Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PESCA -t ABCBML Cacería de jabalíes en Avila El frío y la nieve mantienen inactivos a los peces L pronóstico de pesca para este fin de semana tiene signo claramente negativo, sobre todo en la mitad norte de la Península. El descenso en vertical de la temperatura ambiental, las precipitaciones en forma de nieve que han enfriado las aguas y las variaciones en las presiones atmosféricas han impuesto un retraimiento en el comportamiento de todos los animales y de forma muy especial en los peces. La única especie que, por estar considerada como de invierno puede mostrarse activa es la de los asociados- -esox lucius o simplemente lucio- pero aun así y todo cabe suponer que la precipitada llegada de los fríos no habrán de favorecer su pesca. Según referencia de los últimos controles realizados, el famoso, temido y a veces vilipendiado pez no acaba de tomar los cebos. Su comportamiento es muy irregular en los embalses del Guadiana- Cíjara, García Sola y Orellana- en tanto que hasta ahora no ha dado señales de vida en Entrepeñas y Buendía. Se han clavado algunas piezas de escaso tamaño en Santillana y no acaba de entregarse en El Vicario y Ruidera. Los cebos más aconsejados son el pez vivo, a primera hora del día, y la cucharilla o el pez artificial, adornado con hilachos de color rojo, desde media mañana hasta que la luz solar empieza a declinar. La boga se ha rebajado en tanto que la carpa se mantiene casi en completa inactividad. La tenca ha E N la reciente montería de jabalíes celebrada el pasado día 14 de noviembre en la buscado refugio y abrigo en sus finca La Cabrera en las gélidas clásicos cuarteles de invierno, esto tierras abulenses, junto a la prees, bajo légamos y lodos a la espe- sencia de monteros veteranos curra de que llegue la primavera. Por tidos por los aires de todas las siecuanto se refiere al estado de las rras patrias, como Luis Asín, Maaguas cabe suponer que éstas se nolo Quijano, Javier Fernández hallan algo tomadas en tramos me- -el infatigable organizador- -y tandios y reculas de embalses, y lim- tos otros más de los de siempre pias, pero gélidas, en las cabece- fue más que notable la pléyade de ras y tramos altos de los cursos caras nuevas y juveniles, tranquilifluviales que discurren por encima zadora promesa de futuro para la de Avila, Guadalajara, Cuenca, Ma- caza y para la misma sociedad hudrid y Soria. Los ríos Bullaque y mana. Y es encomiable que muGuadiana bajan algo tomados, en chos de estos monteros jóvenes tanto que el Tajo aparece limpio han sabido contagiar su afición a por debajo de Castrejón, presa que sus parejas femeninas, sin que los hace las veces de filtro. Los embal- serranos fríos de aquellos días reses empiezan a tomar aguas. San- cientes arredraran a nadie, puesto tillana se mantiene con nivel infe- que a la matutina hora de cita serior al normal, pero en condiciones ñalada para el sorteo allí estuvieaptas para intentar clavar algún ron todos, sin una sola deserción de última hora. buen lucio. Entramos de lleno en tiempos de Armada de las Cocotas; armada amorces o amorzajes y sobre todo de la alambrada; armada del río de cucharillas, devones, pecedHos Adaja, y otras dos más- cuyos artificiales articulados y, en última nombres no recuerdo- fueron sorinstancia, pez vivo. Conviene tener teadas y cubiertas por los montepresente que esa misma frialdad ros, y tras el desplazamiento al tede las aguas a la que antes aludía- rritorio de caza, lamentamos tener mos hace que el pez utilizado que comprobar que el afamado río como cebo pierda movilidad y esto, Adaja, el río de Santa Teresa, del lógicamente, redunda de forma ne- que corre la leyenda que desde que la Santa lo cruzó, sus peces gativa en la eficacia del mismo. De momento y cara a los próxi- se conservan incorruptos largo mos días sólo cabe probar fortuna tiempo, pudiéndose aprovechar inen aquellas masas acuícolas en las cluso años después simplemente echándoles unas horas en agua, que se supone o se sabe que tiene en la actualidad dicho río se ha su habitat el lucio. Y eso con pocas convertido en una fétida cloaca de probabilidades de éxito. vertimientos urbanos e industriales, José Antonio DONAIRE ¡legalmente evacuados por el río sin el necesario y legalmente exigido tratamiento de depuración, cosa que la Administración Pública abulense a todas luces no hace cumplir, como es su obligación. Pero eso es otro cantar que el que motiva estas