cincuenta años. De hecho, la aparición de este largo relato en una revista de gran circulación, ilustrado con varias fotografías del revolucionario, puede ser considerada un paso adelante en el difícil camino de su rehabilitación, en el que aún deben ser superadas varias oposiciones. Ana Larina completa su relato con recuerdos de su infancia, transcurrida junto a su abuela, a cuya custodia le entregaron sus padres, amigos íntimos de Bujarin y Lenin, dados por completo a la causa revolucionaria. Brodsky pide que no se olvide a los exiliados que no son escritores Viena. Efe Josep Brodsky, último premio Nobel de Literatura, ha pedido a la Conferencia de Escritores Exiliados, clausurada ayer en Viena un minuto de silencio por aquellos que también están fuera de su patria y viven incomparablemente peor que los escritores Brodsky, que al igual que el La mayoría de los presentes español Fernando Arrabal excu- en la reunión coincidió con esta só en el último momento su asis- valoración del exilio privilegiatencia a la conferencia, envió un do de los intelectuales; por el telegrama en el que citaba a los contrario, el llamamiento que lantrabajadores turcos de Centroeu- zó el alemán Horts Bienek para ropa, a los barcos llenos de emi- que el éxodo de los escritores grantes vietnamitas en el Pacífi- deje de ser un estado y se conco, y a los que huyen del ham- vierta en lucha encontró poco bre de Etiopía. Nadie- decía- eco entre la treintena de particiha contabilizado nunca a estas pantes en este encuentro dé tres personas, y nadie lo hará ja- días en el Palacio Imperial de más. Viena. Lágrimas de rabia En otra ocasión en que regresó de un viaje por el campo, en el que había contemplado las consecuencias devastadoras de la colectivización de tierras en el aspecto famélico de unos niños, se derrumbó sobre un sillón y se puso a llorar inconsolablemente, con histeria. No es que fuera una vieja llorona- puntualiza su viuda- Era fuerte, austero y rudo consigo mismo... Pero se dejaba arrastrar por su carácter emotivo Con sus rivales políticos podía ser furibundo e. incluso malvado pero tenía una acentuada- tendencia a capitular enseguida y a terminar declarando su arrepentimiento aunque no creyera en ello. Este comportamiento lo evidenció en más de una ocasión durante el largo proceso de investigación con el DILEMA Lo absoluto se puede alcanzar en una milésima de segundo; lo relativo son años. Hay, pues, dilema. Que cada uno zanjará según sus propias inclinaciones. Si contesta lema escoja éste, si ma aquél. Julio CERÓN