Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 25- 11- 87- SUCESOS ABC, póc Diecisiete horas de angustia en Málaga por la acción de un francotirador El grupo especial de la Guardia Civil puso fin al suceso Málaga. José María Camacho Los hombres de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil redujeron ayer tarde a tiros a un joven de veintisiete años que, a primera hora de la madrugada, se había atrincherado en su casa del pueblo de Carrelva, tras matar a su mujer y mantener como rehenes a su hijo, de dos años, y a su cuñada, de quince, que fueron liberadas sin daños. Asimismo alcanzó con sus disparos a dos vecinos y a uno de los guardias. El joven, Francisco García Antunez, se atrincheró con un rifle en su casa pasada la medianoche, con su mujer, Antonia Pacheco, su hijo de dos años y su cuñada, Ana María, de catorce. Al parecer, Francisco había vuelto esa noche desde el pueblo de Pizara con su cuñada, sin saberse aún si la joven fue con él bajo algún tipo de amenaza. Los padres de Ana María, al percatarse de su ausencia, se dirigieron a casa de su yerno para preguntar, si se encontraba allí, cosa que él negó. Sin embargo, los vecinos les contaron que habían visto llegar a la joven con su cuñado y los padres regresaron entonces a Cerralva, donde su yerno les recibió a tiros. Un primo de la esposa, de quince años de edad, fue herido por el rebote de una bala al intentar salir de su casa. Poco después un policía municipal acudió a dialogar con Francisco y le convenció para que le permitiese recoger al pequeño hijo del matrimonio, a quien su padre había depositado en la puerta de la vivienda. suegra me avasalla y la familia de mi mujer no me mira bien Ahora- continuó- llevaba dos años luchando por el mercado. Gracias al alcalde de Pizarra conseguí una floristería, pero un negocio así, en un pueblo, está mal visto, y la gente se ríe de mí. Llega un momento en que se junta todo y a uno se le cruzan los cables. No voy a salir de aquí. Lo que están ustedes grabando, ni siquiera lo voy a ver. Francisco dijo que no iba a salir de la casa porque he pegado un tiro a mi mujer y como en este país la cárcel es como es, me pueden poner bien Dijo que lo único que quería ahora para su mujer es un cura competente, no el de Pizarra, que está todos los días de bares Un sacerdote, José Villasclaras, que llegó en un coche de la Policía Municipal desde la vecina localidad de Alora, dialogó con el atrincherado, aunque no logró convencerle. El equipo de Efe- Televisión consiguió entrevistar al joven cuando éste pidió la presencia de las cámaras y dijo que quería acabar con su vida, Ya estoy muerto. Le he dado un tiro a mi mujer- d i j o- y a mi cuñada me la llevo por delante. El teniente de alcalde Juan Antonio Martín señaló que la situación era muy tensa, que Francisco García se mostraba muy excitado e Mató á su mujer y mantuvo como rehén a su cuñada, de quince años irritable, y que insistía una vez y otra en que le trajesen a su suegra para pegarle un tiro El secuestrador armado insistió repetidas veces en que se pegaría un tiro con su rifle si llegaba su madre, que reside en la barriada malagueña de la Virreina. La madre, María Antúnez, se desplazó hasta Pizarra a primera hora de la tarde en un vehículo policial, aunque su hijo no llegó a conocer el hecho. El asalto Sin embargo, el suegro del joven, Antonio Pacheco Carrasco, dijo que las relaciones siempre fueron buenas y que se casó porque él quiso, porque yo le propuse cuando dejó embarazada a mi hija que él se quedara en su casa y mi hija en la suya Un amigo del atrincherado, de nombre Pedro, que ha intentado convencerlo para que depusiera su actitud, explicó que antes de vivir en Pizarra Francisco García había trabajado de auxiliar administrativo en un almacén de joyería del que fue despedido hace tres años. Poco después tuvo que casarse y a partir de entonces se mostró inseguro y que su carácter es poco abierto y reservado y poco dado a entablar grandes amistades. Desde El Escorial se trasladó a la capital andaluza un destacamento de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, grupo de élite para situaciones de emergencia y que está considerado entre los mejores del mundo por los especialistas. Similar