líneas... Lo cierto es que la cacería, en su conjunto, fue un éxito, ya que entre poco más de treinta asistentes se efectuaron mucho más de mil disparos, cobrándose algunos ejemplares magníficos (como el abatido por el primer puesto de la armada del río, que curiosa- e indebidamente- lo fulminó de un certero disparo, cuando estaba de visita en el segundo puesto de dicha armada, el contiguo al suyo, birlando así el lance a quien debiera haberlo jugado... Pero éstas son cosas que pasan e incluso sirven para el recuerdo por su singularidad- aunque escuezan a alguno, claro está- y la esencia de la jornada no resultó desvirtuada por tales eventualidades ni resultó deslucida por las bajísimas temperaturas ni por las chaparradas intermitentes de agua, nieve con que la Naturaleza obse- E Noticiario piscícola P. C. D. El Barbo. -Elias del Emidio Rodrigues, en trucha, con Castillo se proclamó campeón ejemplar de 2,400, y Manuel Martísocial. La P. C. O. El Barbo ha nez, con barbo de 2,110 kilos. sido la primera en facilitar los resulPróximas competiciones. -Las tados del campeonato social co- sociedades federadas madrileñas rrespondiente a la temporada 1987 disputarán este fin de semana una que acaba de finalizar. serie de competiciones en los esLos primeros puestos en las dis- cenarios que se detallan junto con tintas clasificaciones quedaron es- los números de los teléfonos a través de los que, socios y no socios, tablecidos de la siguiente forma: Seniors: 1, y campeón social, pueden efectuar las reservas de Elias del Castillo, con 28.050 pun- plazas e inscripciones. La participatos. 2, Ramón Pérez. 3, Areceli ción de estos últimos tendrá carácDiéguez. 4, Femando Carrasquilla, ter no oficial. S. D. El Pescador, en el muro y 5, José Silveira. Veteranos: 1, Regino Martínez. 2, Pilar Calderón. del e m b a l s e de G a r c í a Sola 3, Fernando Brutal. 4, José Fuer- (466 50 66) A. D. El Lucio, en los de Castilblanco tes, y 5, Benigna Conde. Alevines: p u e n t e s 1, Manolín Pérez. Infantiles: 1, Da- (75600 69) P. C. D. El Barbo, en niel Bajo Vinagre. 2, Senén Nava- Orellana de la Sierra, embalse de rro, empatado con Alberto Navarro. Orellana (247 46 01) S. D. Pesquera Madrileña, en Puente del Ar 4, Carlos García. Las piezas mayores se las han zobispo, muro del embalse de Cíjaanotado José L. García, en especie ra y García Sola, por Peloche carpa, con captura de un ejemplar (239 40 42) y S. D. El Anzuelo, en de 5,080 kilos; Joaquín Sanz, en las Tablas de la Yedra, Luciana lucio, con pieza de 4,400 kilos; (2671076) VIERNES 27- 11- 87 quió a los asistentes, puesto que todos, sin excepción, aguantaron bravamente las inclemencias del tiempo, sin que nadie profiriera una sola queja. De hecho se disfrutó de lo lindo por la continuada emoción de las ladras a los jabalíes, cosa que las rehalas prodigaron durante todo el tiempo de la batida, siendo destacable el indudable acierto que supone la inclusión, en alguna de las rehalas que participaron en la cacería, de perros sabuesos, bien picados al jabalí, ya que su vibrante y profunda voz cuando están en el rastro- ¡y qué difícilmente lo pierden... prestan especial alegría y emoción a la cacería, y mantiene en vilo a todos los cazadores e incluso estimula a los demás perros en su dura y peligrosa labor de acoso a los siempre peligrosos jabalíes. Hay, pues, que felicitar a rehaleros como Fernando de la Llave, que tienen integradas en sus rehalas varias colleras de sabuesos, aunque ello les suponga casi siempre serios contratiempos y demoras a la hora de recoger sus recovas, puesto que el ardor de los sabuesos les impulsa a seguir rastro tras rastro y ni siquiera deben oír los toques de llamada de las caracolas de sus perreros y obligan a permanecer en el monte mucho tiempo después de finalizar las cacerías, hasta que se consigue recoger a todos los sabuesos, y aun ello cuando se consigue... pues, a veces, se pierden o se reencuentran varios días después de la jornada de caza. Mas, aun considerando esos inconvenientes, el lucimiento sonoro de estas batidas, en las que hay alguna rehala con sabuesos y podencos entremezclados, son absolutamente preferibles a prescindir de ellos. En fin, que no sólo por los resultados, sino por lo emocionante de su desarrollo, ese día de jabalíes es uno de los que conservaremos en el recuerdo durante mucho tiempo, y no podemos por menos de felicitar a cuantos hicieron posible tan buena jornada de caza. Fernando HUERTA RAMÍREZ ABC 121