Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 25- 11- 87- ESPECTACULOS ABC. póg- 99 Concierto de Santa Cecilia de la Sinfónica Arbós y Ros Marbá, en la Zarzuela Lo mejor, la Serenata para tenor, trompa y orquesta de Britten Los músicos celebraron el día de su Patrona Santa Cecilia, con la celebración de un concierto extraordinario celebrado en el Teatro de la Zarzuela, a cargo de la Orquesta Sinfónica Arbós, dirigidos por Antoni Ros Marbá. Actuaron como solistas Martyn Hill y Vicente Zarzo, que intepretaron obras de Schubert, Wagner y Britten. Se ha convertido en costumbre, forjadora de tradición el que la Sinfónica de Madrid, Arbós titular de la Zarzuela, ofrezca un concierto con motivo de la festividad de Santa Cecilia, esta vez en el propio teatro. Cubierto el foso, ampliado así el escenario, asciende a él la orquesta y lo hace en demostración- ratificación, diría mejor- de su clase, bien probada en misiones líricas y de apoyo coreográfico del más diverso carácter. Lo que, si pasase a convertirse en hábito, sería peligroso y hasta inútil, por engrosar un aspecto ya bien cubierto de la vida musical madrileña, así, en pequeñas diócesis como diría el personaje del saínete castizo, es conveniente y estimulador. Creo, sin embargo, que algo hay que solucionar, puede ser que con gradas. Aún aceptando que la fila tres de butacas, lugar magnífico, amablemente asignado al crítico, para representaciones en las que la orquesta actúa en el foso y este distancia de la escena, no es el mejor punto para una audición sinfónica equilibrada, es indudable que situados en idéntico plano y puesto que la boca del escenario es muy poco ancha, la madera queda tan, tan apagada- lógicamente el metal salva mejor el problema- que el desequilibrio con la cuerda es, ni más ni menos, dramático. Por eso, pudimos escuchar muy bien la obra de Britten y no así el resto del programa. Lo peor, sin duda, la obertura de Los maestros cantores y no sólo por ese defecto: porque no hubo total pulcritud en el trompa, se produjo cierto desequilibrio de ajuste en período fugado y hasta porque el maestro Ros Marbá plantea la hermosa página wagneriana desde su arranque con un tempo majestuoso y solemne, que da empaque, resta gracia e ímpetu, alegría juvenil que también pide la obra y porque después del rallentando en los finales, no anima el ritmo que se hace pesante. Versión, por lo demás, bien tocada, correctamente expuesta, pero que no despertó entusiasmo. Lo hubo grande, con un número grande de salidas, justo levantamiento de oboe y trompa por el maestro, negativa por la orquesta de no compartir con él los aplausos una de las veces y éxito merecido, en la gran sinfonía en do mayor de Shubert. ¿Por qué en el Teatro de la Zarzuela, donde tanto se cuidan éstas cosas, no figuraban los tiempos en el programa? Ros Marbá ofrece una versión en el punto justo de lo clásico, por lo que atañe al respeto formal y por lo romántico, en el lirismo, en la poesía, que culminó en el maravilloso Andante esa verdadera joya melódica, lied instrumental desarrollado que es el segundo movimiento. La ejecución muy cuidada y clara. Lo mejor, lo más interesante y nuevo del concierto, La serenata para tenor, trompa y orquesta de cuerda de Benjamín Britten, el compositor inglés que tan mal conocemos, cuyas óperas siguen injustamente ignoradas por los aficionados madrileños, claro es, que sin culpa de ellos. Britten emplea textos de John Cotton, Alfred Tennyson, William Blake, Ben Johnson, John Keats y un anónimo en seis fragmentos independientes, muy distintos entre sí, con sólo un signo común: el empleo de un diseño parejo del trompa- y la utilización para él, por el solista, no de la trompa normal, sino de la de sin pistones- desnudo, muy difícil y comprometido; el de clausura. 