a los Geos la UEI detuvo en el pasado mes de julio a los miembros del comando Dpnosti de ETA y actuó en diversos motines carcelarios en que habían sido secuestrados funcionarios. A las cinco de la tarde, un comando de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil compuesto por seis hombres irrumpió en la vivienda, rescató a la cuñada de Francisco y halló el cadáver de su esposa. Esta, de veinticinco años, había fallecido por varios impactos de bala durante la noche y su cuerpo fue arrastrado desde un patio interior hasta un sofá de una sala de estar, en donde fue encontrado tapado con mantas y almohadas, según informó el teniente coronel de la Guardia Civil, Ricardo López Bolt. La intervención de la Benemérita se produjo después de que el francotirador hiciera tres disparos con su rifle del calibre 22 con los que hirió en un testículo a un vecino que seguía los acontecimientos desde lejos, y al que posiblemente confundió con un miembro de la Guardia Civil. La actuación de los grupos especiales duró poco más de diez segundos y en ella los agentes no llegaron a realizar disparo alguno, aunque hicieron estallar una docena de bombas sónicas con la intención de aturdir momentáneamente al francotirador y actuar en ese instante. La Guardia Civil había colocado cargas explosivas en las dos puertas que tiene la vivienda, por las que al caer al suelo entraron los comandos de asalto. El francotirador llegó a hacer un disparo que hirió levemente en el hombro derecho a un agente en una zona no protegida por su chaleco antibalas. Tengo odio a mucha gente Conocidos los hechos, fuerzas de la Guardia Civil rodearon la casa y trataron de convencer al francotirador para que: se entregase. Á lo largo de la mañana, Francisco García intentó negociar la liberación de su cuñada. Desde las primeras horas del suceso, las fuerzas de la Benemérita temían que Francisco hubiese matado a su esposa, ya que no fue posible verla o escucharla. El propio Francisco mantuvo desde la ventana de su vivienda una conversación de media hora con EFE- -Televisión, e insistió varias veces en que había disparado contra su mujer y en que a mí esto me va costar la vida Tras la insistencia de la Policía y del equipo de televisión, accedió a enseñar a su cuñada por la ventana, aunque se negó entonces a dar ninguna señal de vida de su mujer. La cuñada de Francisco dijo ante las cámaras, presa de una crisis nerviosa, que mi hermana está herida en otra habitación. No me la ha dejado ver. Paco quiere que venga mi madre Acto seguido, Francisco García dijo: Tengo odió a mucha gente en la vida. Los amigos son los menos. No temo nada. La vida me ha derrotado y no soy capaz de resolverlo. La sociedad es absurda, te machaca, te quita el dinero. Explicó que se había quedado huérfano a los ocho años, mi padre se suicidó. Estuve cuatro años en un reformatorio. Empecé a trabajar en una empresa a los catorce años y a los veintiuno me despidieron porque el negocio se vino abajo. A los veintitrés- añadió- conocí a mi mujer. Nos salió mal y se quedó embarazada. Mi El caso Mélodie inspiró al secuestrador de Burgos Burgos. Inmaculada Pascual La Guardia Civil detuvo ayer a J. M. R. L. de treinta y ocho años, como presunto autor del secuestro de la niña burgalesa María Jesús Sainz Maza. Se trata de un vecino de la pequeña, quien declaró que actuó motivado por el caso Mélodie para ver qué pasaba Su detención se produjo en Pedrosa de Valdeporres, de donde era natural. En un primer momento se sospechó de este individuo, ya que, según los vecinos, desapareció cuando María Jesús fue secuestrada, y su regreso coincidió con la liberación El detenido es soltero y vive solo. Trabaja en los montes de los alrededores y los vecinos afirman que tiene un carácter huraño Fue descubierto gracias a las descripciones que la niña hizo de su secuestrador. Así, entre los sospechosos, se supuso que podía ser J. M. R. L, quien más tarde sería identificado por María Jesús. El secuestrador dejó a la niña atada a un árbol con unas ligaduras flojas, de las que pudo liberarse. Con posterioridad, la niña se fue a casa de la maestra de Dosante, quien avisó a la Guardia Civil. María Jesús no sufrió daños físicos, aunque padeció una fuerte depresión nerviosa.