Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULAS FIN Viernes cine Filmoteca TV Primera sesión Burt Lancaster, al frente de una larga caravana Una jovencísima Lee Remick debutó en esta película junto al ya consagrado Walter Matthau Alvaro de Luna, un padre obsesionado por la educación de su hijo Director: Jonh Sturges. 1965. Color. Ciento cincuenta y cinco minutos. Hoy, a las diez y media, por la Primera Cadena, en Viernes cine La batalla de las colinas del whisky Un rostro en la multitud Director: Elia Kazan. 1957. Blanco y negro. Ciento diecinueve minutos. Sábado, a la una menos veinticinco, por la Primera Cadena, en Filmoteca TV El cabezota Director: Francisco Lara Polop. 1982. Color. Ochenta y nueve minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera sesión Decididamente, y desde hace ya cuando menos veinticinco años, el western salvo excepciones tan notables como escasas, no goza de buena salud. E incluso realizadores que en mejores tiempos dieron obras notables al género, como John Sturges- Conspiración de silencio Duelo de titanes Los siete magníficos al enfrentarse con él en época relativamente reciente parecen haber perdido no ya sólo buena parte de su fuerza, sino incluso, lo que parece más difícil, de su saber hacer. Así, en La batalla de las colinas del whisky resulta difícil reconocer al cuando a nenos excelente artesano de los filmes citados. Por añadidura, la película es demasiado larga, con sus más de dos horas y media de duración, de otra parte innecesarias dada la nimiedad de la anécdota, que se centra en las dificultades que una caravana cuya carga es el preciado licor encuentra para llegar a su destino, Denv r (Colorado) procedentes de distintas fuentes, que van de los indios a las Juntas de buenas costumbres, pasando por la milicia civil. En raras ocasiones consigue la película ser realmente divertida, aunque se lo proponga laboriosamente en casi cada momento. Y, en definitiva, el producto hace agua por todas partes, y conste que no se trata de un juego de palabras. Se salvan, claro está, los componentes del reparto, todos ellos, tanto actores principales como secundarios, excelentes. Pero esto, dados sus nombres, lo sabíamos de antemano. 124 A B C Inédita, salvo error, en nuestras pantallas comerciales, aunque conocida por los televidentes a través de pases anteriores, la película, que no es una de las más populares de su realizador, Elia Kazan, sí puede decirse que cuenta entre las mejores y, sobre todo, entre las más rabiosamente sinceras de su, por otra parte, no demasiado amplia filmografía, lamentablemente, por el momento, cerrada desde hace once años tras el fracaso de El último magnate y se sitúa, cronológicamente, entre Baby Dolí y Río salvaje dos filmes. A partir de un guión de Budd Schulberg, con el que ya trabajara en La ley del silencio Kazan se plantea, y nos plantea, el tema de la manipulación de la opinión pública a través de los medios de comunicación, y en especial de la televisión, al contarnos cómo, de la nada, se crea una superstar que llega a tener una enorme influencia, a todos los niveles, no ya sobre el personal de a pie, sino de los propios dirigentes políticos. Duro, sin concesiones, el filme, de una gran sobriedad narrativa, es de notable eficacia. En el reparto, un desconocido, Andy Griffith, del que luego poco se supo, rodeado por profesionales de la talla de Patricia Neal, Walter Matthau y una Lee Remick debutante. -Cine parabólicas Jake Speed Director: Andrew Love. Cien minutos. Intérpretes: Wayne Crawford, Dennis Christopher y John Hurí. Sábado, a las dos veinticinco, por Premiere. Memo en las nubes Director: Nicholas Ray. Ciento veinte minutos. Color. Intérpretes: John Wayne, Robert Ryan, Don Taylor y Janis. Sábado, a las nueve y cuarto, por Super Chanell Cárter. El secuestro de Maureen Winston por dos desconocidos lleva a su hermana Margaret a unirse con una pareja de aventureros que le han ofrecido sus servicios para ayudarla a encontrar a Maureen. Entre los tres tratarán de averiguar el paradero de la muchacha. Siguiendo las pistas que han dejado los raptores, emprenden el viaje a África convencidos de que es allí donde tienen retenida a Maureen. Será el inicio de una serie de aventuras a lo En busca del arca perdida con su correspondiente romance. A finales de los cuarenta, principios de los cincuenta, los americanos se cebaron en la realización de películas sobre la segunda guerra mundial. Esta es una de ellas. El filme narra la historia de una brillante escuadrilla de cazas Alvaro de Luna, un actor que, norteamericanos que se arman de por su peculiar físico, parece convalor cada vez que tienen que so- denado a los papeles secundarios, brevolar objetivos japoneses, la es, en esta ocasión, el protagonista mayor parte de las veces cuando y demuestra, como más recientehay gran peligro para sus vidas. A mente lo hacía en La guerra de las órdenes de John Wayne, que los locos que es capaz de hacer les da ánimos siempre, el miedo es lo que sea. Su trabajo es ¡o mejor más llevadero del filme. VIERNES 27- 11- 87 De buenas intenciones, ya se sabe, está empedrado el camino del infierno. Y no son, precisamente, buenas intenciones lo que le falta a El cabezota película con la que su realizador, autor y o productor de ínfimos filmes de consumo parece, por primera vez, haber querido hacer obra personal, y, a partir de un guión en el que, con él, colaboran Manuel Summers y Enrique Llovet, pone en pie una idea más que interesante, que recuerda, en cierto modo, a la que los hermanos Taviani desarrollaran en la supergalardonada Padre padrone Lamentablemente, el desarrollo de la idea, que posiblemente sólo daba para un mediometraje, se hace, en función de ello, repetitivo, y una vez sentadas las bases de la trama- u n padre, residente en una pequeña aldea asturiana, cree que su hijo de siete años no necesita otras enseñanzas que las que él mismo pueda darle- la marcha del filme se hace cansina, pese a lo cuidado de la realización y a la validez de buena parte de los diálogos. El resultado final es una obra fallida pero digna, aunque incapaz de apasionar y susceptible de aburrir ai respetable.