Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 28- 11- 87 SANIDAD ABC, póg. 39 La depresión, la angustia y la locura se plasman por primera vez en imágenes Es posible conseguir un diagnóstico exacto con Medicina Nuclear Madrid. Rocío Castrillo Los grandes avances registrados en Medicina Nuclear han permitido plasmar en imágenes, por primera vez, lo que sucede en el cerebro durante la depresión, la angustia o la esquizofrenia. Gracias a la utilización de isótopos radiactivos de corta vida se ha trazado un auténtico mapa de las enfermedades psiquiátricas, estableciendo un diagnóstico exacto de las mismas. Ello supone para los especialistas el paso previo a su curación. La Medicina Nuclear, en contra de lo que muchos piensan, no se utiliza exclusivamente en el tratamiento de procesos cancerosos. Su desarrollo actual, muy avanzado y escasamente conocido, está permitiendo el estudio de todos los órganos y sistemas de) cuerpo humano, tanto desde el punto de vista de su constitución como de su funcionamiento. Uno de sus valores esenciales estriba en la posibilidad de realizar un diagnóstico en el propio cuerpo por métodos no agresivos, de manera inocua e indolora. Los radioisótopos son productos capaces de emitir una radiación que se utiliza específicamente para estudios médicos. Su periodo de validez es muy corto, lo cual obliga a producirlos en ciclomotores (máquinas que fabrican elementos radiactivos para inyectar en el ser humano) que tienen que estar instalados junto a los servicios de Medicina Nuclear. Poseen unas propiedades químicas de valor singular en investigación biológica, ya que tienen la capacidad de emitir positrones (electrones cargados negativamente) y pueden considerarse elementos fisiológicos, constituyentes normales del cuerpo humano. De estos isótopos radiactivos, los que más se utilizan en Medicina Nuclear son cuatro: nitrógeno 13; carbono 11; oxígeno 15 y flúor 18. La utilización de estos cuatro elementos en aparatos adecuados y el tratamiento de las imágenes que producen en computadores muy sofisticados ha permitido estudiar el metabolismo de los tejidos; por ejemplo, midiendo la cantidad de oxígeno consumido por los tejidos cerebrales ha podido detectarse y examinarse una gran cantidad de tumores cancerosos producidos en este órgano. La aplicación más impactante de los isótopos radiactivos, en palabras del doctor José Manuel Pérez- Vázquez, jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Gregorio Marañón y director de la Escuela Técnica de Medicina Nuclear, radica en los estudios en Psiquiatría mediante drogas marcadas con carbono 11. La experimentación de estas técnicas en el cerebro- explica- da una medida de toda su actividad metabólica y de su función global. Por ejemplo, en pacientes con demencia orgánica (locos) se produce una disminución del flujo sanguíneo al cerebro, correlacionada con el grado de locura, es decir, mientras mayor es la demencia menor es la cantidad de sangre que riega el cerebro y mayor la alteración metabólica. Durante una crisis epiléptica- puntualiza- aumentan el consumo de glucosa y de oxígeno, que luego disminuye, hasta normalizarse, en el periodo entre crisis. Todos estos comportamientos han podido ser captados gracias a la utilización de los isótopos radiactivos El flujo sanguíneo cerebral aumenta como respuesta a determinados estímulos sensoriales, visuales y auditivos. A juicio del doctor Pérez Vázquez, lo más fascinante de la utilización de estos radioisótopos es que ha permitido, por primera vez, plasmar en unas imágenes, muy bellas por cierto- añade- lo que sucede en el cerebro durante la demencia, la depresión, la angustia o la esquizofrenia. En definitiva, han permitido diseñar un auténtico mapa de las enfermedades psiquiátricas Según señaló el doctor José Manuel Pérez Vázquez, la aplicación más impactante de los isótopos radiactivos se encuentra en el campo de la Psiquiatría Este diagnóstico detallado- señala el doctor Pérez Vázquez- significa un paso previo muy importante de cara a la curación de las citadas enfermedades. Lo mismo ocurre con la enfermedad de Alzheimer, especie de degeneración celular