Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 28- 11- 87- OPINION -ABC, pág. l CLARIDAD SOBRE EL PEÑÓN UANDO las actitudes de la población gibraltareña y la confusión sobre la postura de fondo británica sobre el aeropuerto de Gibraltar confluyen para crear un estado de confusión nacional al respecto, urge ante todo poner en claro las cosas fundamentales. Estas son: la población gibraltareña no es parte en el litigio hispanobritánico sobre la descolonización de Gibraltar, según doctrina y resoluciones de las Naciones Unidas, y el espacio sobre el que se encuentra construido ei aeropuerto gibraltareño es territorio español nunca cedido al Reino Unido de la Gran Bretaña, ni antes ni d e s p u é s del T r a t a d o de Utrech. Naturalmente, por esto mismo, no figura en ninguna de las capitulaciones ni en ninguno de los apartados de este documento, si de agravio para la memoria histórica de los españoles, definidor, por otra pa. rte, de quienes tienen alún título o derecho para iscutir sobre la soberanía Naturalmente, no debe servir de ningún modo el marco comunitario de la CEE, que comparten el Reino Unido y España, para desvirtuar los límites conceptuales de una cuestión que los españoles habíamos, tenido perfectamente definida hasta que el Gobierno socialista inició su propia política en torno a este asunto capital. La apertura de la verja sin otra contrapartida ni otro precio que el de la esperanza de que los gibraltareños modificaran su rancia actitud de hostilidad a España, vino a descomponer y a desactivar tanto el esquema diplomático de actuación del palacio de Santa Cruz como la propia visión que los españoles teníamos sobre el asunto. Como efecto quizá no deseado de la propaganda con que se envolvió el cambio político para Gibraltar, se fue extendiendo la idea de que habrían de primar sobre todas las demás consideraciones los que podríanlos llamar motivos humanitarios Los gibraltareños, desde esta perspectiva, serían víctimas de las consecuencias de una diplomacia insensible a las demandas de un espíritu respetuoso de los derechos humanos. Estando así las cosas se ha venido a producir esta nueva situación, confusa y gravemente desorientador a. Con esto queremos decir que toda solución que se tome sobre el aeropuerto de Gi- C f braltar debe salvar cualquier p u n t o que roce el asunto, insistimos que capital, de la soberanía: de la soberanía sobre el Peñón y de la soberanía y los títulos, nunca cedidos, que España tiene sobre el espacio donde está construida la instalación aeroportuaria. Por esto mismo no tienen derecho alguno ni opción los gibraltareños a disentir o a protestar por lo que España exija en este asunto ni, tampoco, por lo que el Reino Unido reconozca a favor de la razón española. Y una consideración, a modo de consejo, jpara los habitantes del Peñón y servidores del Imperio británico: que se vayan descrispando y relajando ante la eventualidad de que Madrid y Londres lleguen a alguna suerte de consenso circunstancial para la utilización del aeropuerto. Y junto a éste consejo una observación: la benevolencia española al abrir la verja que antaño los ingleses levantaron es reversible. La reciprocidad no sólo se predica de la buena relación entre los Estados, sino también del comportamiento entre los grupos sociales a escala de Nación y a nivel de colonia. Ni Gran Bretaña ni España, miembros de la misma Alianza, pueden prolongar por más tiempo un litigio histórico que puede recrudecerse y convertirse en conflicto en cualquier momento. Esto es cosa que no concierne a los británicos ni interesa quizá a los españoles y, mucho menos aún, a los llanitos. Estos son quienes más tienen que perder. La tolerancia del actual Gobierno español puede ser sustituida por la energía de un gabinete más firme. L Banco de Bilbao no ha logrado un acuerdo con el Español de Crédito tras la propuesta de fusión que la entidad vasca hizo pública el pasado día 19. Hay que lamentar que no haya sido posible el entendimiento entre ambos Bancos. Una OPA hostil, si el Bilbao la aprueba hoy, abre un camino de incertidumbres en un sector fundamentalmente necesitado de serenidad y transparencia. Un clima de ataques y contraataques restara prestigio a la Banca privada española: también crédito exterior y autoridad moral. Nadie dudará del resultado final, negativo, del proceso que ahora puede abrirse. Los adversarios del procedimiento empleado sostienen que esta OPA, tal como se plantea, podría vulnerar derechos reconocidos por la Constitución, aparte de su posible colisión con ciertos aspectos del Derecho Comunitario al que ahora España está sujeta. Pero discuten sobre todo el procedimiento con que la operación ha sido planteada: una de las entidades se beneficia de la sorpresa, del silencio del Banco emisor y de la cautela del Gobierno; el otro Banco ha sido sorprendido tras superar, de forma brillante por cierto, las dificultades que una gran empresa puede atravesar. En el pasado, añaden, Banesto ha ayudado a grandes Bancos en dificultad, sin exigir negociaciones perentorias. La OPA hostil podría convertir la vida financiera en un terreno selvático. Los intentos de fusión no serían, así, útiles para reforzar, sino para debilitar a la Banca española, haciendo más fácil el trabajo E LA OPA HOSTIL Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes do Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B. Berasátegui (ABC Literario) A Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultora) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Oimo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J C Diez (Deportes) A. Yáfiez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E, R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A, Martín (Sanidad) D, Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna, P. Datos: V, Peña R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gtt- Casares. Publicidad: L. Escolar Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMOE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. de la extranjera. Por eso, financieros y banqueros de buena voluntad hacían ayer noche gestiones finales para evitar la colisión. Los defensores de la OPA están, desde luego, en su derecho: afirman que u n a oferta pública de títulos bancarios es una operación que respeta plenamente la libertad de los accionistas. Se trata de acciones que están en el mercado. Nadie en este caso aspira a comprar el honor de nadie. Se pretende adquirir, en porcentaje decisivo, un conjunto de Dienes, que todos los días se negocian en el mercado de valores. Nadie debe considerar, insisten, que esta iniciativa vulnera el derecho de propiedad ni las normas del juego limpio empresarial. ABC se ha esforzado por mantenerse imparcial en la dura polémica entablada. No debemos ni queremos pronunciarnos en un diferendo grave entre dos grandes empresas españolas. Ambas han rendido servicios inestimables a la economía nacional a lo largo de todo este siglo. Ambas merecen respeto. Pero hemos pedido reiteradamente prudencia en esta página editorial y hemos apelado a la concordia y a la conciliación porque hay algunos principios de estabilidad que afectan en su raíz misma al interés nacional. Sería lamentable abrir ahora una guerra entre grandes Bancos. Aparte de que la contra- OPA sólo puede hacerse señalando los puntos débiles del Banco que planteó la OPA. Una eventual confrontación, por otra parte, ante los Tribunales de Justicia paralizaría, tal vez, la iniciativa de la entidad vasca y abriría una etapa de litigio y de desgaste forzosamente mala para la imagen y el crédito de la Banca privada. El Banco de Bilbao no puede pretender que el Banesto asista sin defenderse a una decisión unilateral, planeada y publicada sin su conocimiento. La dimisión de López de Letona es un síntoma de la profundidad de la crisis abierta. El Banco Español de Crédito tampoco puede considerar que una OPA es más de lo que significa en sí misma. Asistimos como espectadores a un apasionante y peligroso encuentro. Ojalá prevalezca él respeto a las reglas del juego comunes a todas las democracias occidentales. El talento y la profesionalidad de algunos hombres tierien la penúltima palabra. La última pertenece a la equidad y al Derecho.