Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 A B C ABC JUEVES 3.12- 87 Conferencia de Alfonso Escámez ei ei w Barcelona El presidente del Banco Central, Alfonso Escámez, ha pronunciado en la Cámara de Comercio, industria y Navegación de Barcelona una importante conferencia bajo el titulo La Banca española ante la nueva frontera de la que ofrecemos un amplio extracto. Alfonso Escámez cuestiona S idea de a que la fusión bancaria deba hacerse prirnordialmente en el ámbito nacional y propone, alternatiEl Libro Blanco del Mercado Interior como plan que deben seguir las instituciones comunitarias para alcanzar el espacio económico europeo unificado, contempla en su contenido y de una forma diferenciada: -L a supresión de las barreras físicas, refiriéndose tanto al control de mercancías como al control de personas. -L a supresión de las barreras técnicas, incidiendo en: la libre circulación de bienes; los mercados públicos; la libre circulación de trabajadores y miembros de las profesiones liberales; el mercado común de los servicios con propuestas de normas relativas al sistema financiero y a la libre circulación de capitales, y la aplicación del derecho comunitario. vamente, la idea del espacio europeo para las integraciones bancarias. Según el presidente del Central, la Banca española comenzó su proceso de adaptación antes de que nuestro país se integrara en la Comunidad Económica Europea. En este sentido, la Banca española se encuentra, afirma Escámez, alineada en las proporciones y ratios de la banca occidental y accede a la frontera comunitaria con un magnífico índice de solvencia. normativa bancaria en la Comunidad y la apertura total del espacio europeo reinvertirán decisiones básicas de nuestra gestión. La Banca española siempre contempló el ingreso en la Comunidad con un alto grado de serenidad y optimismo. El análisis del tiempo transcurrido desde nuestra incorporación como miembros de pleno derecho ha venido a confirmar los favorables pronósticos, más positivos aún después del cambio de escenario que la firma del Acta Única Europea ha supuesto respecto al momento de suscribir el Tratado de Adhesión. En la Banca española algunas instituciones de mayor dimensión nos alineamos con los modos y prácticas de las instituciones financieras de los países comunitarios en época muy anterior a la integración formal de nuestro país en el Mercado Común. El Banco que presido- e n paralelo con su red de sucursales y filiales en Estados Unidos y Canadá- decidió la formación de una red europea que nos viene dando una gran presencia en oficinas, empleos y servicios comunitarios, en la asimilación de sus tecnologías y en las posiciones exteriores de nuestro balance. Es un camino andado que hace empresa. Quizá no sea el más rentable a corto plazo, porque la peseta está fuerte y con mejores márgenes operativos, pero es un campo de trabajo con gran vocación de futuro y de anticipación. Abrimos fronteras y plataformas operativas a los empresarios españoles en los veintitrés países que servimos, ofreciendo una significativa dimensión internacional. Desde un análisis formal, podría pensarse que la entrada de nuestro país en -CEE haría proliferar el establecimiento de Bancos extranjeros procedentes de nuestros socios comunttdBOS. La realidad ha sido otra. Favorecidos, no debe olvidarse, por una legislación que, sin exagerar, podría ser calificada de generosa, en España están establecidos desde hace años treinta y nueve Bancos extranjeros- los más importantes del mundo- y diez Bancos españoles con participación extranjera mayóritaria, por lo que no es aventurado afirmar que su cuota de mercado tiende hacia la estabilidad. Se tiende, por todo lo que hemos expuesto, hacia un sistema bancario libre y competitivo, especializado Banco Central representa el 12 por 100 del PIB español el origen por los autores del Tratado. Al definir una nueva frontera es preciso hacer una mención muy particular del documento, que en opinión de muchos expertos constituye el documento capital para el nacimiento de la nueva Europa. El Acta Única Europea es una etapa más- quizá no pueda considerarse! a etapa final- en el perfeccionamiento de las instituciones comunitarias y del funcionamiento de la CEE y fija una fecha para la nueva Europa- e l 31 de diciembre de 1992- ese año casi mítico, con vocación de legendario, punto de referencia obligado para los europeos, y aún más para los españoles, con un muy especial color de Cataluña. He pretendido hasta ahora definir el marco comunitario que configura el espacio europeo para la Banca española, y me he adentrado no sólo en lo que existe- que me parece poco relevante- sino también en lo que, ya a ciencia cierta, va a acontecer en este último tramo de trasformación, que prepara la apoteosis comunitaria del 92. Hay dos reformas fundamentales en los mercados españoles de financiación y de capitales. Por un lado la Bolsa, el bing bang español, que como el inglés en el 86 o el francés en el 88, condicionará una parte importante de nuestros servicios. No en vano hoy los Bancos somos los principales intermediarios bursátiles, a pesar del importante desarrollo de organizaciones profesionales de gestión e intermediación que ha surgido en los últimos años. Por otro, la armonización de la Hlay un espacio europeo en el que son posibles todo tipo de acuerdos, con Bancos españoles y con otros europeos de acuerdo con su vocación dentro de una amplia gama de servicios financieros y no sometido a excesivas intervenciones, sino a normas que prevengan las prácticas abusivas y con las regulaciones y supervisiones orientadas a conservar la seguridad y la solvencia de las entidades. En este aspecto, la Banca española verá reducido un intervencionismo excesivo que, a pesar del proceso de desregulación ya iniciado, tiene aún mucho camino por recorrer. Una cuestión de candente actualidad es la concentración bancaria. Podemos analizarla desde (a perspectiva comunitaria. La Comisión Europea reconoce la importancia de la cooperación bancaria internacional. Por esta razón los acuerdos bancarios multinacionales en la Comunidad que contribuyan a la investigación del sistema bancario gozarán de una amplia asunción en la normativa comunitaria. Existen también en la Comunidad iniciativas de acuerdos multinacionales que agrupan normalmente a entidades bancarias de importante dimensión en cada Estado miembro, -coh la finalidad de desarrollar H; más campo de lay colaboración que de confrontación en las relaciones de la Banca española con la comunitaria -L a supresión de las barreras fiscales, y en particular, en lo que concierne a una armonización de los tipos del impuesto sobre el valor añadido y de los impuestos especiales. Es cierto, como indican las conclusiones del Libro Blanco que Europa ha llegado a una encrucijada, en la que puede avanzar con firmeza y determinación o retroceder y caer en la mediocridad. O se reatizá la integración económica de Europa o se renuncia por falta de voluntad política, limitándose al perfeccionamiento de una zona de libre intercambio, que quedaría muy lejos le aquel mercado eorrtón institucional deseado desde