Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 ABC ESPECTÁCULOS ¿ABADO 28- 11- 87 Pe Pablo, Prokofiev, Comesaña, y la RTVE: Un internante progama Teatro Real. 26- XI- 87.O rquesta Sinfónica de RTVE. Director: Michel Tabachnik. Solista: Francisco J. Comesaña. Obras de Dvorak, Prokofiev y Luis de Pablo. Echo and the Bunnymeñ y sil desconcierto en Madrid Madrid El concierto del grupo Echo and the Bunnymen no se celebró ayer, como estaba previsto, por culpa de una averia de última hora en uno de los camiones que transportaban el corazón sonoro de ia banda. Si ios duendes del show- bussines no lo impiden, esta noche, a las diez y media, el cuitado grupo podrá por fin jugar su The game sobre el escenario de la sala Jácara. P Una partitura inédita para piano de Franz Liszt, descubierta hace algunos meses y carente de título, alcanzó un precio de algo más de setenta y una mil libras, (unos trece millones de pesetas) que pagó un anónimo comprador durante una subasta recientemente celebrada en la sala londinense Sothebys. Pese a que el manuscrito carece de fecha y también dé firma, los expertos en Liszt no dudan de que se trate de una partitura del compositor de origen húngaro (1811- 1886) El manuscrito, de treinta y seis páginas, parece haber sido creado a finales de 1830, tiempo en que el virtuoso pianista residía en París. A juicio de los especialistas, se tratare una pieza interesante, puesto que en ella aparecen temas musicales que se evidencian mucho más tarde a lo largo de la obra de Liszt. Mintuos después de conduir en Real Musical el acto de presentación del libro Escritos sobre Luis de Pablo con felicísimas intervenciones del propio compositor y de su biógrafo, José Luis García del Busto, una grata coincidencia nos permitió asistir a pocos metros de distancia, en el Teatro Real, a la interpretación de su Quasi una fantasía estreno español, dieciocho más tarde que el absoluto celebrado en las parisienses Jornadas Internacionales de Música Contemporánea, el año 1969. Así lo señalalaba en sus notas al programa, con viva protesta, el también compositor, joven colega, Jorge Fernández Guerra. En estos lustros se ha producido una doble evolución: la de los propios músicos, menos atentos a un vanguardismo a ultranza y la de cuantos, destinatarios, como oyentes, de sus productos artísticos, ya no reaccionan con sorpresa y hasta irritación ante efectos que entonces repudiaban. Que timbales y bombos se toquen con las palmas de las manos, percusionistas utilicen esporádicamente a modo de silbatos, los trompetas golpeen sus boquillas, su una un. órgano electrónico al piano y la completa dotación orquestal, es adjetivo. Importan los resultados sonoros. Y los que alcanza Luis de Pablo redondean un muy rico mundo: sugerente, variado en los timbres, abundoso el momento de climas logrados y muy sensibles. El propósito de que toda la orquesta rodee ei juego central e independiente del sexteto de cuerda que sostiene vivo el recuerdo inspirador de la Noche transfigurada de Schónberg, obra primeriza, pero hermosísima del maestro vienes, se consigue y la mezcla resultante se oye con interés y se aplaude sin disidencias, como el propio Luis de Pablo pudo comprobar en dos salidas a escena después de la notable, cuidada versión del director ginebrino Michel Tabachnik con los profesores de la Sinfónica de RTVE. Uno de sus componentes más calificados, soldado de fila, pero con entorchado profesional que ha sabido ganar en todo tipo de batallas- sinfónicas, de cámara y como concertista- Francisco Javier Comesaña, volvió a ser ovacionado ahora en premio a su interpretación del tan característico y representativo Segundo concierto para violín y orquesta dé Sergei Prokofiev, cuyo segundo tiempo brinda una línea melódica muy original, apoyada por un diseño tan simple como acertado en el apoyo de la orquesta y está muy próximo a pentagramas del ballet Romeo y Julieta Eso, el punto de ironía, que nunca falta en Prokofiev, y se esboza aquí en el Allegro ben marcato dan relieve a la obra en la que Comesaña lució seguridad en el estilo y precisa ejecución. En las nuevas fórmulas, originales y atrayentes, que desde este curso añaden a las