Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ABC INTERNACIONAL -La cumbre de Washington- LUNES 7- 12- 87 Fuerzas convencionales de OTAN y Pacto de Varsovia OTAN RECURSOS HUMANOS Total fuerzas tierra Total reservas fuerzas tierra NUMERO DE DIVISIONES En tiempos de paz Con movilización reservas Total en guerra EQUIPO FUERZAS TIERRA Carros de combate pesados Vehículos Infantería (MICV) Artillería Morteros 120 mm. y más Piezas anticarro en tierra Piezas anticarro en helicópteros Piezas antiaéreas Misiles tierra- aire (SAM) Helicópteros armados AVIONES DE COMBATE Bombarderos De ataque Interceptores- combate FUERZAS NAVALES Submarinos Portaaviones Cruceros Destructores Fragatas Corbetas Lanchas rápidas Dragaminas. Unidades anfibias 1271 3 2.992.000 5 502 000 2.829.000 5 348 000 PV Tras las burbujas del champaña reposa un fondo depreocupación enla OTAN Evocado el fantasma de un posible Pearl Harbour soviético Bruselas. Andrés Garrigó Adormecida por la euforia de un acuerdo de abolición de misiles entre supergrandes, Europa se ve invadida al alba de un día por masivas fuerzas soviéticas. Desbordado, el comandante supremo de la OTAN sólo puede rendirse o recurrir al arma atómica. Este viejo argumento vuelve a estar de actualidad. Incluso los ministros de Defensa de la OTAN hablaron oficialmente en su última sesión de un posible Pearl Harbour soviético. Tras las burbujas del champaña con el que los Gobiernos europeos celebran el primer acuerdo de desarme asimétrico con la Unión Soviética subyace un poso de preocupación. ¿El precio de la seguridad va a resultar ahora más caro? Todo el equilibrio de un cuarto de siglo empieza a tambalearse. Hay que repensar ahora el modo de garantizar que la vieja pesadilla arriba esbozada no se haga nunca realidad. La realización de nuestro objetivo prioritario, que apunta a la eliminación de los medios de que dispone el Pacto de Varsovia para lanzar un ataque sorpresa y una acción ofensiva de envergadura, sería un gran paso hacia una mayor seguridad y estabilidad. Eso dice el comunicado final de la reunión de los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas el pasado día 2. Cuando hablan de ataque sorpresa no bromean. Y es significativo que lo mencionen cuando ya dan por hecho- aprobándolo- el acuerdo Reagan- Gorbachov. Se deduce de ello que dicho acuerdo histórico no tiene entre sus posibles efectos el de preservarnos contra una invasión imprevisible con fuerzas convencionales. Es esa lógica la que lleva a los aliados a plantearse dos alternativas: o nos rearmamos para evitar cualquier disgusto o, por el contrario, conseguimos que Mijail Gorbachov reduzca su aplastante superioridad de tanques y cañones. El secretarte general, lord Carrington, y los ministros de los distintos países de la OTAN, ven en el acuerdo INF del día de la Inmaculada la recompensa a los esfuerzos- políticamente costosos- de despliegue de euromisiles aliados, en ejecución de la doble decisión de 1979. Si hubiésemos hecho caso a los pacifistas- d i c e n- nunca nos habríamos quitado de encima los SS- 20. Por esa regla de tres, si queremos ahora que los rusos rebajen su superioridad convencional y destruyan sus enormes reservas de armas químicas y biológicas (que la OTAN no almacena en Europa) habría que reforzar la componente no nuclear de la estrategia flexible aliada. La cuestión es: how much? ¿cuánto cuesta? y who pays? ¿quién paga? Es casi el mismo discurso que en la CEE y, como en la Comunidad, no hay voluntarios para pagar los primeros. Los Estados Unidos, debilitados por su impresionante déficit y la crisis del dólar, se ven obligados a recortar el fabuloso presupuesto militar que el halcón Caspar Weinberger logró amasar con éxito innegable. Los europeos, cada vez más ricos, siguen gastando en defensa la mitad que los americanos y varias veces menos que los soviéticos. Si no más, que hagan mejor dicen los responsables de la OTAN, que proponen integrar la planificación y fabricación de armamentos para evitar duplicaciones y ahorrar tiempo y dinero. Un ejemplo patente de la caótica situación actual es la ausencia de un sistema de identificación de aviones válido para todos los aliados. En las maniobras resulta que hasta un 60 por 100 de los aviones amigos serían derribados por la Alianza, por carecer de sistemas electrónicos armonizados. Para la Unión Soviética, en cambio, el acuerdo INF tiene una doble ventaja política a largo plazo. La ofensiva de paz de Gorbachov- opinan algunos expertos aliados- persigue, en una primera etapa, hacer inoperante la garantía atómica americana. La desaparición de los Pershing- 2 y misiles de crucero va en esa dirección. En una segunda etapa esperan conseguir la salida o expulsión de los 345.000 soldados americanos de Europa. Esos objetivos no son nuevos, pero la aparición del carismático Mijail Gorbachov coincidiendo con el periclitar del caquéctico Ronald Reagan acelera el proceso desestabilizador, opinan. Mientras Europa no se encuentre a sí misma y dé el gran paso de la integración política, los esbozos de cooperación representados por la brigada francoalemana no son una respuesta al nuevo desafío que el tratado INF lanza a Europa. Por ahora, la única garantía de seguridad es cerrar filas dentro de la OTAN y no permitir que se debilite la conexión americana. En ese sentido- concluyen los expertos- es el peor momento para la demagogia antiatlántica. 131 +137 +72 1991 3 268 30 500 8.000 21 500 2.600 18 5000 1.620 8.400 3.000 2.020 68 300 34.400 50 400 13.600 23 600 1.370 15.100 16.150 2.130 1.182 3.119 5.265 518 5.157 1.763 238 37 39 167 272 22 301 6 37 64 75 133 j 168 252 250 38 621 264 553 626 415 427 123 390 235 12 219 336 FUERZAS AEREAS NAVALES Bombarderos De ataque Interceptores- combate Lucha antisubmarina Helicóp. antisubmarinos... Fuente: Military Balance 1987- 88 SE por 37.55 J pts. mes. c. SIN ENTRADA La Publicidad le informa. Le pone al día de las últimas novedades. Recuerde que la decisión de compra siempre la toma usted. EIMPORTANTE MINISTERIO Di SANIDAD YCOHSUMO