Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 3- 12- 87 ESPECTÁCULOS A B C 99 Semana del cine francés Festival de Cine de Huelva El grito de Chabrol y el lugar de Téchiné Traer lo último de Chabrol fue, en los años setenta, la obsesión de los organizadoiños res de festivales de cine en Eurooa. Chabrol Europa. es era, con Truffaut, el más asequible de los creadores de la nouvelle vague que se hacía progresivamente clásica a golpe de manivela y calendario. Hoy, un programaescaparate, como éste de la Semana, sigue adornándose adecuadamente si exhibe el último Chabrol que es, precisamente, este grito, mesurado y modulado, Le cri du hibou basado en una novela, densa y llena de recovecos y anfractuosidades dramáticas, como todas las suyas, de la veterana y siempre en línea Patricia Highsmith. En Le cri du hibou Chabrol cuenta la historia de Robert, un diseñador que se enamora de Juliette, una mujer inestable y misteriosa que vive en una mansión aislada, en el campo. Juliette está prometida a Patrick, un hombre superficial sin personalidad acusada. Robert, por su parte, ha huido de París y, sobre todo, de Veronique, su mujer, absorbente y dominante. Las relaciones entre Robert y Juliette son difíciles, con ella obsesionada por laidea de la muerte y con Patrick violentamente celoso. Se produce un enfrentamiento entre los dos hombres. Patrick desaparece, misteriosamente, poco después. Robert aparece como culpable... Chabrol emplea, lógicamente, los métodos y sistemas chabrolianos. Quiere esto decir que la sutil complejidad de los personajes de Patricia Highsmith queda prácticamente anulada. Que donde había un diseño meticuloso y complicado, un tejido sentimental tan rico como contradictorio, queda un trazo grueso, una conducta bastante lineal. Hay una puesta en escena, una realización, acaso demasiado clásica. El universo de Patricia Highsmith, asiduamente frecuentado por el cine, tal vez no fuese a la medida de las coordenadas chabrolianas. Pero Chabrol, con todo, lleva a cabo una labor pulcra y eficaz, equivocando, como mucho, la caracterización de algún personaje. La lectura de cualquier novela de la Highsmith- y en especial Le cri du hibou isi se quiere- suele afectar á los fantasma) fantasmas personales de cada lector, sumiéndole en ut un estado de activa v estimulante incomodidad, inoimorliriad y al sentirse hasta cierto punto identificado en las miserias, grandezas, vacilaciones y aciertos de los protagonistas. Y con Ghabrol, todo queda en un puro juego, en un relato interesante pero banal, en definitiva. Que se deja ver, sin grandes complicaciones, y que no aspira a dejar recuerdo. Christophe Malavoy puede representar, para el público español, un descubrimiento, encarnando a Robert. Con él ¡en similar escala de calidad, Jean- Pierra Kalfon compone un acertado comisario encargado de la investigación del caso El resto del reparto se limita a estar y a moverse siguiendo las indicaciones del simplificador guión. Porque el mayor pecado de Chabrol en esta- por el momento- última película suya, reside en que su adaptación de la novela original no pasa de ser una simplificación un tanto primaria. Con Chabrol, Téchiné, con su Lieu du crime presentada en el Festival de Cannes de 1986, por donde pasó sin pena ni gloria. Otro asunto negro más bien gris por el tono que le da su realizador; otro melodrama casi policiaco y un algo pasional, realizado con un cierto descuido formal, buscando expresar a toda costa la inventada melodía de una balada de perdedores y desgraciados, a base de cerebralismo y lejanía, cuya mayor virtud reside en la presencia de la siempre atractiva Catherine Deneuve, que aquí se despeina, como propietaria de un dancing a orillas del Garonne, en el sudoeste francés. En la ficción, Catherine es Lili, está separada de su marido, Maurice- Víctor Lanoux- y tiene un hijo adolescente, malcriado y que se porta mal en el colegio, Thomas. Un mal día, Thomas encuentra un evadido de prisión, Martin- Wadeck Stanczak- que conseguirá que le ayude, para involucrar después a la aparentemente lejana y marmórea Lili, que se enamorará de él. Pedro CRESPO Luis Alcoriza defrauda y el mercado del filme se anima Huelva. Vicente Quiroga Las películas de concurso, salvo contadas excepciones, cuando ya se ha proyectado una considerable mayoría de títulos competidores, siguen defraudando. La última, Ele o boto de Walter Lima Jr. de Brasil, realizador importante del inolvidable Cinema novo junto a los grandes nombres del cine de su país, no estuvo a la altura de las circunstancias, manejando un tema propicio entre lo mágico y lo real. Lo importante es vivir nada menos que de Luis Alcoriza, decepcionó a los numerosos espectadores que se dieron cita, tal vez por lo relevante del nombre y el prestigio del realizador español afincado en México. Un melodrama propio de las teleseries de cientos de capítulos en las mañanas domésticas. Un filme mexicano, Días difíciles de Alejandro Pelayo, y otro brasileño, Un tren para las estrellas de otro realizador prestigioso, Carlos Disgues, ocuparon ayer las proyecciones del concurso. Dentro del mercado del filme, que es como otro silencioso festival paralelo, con continuadas proyecciones en la sede del certamen y que dirige con evidente competencia Valentín Gómez, se están presentando diariamente numerosas películas españolas e iberoamericanas, dentro de más de cien títulos previstos en estas exhibiciones. Incluso las proyecciones se incrementan cada día si la demanda de los compradores así lo impone, ya que, si es factible, éstos pueden solicitar su visionado. Al mercado acuden TVE y los canales autonómicos gallego y vasco, además de compradores de países del Este- que son los más interesados en los filmes iberoamericanos, más que los españoles según nos confirma el director del mercado- de Grecia, Alemania y Venezuela. Los filmes más solicitados hasta ahora han sido Mi general de Jaime de Armiñán; Matador de Pedro Almodóvar, y Los invitados de Víctor Barrera. MOTOR GALILEO, S. A. Ventas, Recambios y Servicios: Galileo. 77. Teís. 23439 93- 233 43 78 xsraK Volvo 740 O desde 3.327660 pts. I IVA y transporte ¡ncluidosi BRAVO MURILLO, 28 Tels, 447 39 27 -23. MADRID VOLVO SEGURO A TODO RIESGO.