5 con la perspectiva de la distancia que supone tocarlo fuera de la escena. En las seis páginas, resplandece la cuidada escritura del. compositor, en momentos, dramática luminosa, melancólica, tierna, épica en otros, sugerente siempre. Quizá el mayor contraste se dé entre la intensidad de la Elegía muy profunda y la vivacidad virtuosista del Himno En todo momento, con la discreta, en el más elogioso sentido del término, participación del grupo de cuerda, resalta la expresiva cantábile misión del tenor, en la que lució su línea y su condición gratísima de lírico ligero Martyn. Hill y la enorma responsabilidad- tesitura peligrosa, extensión, cometidos descubiertos, momentos de peliaguda ejecución- del trompa en la que el valenciano, con brillante curriculum internacional, Vicente Zarzo estuvo espléndido, por seguridad, dominio y estupendo sonido. Y como la dirección de Ros Marbá fue exquisita, modelo de sensibilidad, hubo premio entusiasta en consonancia. Antonio FERNANDEZ- CID López Cobos: Este es el año de la Orquesta Nacional de España Madrid i Jesús López Cobos, director titular de la Orquesta Nacional de España (ONE) explicó ayer a Efe que mientras no haya en Madrid otras quince orquestas y a las audiciones no se presenten sesenta instrumentistas, sus músicos no podrán ser como los de i la Filarmónica de Berlín. i Después de tres años como titular, López Cobos confiesa que éste es el momento de recoger ¡los frutos: Al principio tuve sei rías dudas, porque la ONE ha 1 pasado por momentos muy difíciles, laborales y artísticos, y ahora, en mi cuarto año como direc tor, no sólo vamos a recoger esos frutos, sino que ha sonado la hora del despegue. Claro que todavía faltan muchas cosas por solucionar- -añadió- como cubrir las veintisiete plazas que faltan, aunque de momento las ocupen músicos contratados; pero confío en que cuando se hallen en el nuevo auditorio, la próxima temporada, y se sientan más cómodos, todo cambiará. Para López Cobos y para el Ministerio de Cultura, los planes de la orquesta son, entre otros, abrirla a Europa, en el sentido de cambiar su situación laboral y económica, sin hacer daño a nadie, porque no tiene sentido que los músicos sean funcionarios del Estado En el nuevo auditorio, los abonos para los conciertos tendrán un cambio sustancial. López Cobos anticipó que habrá varios tipos, desde el abono para toda la temporada, hasta el que se adquiera para cuatro, cinco o diez conciertos, dependerá de los que elija cada persona, porque queremos dar flexibilidad al tema López Cobos también desea implantar unas sesiones familiares, programas pensados para niños, para que puedan asistir a los conciertos con sus padres, por ejemplo a las cuatro de la tarde. Y en cuanto a la temporada normal, me gustaría programar con frecuencia ciclos monográficos Con vistas a 1992, el maestro dice que si renueva el contrato con la ONE- e n 1990 finaliza el actual- piensa dedicar más tiempo a España, más contacto con la orquesta, porque para entonces ya no estaré en Berlin, y una mayor integración en la vida musical del país en otros campos, como colaborar con el Teatro de Opera, porque para entonces la reconversión del Real será un hecho 1 Cancelado el Festival de Opera de Las Palmas por falta de medios Las Palmas de Gran Canaria. Efe La Junta directiva de la Asociación de Amigos Canarios de la Opera decidió el lunes cancelar el anunciado XXI Festival, por reducción de sesenta a veintinco millones de pesetas de la subvención del Gobierno canario, según se desprende de la nota oficial. La decisión de la Junta directia la negativa de la Viceconsejeva de la ACÓ deberá ser ratificaría de Cultura del Gobierno autóda por los más de mil quinientos nomo de garantizar los medios socios que tiene la Asociación. financieros que permitan afrontar Los Festivales de Opera de Las el Festival con un mínimo exigiPalmas, de gran prestigio nacioble de garantías de programanal, se celebran tradicionalmente ción. Los directivos de la Asociaentre los meses de febrero y ción se refieren a las innumeraabril de cada año, con actuaciobles gestiones realizadas ante nes de los más famosos cantanla Viceconsejería para explicar el tes de e te género, tanto nacioalcance de 4 a reducción de la nales como internacionales. subvención, que han resultado inútiles y considera que la actitud del actual Gobierno canario Según los Amigos Canarios de es injusta la Opera, la cancelación se debe