Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 noviembre- 1987 ABC ABC XI Las Publicaciones N 1913, la Residencia de Estudiantes publicaba un iibro, El sacrificio de la misa, de Gonzalo de Berceo, en edifción del residente Antonio Solalinde, con el que se fundaba una editorial que iba a publicar, a partir de aquel año y hasta 1935, más de treinta títulos. Las publicaciones de la Residencia respondían a la necesidad de buscar una expresión para las actividades que iban teniendo lugar tanto en la propia Residencia como en torno a ella. Se trataba, en definitiva, no sólo de difundir los trabajos de los residentes, sino también de recoger otras producciones que, de alguna manera, eran fruto del contacto de la Residencia con el mundo exterior De hecho, fueron estas últimas las que predominarían. Para llevar adelante esta empresa, Publicaciones de la Residencia de Estudiantes contaba con varias colecciones. La serie I, Cuadernos de trabajo, estaba dedicada a la labor científica española. En ella publicó Blas Cabrera sus libros ¿Qué es la electricidad? (1917) y Principio de relatividad (1923) También se editó en esta serie el libro La base trófica de la inteligencia (1918) del conocido microbiólogo y fisiólogo catalán Ramón Turró. La serie II, Ensayos, estaba formada por trabajos que tendían a expresar en forma personal una ideología de amplio interés El título inicial de esta serie fue nada menos que el primer libro de José Ortega y Gasset, Meditaciones del Quijote (1914) Azorín, Unamuno (con siete tomos de ensayos, la editorial proyectaba publicar sus obras completas) o Manuel García Morente, con La filosofía de Henri Bergson (1917) un homenaje a la visita que realizó a la Residencia el filósofo francés, son algunos de los autores que aparecieron aquí. La serie III estaba dedicada a Biografías; a promover viriles entusiasmos -decía el programa- medíante la lectura de las vidas de hombres ilustres (anuncio un tanto misógino, desde luego) En ella se publicó (1915) E La ciencia A ciencia es uno de los ejes de Residencia. Entre los físicos hay colaboraciones de sir Arthur Eddington sobre el universo estelar, de madame Curie sobre fa radioactividad, de lord Rutherford sobre Clerk Maxwell, de Blas Cabrera acerca de la evolución inorgánica, de Maurice de Broglie sobre la luz o de Millikan acerca de los últimos desarrollos de la física. La biología, con especial atención a la histología por el extraordinario plantel de sus practicantes españoles que formaron Ramón y Cajal, Pío del Río- Hortega o Nicolás Achúcarro, posee otros registros como son las conferencias de la Real Sociedad Española de Historia Natural (Joaquín María Castellarnau, José Rodríguez Carracido, Lucas Fernández Navarro) la que pronunció Rudolph Allers con el título Qué es la vida Cercano a la biología, aunque su universalismo le hace difícil de clasificar, está el artículo de Marañón Patología e higiene de la emoción lleno de ¡deas actualísimas sobre Ja somatización de problemas psicológifcos. La- geología ocupa su lugar gracias al artículo de Enrique Rioja sobre el Monasterio de Piedra o al dedicado a la excursión a Colmenar de Oreja de Francisco Hernández Pacheco. La química está presente en un artículo de divulgación de Enrique Moles. La paleontología en el trabajo de Grafton Elliot Smith sobre el hombre prehistórico. La antropología en el extenso artículo de Thomas Atol Joyce sobre la cultura maya, y la geografía por la serie de Hamilton Rice sobre su viaje al Amazonas. L Moreno Villa vio así a Dámaso Alonso traducida por Juan Ramón Jiménez, la vida de Beethoven, de Romain Rolland. Por último, la serie IV, Varia, incluía toda manifestación espiritual (lecturas, giras, conferencias, conmemoraciones) que impulse la nueva España hacia un ideal puro, abierto y definido Autores de esta serie fueron Eugeni d Ors, la condesa de Pardo Bazán o Antonio Machado, con la primera edición- cuidada por Juan Ramón- de sus Poesías completas. La música AS noticias musicales de Residencia giran alrededor de tres músicos franceses: Ravel, Milhaud y Poulenc, cuyos conciertos organizó la Sociedad de Cursos y Conferencias. El 23 de noviembre de 1928 tuvo lugar un concierto de obras de Maurice Ravel, en el que el propio compositor intervino como pianista acompañado por Madeleine Greig (cantante) y Claude Levy (violinista) El 20 de abril de 1929 dio una conferencia- concierto Darius Milhaud, que disertó sobre las cualidades que se consideran inherentes al arte francés y su entronque con el grupo de los seis al que pertenecía Milhaud y del que Cocteau era portaestandarte. La conferenciaconcierto de Francis Poulenc tuvo lugar el 9 de abril de 1930; en ella definió su estética como la libertad de no tener ninguna y al final interpretó varias obras suyas. Además de estos conciertos de música francesa, John Brande Trend dio varias conferencias sobre madrigalistas españoles e ingleses, la última de ellas ilustrada por The New English Singers, agrupación integrada por seis cantantes especializados en la interpretación de la música polifónica del Renacimiento. El Rey y la Residencia L ABC del 20 de febrero de 1911 da noticia de la visita que el día antes había hecho Su Majestad Don Alfonso XIII a la Residencia de la calle Fortuny. Su Majestad fue recibido por los señores ministro y subsecretario de Instrucción Pública, por el señor Cajal, presidente de la Junta; el señor Menéndez Pidal, presidente del Comité de la Residencia; el señor marqués de Palomares del Duero, don José Castillejo y otros vocales de aquel Comité. Acompañaron a Su Majestad en su visita el señor marqués de la Torrecilla, el señor gobernador civil y otras personas Esta visita sirvió para garantizar a la Residencia el necesario apoyo, dados los muchos recelos entre los que surgía. Más adelante, cuando ya ocupaba aquella su nuevo emplazamiento en los altos del hipódromo, la Familia Real siguió sosteniendo a la Residencia y era frecuente la asistencia de la Reina a las conferencias, como testimonia la foto que publicó Residencia en su primer número, en la que Doña Victoria Eugenia aparece junto a Chesterton y el duque de Alba. L E El deporte ÚTBOL, atletismo, tenis, montañismo y hockey son los deportes residenciales de los que da cuenta la revista. El fútbol era ya el más popular, gran número de fotografías lo atestiguan, y entre los nombres de los jugadores que ilustran sus pies, abundan apellidos vascos. El atletismo dio lugar a verdaderas reuniones de sabor olímpico, en las que el laurel de campeón se cambiaba por un retrato de Moreno Villa, aparte de lo que sabemos sobre los ensayos de Buñuel con la pértiga. El tenis permite que la Residencia compita con la Fundación del Amo en un match cuya crónica publica la revista. El hockey, por último, no está reservado a los hombres, y el equipo femenino, en él que abundan las americanas, tiene por mascota a un halcón (existe testimonio gráfico) mientras tanto, los chicos compiten con el Club de Campo, que, gracias a Jardón, se impone por dos a uno. Aparte de estos deportes, mayoritariamente de origen inglés, que la Residencia ayuda a difundir en España, los residentes organizan excursiones a la sierra y hacen sus pinitos con la nieve. Residencia proporciona información gráfica de todo ello, insistiendo en el carácter educativo del deporte. F