notas sobre las obras, en los programas de mano, un bloque documental de atractivo y oportunidad ciertos, hemos de aplaudir la inclusión de cuatro páginas fotocopiadas de los periódicos ABC, Ahora El Sol e Informaciones con las críticas publicadas en diciembre de 1935 con motivo del estreno mundial en Madrid de este concierto de Prokofiev, con Robert Soetens de solista y el maestro Arbós al frente de su Orquesta Sinfónica, en presencia el autor. La lectura de esos comentarios ha sido fuente. de múltiples recuerdos personales, porque fui testigo de aquel estreno como lo fui, en el memorable mes y año citados, de los acontecimientos que constituyeron los dos conciertos en los que actuó- solista y director, también con la Sinfónica- el famoso violonchelista Pablo Casáis y los dos recitales que presentaron en Madrid al ya sensacional, jOvencísimo violinista Yehudi Menuhin. El programa se cerró con una muy encomiable: versión de la Séptima sinfonía de Antonin Dvorak, bastante menos habitual que las dos sucesivas que cierran la colección. Michel Tabachnik quizá pudo cuidar un poco más la dosificación de planos, yaque el metal cubrió un poco a la cuerda, pero, sin que pueda hablarse de un director profundo- es maestro de movimiento ondulante, al borde del baile en el podio- sí alcanza brillantez y rrn. i, ni- r i Antonio FERNANDEZ- CID LA GRAN FIESTA DE ANTENA 3 Y de repente, una de las dos Españas le heló el corazón y anunció su retirada. José María García, el compañero que nos sirve como botón de muestra para decir que el periodismo también da mitos, dijo que se iba de esta apasionante y terrible profesión. Los transistores estaban a punto de ponerse de luto y todavía sus millones de oyentes no se habían preguntado qué iban a hacer en las noches frías del invierno a solas con su mujer, sin el Butanito dando el calor del tercero, cuando el propio José María dio una ejemplar marcha atrás: -Seguiré mientras tenga fuerzas y ganas de luchar... Lo anunció la otra noche, en la fiesta que Antena 3 organizó en Scala Meliá para celebrar su quinto aniversario. En realidad, no se hablaba de otra cosa. Mayra Gómez Kemp había rifado de todo y hasta un cocodrilo del Nilo auténtico, con todos sus setenta dientes, estuvo a punto de darle un bocado a Chicho Ibáñez Serrador cuando el saurio cayó del escenario a la mesa Habíamos visto portentosos números de circo y brillantes números de musichall los trajes de baño del verano del 88 y las pieles del invierno de todos los años, y hasta pasaron por el escenario de Scala los dobles de Madonna, Michael Jackson y Steve Wonder... Pero el show auténtico llegó cuando José María García subió al escenario e inició su emotivo discurso; nos contó que en su ya larga carrera profesional siempre había luchado por la verdad y la independencia y que nunca se había dado por vencido, pese a todas las dificultades, pero que ahora había conocido un bache depresivo, porque la carne es débil y uno también secansa... insistió en sus pruebas, en sus poderosas y no negadas razones en el caso Roca: -Y uno se pregunta, ¿qué políticos tenemos en este país que ninguno se preocupa de abrir una investigación para saber si es verdad o no. que uno de sus compañeros ha cometido irregularidades? El periodista, que fue escuchado con un silencio casi religioso, fue despedido con fuertes aplausos; José María no esbozó en esta ocasión ni una tímida sonrisa, pero es tan listo Napoleón García que estoy seguro que en ese mismo instante se dio perfecta cuenta de que, perdiendo, acababa de ganar la batalla. Y además, ¿No es acaso conveniente, y hasta reconfortante y saludable, que los pequeños dioses muestren públicamente alguna debilidad, aunque sea de carne, así como sus dudas, baches y desganas? A veces he tenido la impresión de que José María García es bajito a propósito y de que se ha quedado medio calvo con toda la intención, pese a que algunos le tilden de ser más presumido que un tenor. ¿Y por qué ha tenido usted tal impresión? -Porque conoce tan bien eí país y a las gentes del país, que sabe perfectamente que si encima fuera alto y tuviera el pelo rizado y los ojos azules, entonces ya no le aguantaría nadie... AMILÍB 1 A