Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
WMB Un joven ingeniero gana elXV premio a la Invención Española Madrid. S. C. Un ingeniero de treinta y tres años ha sido el ganador de la decimoquinta edición del premio García Cabrerizo a la Invención Española, dotado con medio millón de pesetas. R. Díaz de la Iglesia, natural de Madrid que desde hace nueve años trabaja en la Compañía Telefónica, presentó el trabajo Supresor de ruidos bi- modalen redes de fibra óptica que solventa la degradación que pueden sufrir las transmisiones sobre fibra monomodo a causa de las interferencias entre el modo fundamental y el modo LP- 11 no guiado. A este premio, cuyo jurado está constituido por prestigiosas personalidades de la Ciencia, la Técnica y el Periodismo, han concurrido numerosos trabajos. El invento premiado se aplica en las redes de transmisión por cables de fibra óptica monomodo: tanto en redes públicas como privadas. Respecto de las primeras, las más relevantes son las de larga distancia para transporte de elevados volúmenes de información (miles de circuitos telefónicos o decenas de canales de TV, por cada fibra) En aplicaciones de redes privadas de área local, las más significativas son las orientadas a aplicaciones de oficina y redes de ordenadores: en ambas, las fibras monomodo son una alternativa muy atractiva. El dispositivo supresor de ruido bi- modal impactas en estas redes en un doble sentido. De un lado, contribuye a mejorar su fiabilidad y la calidad de las transmisiones, y por otro reduce las exigencias de mano de obra muy cualificada para realizar los trabajos de empalmes y conexiones. Esto es también altamente relevante en las redes privadas a área local, tanto en aplicaciones de ofimática como en redes de ordenadores. Las primeras instalaciones comerciales de redes de fibra óptica comenzaron a principios de esta década en Estados Unidos, Europa y Japón. Desde entonces, el crecimiento de la industria de comunicaciones ópticas ha sido superior al 15 por 100 anual. Durante 1986, el volumen de la industria- incluyendo fibras y cables ópticos, conexiones y transmisores- receptores ópticos- superó los 200.000 millones de pesetas. Entre 1988 y 1992 será una realidad un ambicioso programa de comunicaciones vía satélite La estación de Gnadalajara, clave para la organización Eutelsat Madrid. J. M. Fdez. -Rúa La creciente demanda de servicios de telecomunicaciones, junto a la necesidad de modernizar la infraestructura y, sobre todo, la celebración de la Exposición Universal de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, han decidido a Telefónica a configurar un ambicioso programa de comunicaciones por satélite entre 1988- 1992. BARCELONA i como los Eutelsat- ll, son de concepción muy avanzada. Para optimizar la capacidad del sistema se utilizan, para telefonía, técnicas de acceso múltiple por división en el tiempo. Estas técnicas están asociadas; a un sistema de interpolación digital de voz, que permite duplicar la capacidad del satélite. Esta técnica se basa en aprovechar los periodos dé silencio que se producen a lo largo de una conversación. Para los canales de televisión se utilizaren un principio, modulación de frecuencia. Situación geográfica La interconexión de esos grandes centros de comunicaciones, en España, con la Red Nacional de Telecomunicaciones sé realizará por medios digitales de fibra óptica y radioenlacés diversificados, donde jugarán un papel fundamental las torres de telecomunicaciones. Los expertos señalan que las nuevas necesidades que plantean los acontecimientos de 1992 hacen preciso una recomposición de las instalaciones previstas, ya que, según los requerimientos actuales, se prevén grandes volúmenes de tráfico en áreas geográficas concretas, tan distantes como Barcelona, Madrid y Sevilla. Esta eventualidad ha creado la necesidad de acometer tres nuevos- Complejos de Comunicaciones por Satélite que ofrezcan la infraestructura suficiente para la operatividad de las estaciones terrenas previstas. Así, el CCS de Barcelona jugará un papel de primer orden, apoyándose en los restantes CCS, en la difusión mundial de los Juegos Olímpicos. Su situación definitiva aún no está decidida. No obstante, contará con tres estaciones terrenas, correspondientes una a Eutelsat y las otras dos a Intelsat. Estas dos últimas serán las encargadas de cubrir las zonas del Atlántico y del Indico. Por su parte, Sevilla contará con dos estaciones terrenas, una Intelsat y la otra con Eutelsat... COMUNICACIONES POR SATÉLITE Según ha explicado un portavoz de la Compañía Telefónica a ABC, este programa se ha realizado en base a una estrategia de extensión de la capacidad disponible, de forma que se parte de una estructura compuesta en la actualidad por tres Complejos de Comunicaciones por Satélite (CCS) y seis estaciones terrenas estándar para ampliar) a capacidad a seis complejos- Buitrago I y II, Guadalajara, Sevilla y Agüimes- y dieciséis estaciones terrenas estándar en I992. a las comunicaciones a través de Intelsat: Buitrago y Agüimes. Eutelsat (Organización Europea de Telecomunicaciones por Satélite) está cubierto a través del CCS de Armuña de Tajuña (Guadalajara) cuya presentación oficial se realizó recientemente. Este CCS dispone de una estación terrena, cuya concepción es íntegramente digital, que desde el pasado año ha hecho posible el enlace con todos los puntos integrados en la red europea de comunicaciones vía satélite. La estación ha sido diseñada para trabajar dentro del Sistema Regional Europeo de Comunica- r ciones por Satélite (ECS) de Eutelsat. Por su estratégica situación geográfica, Armuña del Taj u ñ a es- e n o p i n i ó n de expertos- una de las dos estaciones de control y supervisión del sistema de comunicaciones de la red Eutelsat. Los distintos satélites del sistema europeo están siendo fabricados por un consorcio de industrias europeas bajo la dirección de la ESA, que también es responsable del lanzamiento y control de los satélites en órbita. Los satélites, -tanto los Eutelsat- I Dos telepuertos Los CCS se completarán con dos telepuertos con el fin de acoger las necesidades específicas como comunicaciones avanzadas de empresa, televisión, etcétera. Este programa representa para Telefónica- -según se ha manifestado a este periódico- un esfuerzo tanto de gestión como de inversión, cifrada en unos 19.000 millones de pesetas en costes directos a precios actuales. En la actualidad en España hay dos Complejos de Comunicaciones vía Satélite dedicados