Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 24- 11- 87- ESPECTACULOS -ABC, póg. 95 Estreno absoluto del trío de Cinco conciertos integran el Hilda Dianda en el ciclo del LIM I Festival de Otoño de Bilbao Un acierto del director Jesús Villa Rojo Madrid. Leopoldo Hontañón Celebrado en el Centro de Arte Reina Sofía, el día 22 de noviembre de 1987. Decimotercer ciclo del Laboratorio de Interpretación Musical. Jesús Villa Rojo, clarinete; Belén Aguirre, violoncello, y Luis Regó, piano. Interpretadas Obras de Ludwig van Beethoven, Hilda Dianda, Johannes Brahms y Ulrich Leyendecker. Después de la interesante convocatoria del domingo anterior, en la que con el patrocinio de la Embajada de Italia y la presencia de la asociación Música Verticale, de Roma, se abordó una de las facetas que conforman o, mejor, que caracterizan el presente ciclo del LIM- a saber: la dedicación monográfica a determinada técnica, escuela o país- le ha tocado el turno anteayer al otro costado caracterizador de la edición. Me refiero a esa decisión del director del grupo, Jesús Villa Rojo, de programar en varios de los conciertos a nombres señeros y archiutilizados del clasicismo o del romanticismo, en amistosa compañía con otros de hoy mismo. Para ponderar como es debido el acierto de esta mezcla reproduzco una opinión tan conspicua como la de Pierre Boulez: No es deseable un público único para la música contemporánea, ni un público único para la música de repertorio. Es necesario forzar este acontecimiento. Es justo esto, me parece, lo que se ha pretendido haciendo que el Trio opus 11, de Beethoven, y la Sonata opus 120, número 1, de Brahms, se vean acompañados por sendos otros Tríos de la argentina Hilda Dianda y del alemán Ulrich Leyendecker, estreno mundial el primero y en España el de éste. Claro que el intento se quedaría en fallida experiencia si quienes se responsabilizan de la heterogénea tarea interpretativa no disponen de los necesarios resortes de versatilidad estilística. No pude escuchar sino los Tríos de Beethoven y de Dianda, pero me bastó esa confrontación para advertir que Villa Rojo, Regó y Belén Aguirre cuentan en grado suficiente con esos resortes. Y tanto en los enfoques técnicos individuales, como en el enfrentamiento de grupo conian diversos conceptos y estéticas. Bien es c i e r t o que en el Trío opus 11, en si bemol mayor, se alcanzaron cotas más altas en la exposición de su paladino primer estilo beethoveniano- e n el que el carácter variativo del último tiempo no adelanta sino en pequeña medida geniales logros posteriores en ese campo- que en la claridad mecanicista de algunos de los pasajes rápidos, pero el conjunto de la versión resultó encomiable. Y todavía lo fue más la que el grupo consiguió del Trío de Hilda Dianda. Obra muy lógicamente estructurada en tres movimientos, de talantes y atmósferas bien definidos, se acierta en ella también en el juego vertical y, sobre todo, de sucesión, en el que se ensambla de continuo a los tres instrumentos elegidos. Jesús Villa Rojo, Belén Aguirre y Luis Regó fueron muy aplaudidos, tanto al concluir la página de Beethoven como al dar fin a la de la compositora argentina. Pero, en realidad, su gran éxito había comenzado antes: cuando faltaban diez minutos para dar comienzo el concierto, hubieron de cerrarse las puertas de la sala por estar repletos asientos y pasillos. Homenajes a Rabel, Ayestaran y a Ginette Bonelli Vitoria. A. Hernando El I Festival de Otoño, que se celebrará a partir del próximo día 28 y durante algunos días de diciembre, en Bilbao, ofrecerá cinco conciertos a cargo del Orfeón Donostiarra, la Orquesta Sinfónica de Euskadi, la Orquesta de Cámara Juan Crisóstomo de Amaga el Grupo de Música Antigua Gasteiz y la Coral de Bilbao. Los homenajes a Ravel, Ayestaran y Bonelli serán algunos de los platos fuertes de esta primera edición que ha organizado la Sociedad Coral de Bilbao en colaboración de las Juventudes Musicales. La inauguración del Festival tendrá lugar el día 28, en el teatro