metabólica susceptible de ser sufrida por personas de 60 a 70 años, a causa de la cual adquieren a esa edad un comportamiento similar al de niños, pequeños; también podrá evitarse con un tratamiento satisfactorio que se base en la aplicación de isótopos radiactivos Del mismo modo que en el cerebro, pueden utilizarse los isótopos radiactivos en la detección de enfermedades del corazón y el páncreas. Analizando el metabolismo de los ácidos grasos con la utilización del carbono 11 ha podido estudiarse el músculo cardíaco o miocardio. Con el potasio y el rubidio radiactivo, que tienen una vida muy corta (1 3 minutos) lo cual obliga a los especialistas a una enorme precisión, se ha podido conocer también cuál es el estado funcional- l a capacidad de funcionamiento- del miocardio, lo cual resulta muy beneficioso en el tratamiento de pacientes que sufren deficiencias o trastornos en el mencionado órgano. Igualmente, el triptano marcado con carbono 11 ha hecho posible la realización, mediantre una síntesis de proteínas, de estudios cualitativos en el páncreas. 1 mapa de la locura Para lograr este mapa clínico de un determinado órgano, como el cerebro, se inyecta el isótopo en el ser humano, que emite una radiación en forma de positrones (electrones cargados positivamente) Unos modernos aparatos capaces de detectar la mencionada radiación informan de su distribución dentro del cerebro y, con ayuda de computadores adecuados, proporcionan unas imágenes, en forma de curvas y medidas representativas, que indican la composición y el funcionamiento de los tejidos, permitiendo diagnosticar la enfermedad psiquiátrica que se padezca. Según una sentencia todos los médicos deben estar colegiados Jaén. Efe El Juzgado de Distrito Número 1 de Jaén ha dictado una sentencia en la que declara obligatoria la colegiación profesional para los médicos, y condena a 17 facultativos a abonar el pago de Jas cuotas de los últimos dos años, que se negaron a pagar. La sentencia es favorable al Colegio de Médicos de Jaén, que denunció ante los Tribunales a los 17 médicos que se negaron a pagar sus cuotas de colegiados argumentando que la colegiación debe ser libre y voluntaria, y no obligatoria. La sentencia afirma que para el ejercicio de la profesión médica es imprescinible estar colegiado y rechaza los argumentos de los demandados de colegiarse voluntariamente, quien afirmaban que existía agravio comparativo con los abogados y enseñantes que trabajan en la Administración Pública, y no necesitan colegiarse para ello. La sentencia dice que, por el contrario, que todos los profesionales son iguales entre sí, pero los distintos cuerpos a los que pertenecen tienen diferentes funciones, obligaciones y derechos, por lo que la igualdad es sólo exigible entre homogéneos. La mayoría de estos médicos demandados por el Colegio de Médicos de Jaén forman parte de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública. Medicina Nuclear en España El elevado coste económico de los aparatos destinados a la aplicación de la Medicina Nuclear en el tratamiento de las enfermedades anteriormente citadas impide que en España exista, por el momento, un equipo de este tipo. No obstante, nuestro país cuenta con un grupo de científicos especializado en la utilización de isótopos radiactivos, que, según manifestaciones del doctor Pérez Vázquez, se encuentra, desde el punto de vista de los conocimientos, a la altura de los que trabajan en las naciones más avanzadas El mayor problema con que nos encontramos- asegura- consiste en la falta de tecnología, de la que hasta ahora, debido a su elevado precio, no hemos podido disponer Pero a pesar de las deficiencias tecnológicas, la preparación de los expertos españoles en Medicina Nuclear ha heeho posible que nuestros estudiantes puedan especializarse en estos modernos avances. La especialidad en Mediana Nuclear está reconocida oficialmente en todas las Universidades, y puede estudiarse aquí. Esa es una ventaja que tienen ahora los jóvenes médicos Hace unos años, yo tuve que marcharme al extranjero a cursar estos estudios, porque en España no existían concluye el doctor José Manuel Pérez Vázquez.