Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 52 TRIBUNA ABIERTA VIERNES 27- 11- 87 L señor Alexander Zinoviev no cree en Gorbachov. Quiero decir, no cree en la perestroika, ni en el glasnost ni en la paz de los sepulcros. Especialmente en la de los sepulcros acumulados a lo largo y lo ancho del archipiélago Gulag. Zinoviev, claro, es un filósofo y novelista laboriosamente avecindado en Munich tras una larga batalla propagandística. El señor Ivan Svitak tampoco cree en Gorbachov. Se trata de un fino pensador checo, ácido y cortante, que preñó de ideas aquella ilusionada primavera de 1968 cruelmente pisoteada por la Gendarmería rusa. Y a Dorin Tudoran le ocurre lo mismo. Hace apenas unos años tuvo que abandonar Bulgaria y dejar atrás su bien ganado prestigio de escritor talentoso a cambio de respirar en una atmósfera libre. Allí aprendió que los Estados comunistas, como las suegras, no cambian nunca. A lo mejor se disfrazan, pero no cambian. E GORBACHOV DIVIDE A LOS DISIDENTES Sólo que hay otras voces diferentes. Los profesores yugoslavos Mihailo Markovic y Zagorka Golubovic son menos pesimistas. Ambos- por cierto- viven en Belgrado y viajan al exterior a manifestar su inconformidad con el régimen comunista. Ellos, y los húngaros Ferenc Feller y Agnes Heller, y la china Shaomin Li, y otro puñado de valiosos disidentes, suponen que a largo plazo el cambio es posible. Difícil, lleno de trampas, riesgoso, pero posible, porque los Estados comunistas han llegado a ¡final de la ratonera. O cambian y se reforman en la dirección de la liberalizacíón interna, o la brecha tecnológica y econó- ses, hechas de torpezas y de alambre de espino, infinitamente más inhabitables que Por Carlos Alberto MONTANER las sociedades occidentales; pero también mica con relación a las sociedades occidentaes cierto que esos Estados totalitarios mantienen bien alimentados y con todos los reles se hace insalvable. Menudo lío ha creado el señor Gorbachov. cursos a los miembros de la nomenklatura. ¿Van a renunciar al poder y a los privilegios No sólo tiene alterada a la vieja guardia estalos partidos comunistas? ¿Van a admitir que línista y confundido al Departamento de Estado norteamericano, sino también ha avivado el marxismo es una curiosa superstición minuciosamente equivocada? el debate en las filas de la disidencia antícoPorque la clave del fracaso de los Estados munista. Estamos en presencia de un perplejizador nato, horrendo calificativo que se le comunistas radica no sólo en el modelo de atribuye de- forma apócrifa a Mario Benedetti organización político- administrativa, sino también en los fundamentos teóricos: el marxisy a otro escritor aún peor. mo no sirve para gobernar eficientemente, ni ¿Qué pensar, Dios? El sentido común indi- sirve cómo método de análisis y mucho meca que no hay sistema o institución invaria- nos como marco filosófico. (El marxismo sólo ble. La esencia de la vida es el cambio, la sirve par conversar en las cafeterías cuando mutación, la transformación de nosotros y de se tiene más de quince años y menos de todo lo que nos rodea. ¿Cómo pensar enton- veinte, o cuando se padece un tonteroma ces que el comunismo escapa a esa regla? ideológico irreversible. ¿No intentó cambiar el comunismo checo, o Y el problema consiste en que si el señor el polaco, o el alemán? ¿No está cambiando, Gorbachov está hablando en serio, y si los ante nuestros ojos, el comunismo chino bajo reformistas del Este se proponen realmente la dirección de Den Xiaoping? ¿Se puede ne- llegar al fondo del asunto, a largo plazo el cogar que es un país diferente una Hungria en munismo sería erradicado y sus partidarios la que Imre Poszgay, el segundo al mando, desalojados del poder, ¿puede esperarse, raestá advirtiendo que en el futuro habrá que zonablemente, que esto ocurra? ¿Es lógico compartir el poder con grupos de oposición apostar por el suicidio pacífico y sin rebeldía no marxistas? Si esto es así, ¿por qué no va de toda una clase dirigente legendariamente a cambiar el comunismo soviético? ¿Por qué, notoria por su fanatismo y por su falta de piedentro de cada