Arriaga de la capital vizcaína, con un concierto In memoriam Antxon Ayestaran el que fuera director del Orfeón Donostiarra y que falleció el pasado año en accidente de automóvil. En dicho concierto se interpretará la Cantata 147 de Juan Sebastián Bach, y Misa para coro y dos órganos de Saint- Saens. Los intérpretes serán los componentes de la Coral Bilbao, dirigida por Gorka Sierra, acompañados de la Orquesta de Cámara Juan Crisóstomo de Arriaga y los organistas José Manuel Azkue y Loreto F. Imaz. El segundo homenaje de este Festival será el dirigido a la recientemente fallecida Ginette Bonelli, la que fuera presidenta de la Juventudes Musiciales de Euskadi. Aunque en un principio se pensó en dedicar todo el Festival en su homenaje, al final se dicidió ofrecerle el concierto del día 29, que también se desarrollará en el Arriaga y correrá a cargo del Grupo de Música Antigua Gastez. Sus intérpretes, Frank Theuns y José Rada, ofrecerán obras de varios miembros de la familia Bach, Karl Philip Emanuel, Johann Christoph y Johann Sebastián, así como un anónimo donostiarra de esa época. También Ravel, en el cincuentenario de su muerte, tendrá su homenaje en el Festival de Otoño. Será el día 16 de diciembre y correrá a cargo de la Orquesta Sinfónica de Euskadi y del Orfeón Donostiarra, que interpretarán Rapsodia española La valse Scherezade y Dafnis y Cloe Tres conciertos más completarán el Festival, los días 6, 20 y 21 de diciembre. Ha muerto Plácido Domingo Ferrer, padre del gran tenor En tierras mexicanas, tantos años su residencia fija, ha fallecido de un paro cardíaco, a los ochenta años, el un día gran barítono Plácido Domingo Ferrer, nacido en Barcelona y padre del tenor que de él heredó con nombre y apellido la excepcional cualidad lírica con la que ha alcanzado máximo reconocimiento internacional. La muerte del cantante ocurrió mor y su consustancial bondad. en (os últimos minutos del dominTuvo una bella voz de barítono y go en el Hospital Español de la una excelente línea de cantante. capital mexicana, en Ja que ayer, Hace unos años, ya retirado, inacompañado por toda su familia corporó el personaje de Don Maincluido su hijo Plácido, fue incitías en la representación de Doña nerado. En unión de su esposa, Francisquita, en la que Pepita Pepita Embil, la excelente sopraEmbil fue una aclamada Aurora, no vasca, y después de brillantes la Beltrana, y actuó como director actuaciones por toda España de orquesta, conmovido y alegre, -memorables sus incorporaciosu hijo Plácido en el Liceo de Barnes de personajes en estrenos de celona. Para los dos eran motivo obras de Pablo Sorozábal- prode orgullo y satisfacción legítimos longadas hasta 1945, ambos arlos triunfos constantes de su hetistas formaron compañía y se redero. Unimos nuestro más hontrasladaron a Iberoamérica para, do testimonio de pesar a los que de manera definitiva, desarrollar les llegarán en estos momentos su actividad en México, en cuyo de la dolorosa pérdida, reunido ya Distrito Federal eran figuras tan Plácido con su madre y demás admiradas como queridas. miembros de la familia en los funerales mexicanos. Plácido padre conservaba A. F. -C. siempre un gran sentido del hu- Un rockero soviético consigue el visado para vivir en Londres Londres. Reuter El c a n t a n t e s o v i é t i c o de rock Valeri Barinov, después de permanecer dos años y medio en un campo de trabajo por intentar salir del país sin autorización, ha conseguido visado para establecerse en Gran Bretaña con su mujer y sus dos hijos gracias a la intervención de Margaret Thatcher, que en su último viaje a Moscú habló personalmente a Gorbachov para obtener su libertad. Quiero vivir aquí, pero no se me quita de la cabeza la idea de volver algún día a la URSS para ver a mis amigos y al resto de mi familia manifestó el cantante de cuarenta y dos años, a su llegada al aeropuerto de Heathrow en Londres, donde aseguró que su único crimen en la Unión Soviética era ser cristiano Barinov establecerá su residencia en el sur de Inglaterra.