premier ruso, como si fuera dad con el adversario político? una siniestra matreshka, tiene siempre que De ahí el vibrante debate que sacude a los existir un pequeño Stalin, y otro, y otro, y disidentes. Como dicen los malos escritores, otro? Gorbachov nos ha perplejizado a todos. Y en rigor nadie sabe cómo y cuándo va a acabar Sin embargo, el sentido común a veces manda mensajes contradictorios. Es cierto la fiesta. O si de veras la fiesta se va a terminar algún día de una maldita vez. que los Estados marxistas son pesadillas gri- L OS políticos, que deberían damos cuenta periódicamente de sus actos, pues para eso pidieron nuestros votos, nos enredan con gran habilidad y hacen creer al pueblo que es el ciudadano quien debe explicar a sus políticos todo lo que hace. Con lo cual, en lugar de controlar a quienes nos mandan, que es lo democrático, son los mandamases quienes nos controlan con esas grandes máquinas de espionaje civil llamadas ordenadores Por si fuera poco, se nos están haciendo cada vez más susceptibles. Si de acuerdo con la sagrada libertad de expresión, de la que tanto se habla y tan poco se oye, algunos ciudadanos emplean los diversos medios de comunicación social para expresar sus dudas sobre la gestión de los jerarcas A, L o F, estos señores se enfadan muchísimo, dicen que la tienen tomada con ellos y acaban soltando la bomba dialéctica de que cuantos les critican pretenden cargarse ¡a democracia. Un poco de seriedad. ¿Es que acaso la clase política pretede tener privilegios especiales? En cualquier sociedad, cuando un escritor publica una novela o un dramaturgb estrena un drama, ya sabe a lo que se expone. Críticos severos pueden calificar de pedante al novelista o llamar plagiario al dramaturgo. Estas cosas ocurren a diario sin que ALTA SUSCEPTIBILIDAD de los c i u d a d a n o s ¿vamos a obligar a esos ciudadanos a que tengan siempre la boca cerrada para que no Por Evaristo ACEVEDO les entren las moscas del enfado ministerial? nadie se extrañe ni empiece a rasgarse las Digamos, y nunca mejor dicho, que el polívestiduras. Especialmente esto último pues el tico debe ser más atentamente criticado que; precio actuar de las prendas textiles hace difíel novelista y el dramaturgo. Porque el primecil que nadie intente rasgarse ni la más antiro no obliga a nadie a que adquiera sus nocuada de las corbatas. velas y deja al libre albedrío del público su Normal. Escritores y dramaturgos ejercen posible compra. En cuanto al segundo, no una función pública pues aspiran a vivir del lanza a los acomodadores a la calle con el fin entusiasmo y admiración que sus obras pro- de que, a viva fuerza, metan a los transeúnduzcan. Se dirigen a la masa y tienen que tes en el local donde se representa su obra. someterse al juicio de la misma. Como conEllos limítanse a publicar o estrenar y quien tentar a todos al mismo tiempo es imposible, quiera picar que pique. sus obras podrán gustar a unos o aburrir a otros. ¿No se habla, con inusitada frecuencia, Los políticos que nos gobiernan son harina del respetable público Pues juguemos limde otro costal. Sus ocurrencias, impresas en pio y aceptemos con idéntica modestia y reel Boletín Oficial del Estado que- es el pesignación cristiana elogios y censuras. Liarse riódico que mejor paga a sus colaboradores, a estacazos con quienes señalan defectos y son de obligado cumplimiento para todos los sólo conceder derecho a la vida a cuantos españoles. Y si novelistas y. dramaturgos, que aplauden y jalean, sería síntoma de escasa no obligan a nadie a comprar novelas o adeducación cívica. quirir localidades, aceptan serenamente toda clase de críticas, con mayor motivo deben soDe aquí deben aprender ministros, presimeterse a ellas aquellos jerarcas de cuyas dentes de Comunidades autónomas, alcaldes decisiones depende el presente y el futuro y demás profesionales del sacrificio por la del país. La democracia no se sabotea con la Patria. ¿Acaso la política no es la más públicrítica. Como se sabotea, es con la adulación ca de todas las actividades? Si el poder en incesante. toda democracia es ejercicio por delegación