Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I ABC, póg. 52 TRIBUNA ABIERTA MARTES 24- 1- 1- 87 I ECIA en la primera parte de este artículo que los dos hechos del presente siglo que consideraba más significativos para el desarrollo del próximo eran: a nivel masivo, y partiendo de los postulados Engels- Marx, la explosión marxista en Europa, Asia y Centroamérica, que ha dado un vuelco a la política y a la economía en el mundo; a nivel puramente intelectual, la conmoción producida por las teorías de Einstein y sus consecuencias en los ámbitos de la tecnología y del pensamiento filosófico. El hecho de que ambos sucesos tuvieran lugar en 1905- Einstein publicó ese año su teoría especial de la relatividad, y la tripulación del Potemkin se sublevó contra sus superiores ese mismo año, dando el disparo de salida a la revolución bolchevique de 1917- es mera coincidencia y no ha influido para nada en mí. D LA FILOSOFÍA Y EL HOMBRE EN EL SIGLO XXI (y II) Dejando a un lado los acontecimientos históricos de aquella Rusia apolillada de Nicolás II, voy a centrarme en la conmoción provocada en el mundo científico por los enunciados de un pequeño judío y en cómo la onda expansiva de dicha conmoción agitó a las capas más profundas de la mente humana, iniciando un proceso de racionalidad y pragmatismo filosófico que aún no ha terminado. Con unas cuantas fórmulas matemáticas, Einstein rasgó la cortina de las creencias adormecidas, de las conciencias apoltronadas, y por ese resquicio se colaron los exploradores del espíritu, los vagabundos del cielo, los buceadores del vacío, los maniáticos de la verdad. Einstein les facilitó unas herramientas que les posibilitaba avanzar por terrenos inexplorados dejando atrás los escombros de las viejas fortalezas donde permanecíamos atrincherados. En su estado más puro, la filosofía siempre ha planteado preguntas sencillas, que hoy ya sabemos que jamás podrán ser contestadas con exactitud mediante la reflexión especulativa. ¿Qué es el Universo? ¿De dónele surge y cuál es su finalidad, si es que la tiene? ¿Qué significado encierra la aparición del hombre? ¿Somos el resultado de un mero azar físico- biológico o poseemos un soplo divino y un determinismo cosmológico? Si repasamos someramente las respuestas que los filósofos han dado a preguntas tan concretas, siendo muy indulgentes, podemos afirmar que son imprecisas, amañadas, pueriles y apuntaladas con tan poco rigor lógico que se desploman por su propio peso en cuanto se las somete a un análisis científico. Dejando aparte los antiguos y encantadores mitos del Génesis- m i preferido es el Edda escandinavo, tan poético, con el gigante Ymer, la vaca A idhumla y Thor con su martillo- las distintas escuelas filosóficas han construido grandes y ciertamente hermosos templos en el vacío, con ambiguos muros de humo sostenidos por sutiles hilos de araña. Sin necesidad de recurrir a ios juegos malabares de San Agustín, Juan Escoto o Tomás de Aquino, una no puede por menos de admirar el ingenioso esfuerzo realizado por los pensadores- desde la Grecia clásica hasta mediados del presente siglo- -intentando ordenar una serie de conceptos irituidos 6 deseados tales como alma, inmortalidad, divinidad, pecado, gracia, inteligencia... El hombre se ha sentido Sospecho que una de las fortalezas que quedará dinamitada en el próximo siglo será la de la filosofía clásica, con sus teologías estructuradas a la medida de ese hombre igPor María Manuela REINA norante de muchas cosas que empezó a agosiempre solo, vulnerable, aplastado por la nizar a finales del siglo XIX, que se tambaleó, grandiosidad de un Universo incomprensible y cada vez más insondable a medida que asustado de su propia osadía, en el XX y que deberá emprender un camino nuevo y solitaprofundiza en su conocimiento y se ha visto rio, sin apoyaturas teosóficas, en el XXI. obligado a buscar sus propios puntos de apoyo a fin de otorgarse a sí mismo una raCreo que el mayor reto que se le presenta zón imprescindible para existir. Al hombre le al hombre en las postrimerías de este siglo y repugna la idea de la casualidad como uno comienzos del próximo- tras sus avatares de los ingredientes responsable de su comortológicos desde la Edad de Piedra- es el posición. de soportar con dignidad el cambio de las viejas filosofías reconfortantes por las discipliNos vamos dando cuenta de que las prenas científicas, un tanto tristes y pesimistas, guntas fundamentales de la filosofía sólo puelo reconozco. El hombre debe ser capaz de den ser contestadas por la Física, stampre aceptar en el futuro el maravilloso y pereceque seamos deportivos y no intentemos mezdero puesto que ocupa en la Naturaleza, sin clar en la misma baraja naipes estrictamente pretender sublimarlo aún más o prolongarlo científicos con los tarots de la superstición. más allá de la propia existencia del Universo. Mediante los modernos telescopios y las técDebe digerir la filosofía de la Física y asumir nicas radio- astronómicas, los ojos y los oídos sus limitaciones, su carencia de influjos indel hombre han explorado el Universo hasta más allá de los diez mil millones de años- luz. cognoscibles. Debe aprender a tolerar su indefensión en un Universo tremendamente Conocemos paso a paso el proceso de la hostil. Ha de ser justo, ético y pacífico sin tecreación a partir de la centésima de segundo mor a castigos ni ambicionando premios, pordespués de que ocurriera... lo que fuera, la que el hombre del siglo XXI ha de aprender a gran explosión o la decisión de un ser suprerenunciar al consuelo de las mitologías dé mo, pero en cualquiera de ambas posibilidadioses y gigantes y proseguir su andadura des, el caso es que sabemos que la temperatura del Universo alcanzó unos cien mil millo- con el único equipaje de su inteligencia, prescindiendo de las ofrendas y de la intolerancia. nes de grados centígrados (1011) creándose Sólo así lograremos subsistir. Ignoro si ese las partículas elementales a partir de la enerhombre del futuro será más feliz que lo fuegía e iniciándose la carrera hasta Beethoven, ron nuestros antepasados. Supongo que no, la pintura impresionista, los campos de exterporque en la metamorfosis perderemos muminio nazis, Elvis Presley y los rascacielos de chas cosas superfluas pero, bellas, tales Manhattan. Sabemos que habitamos un Unicomo la esperanza, la fe y esa grandeza que verso en expansión y estamos a punto de deencierra la lucha contra lo desconocido. terminar si es cerrado o abierto; es decir, si su muerte será á causa de su helada disgreEn su reciente visita a España, Stephen gación infinita o si existe una posibilidad de Howking- u n ejemplo de los nuevos filósofos recesión, de retomar a la condensación primique nos esperan a la vuelta de la esquina, al tiva y recomenzar de nuevo el proceso de exigual que Paul Davies, Steven Weinberg, pansión nadie sabe bajo qué otras: absurdas John Wheeler y tantos otros que desentrañan y extraordinarias condiciones. Hasta aquí el los secretos del Cosmos mediante fórmulas génesis científico que conocemos Detrás de matemáticas- nos anunció que en el próximo ese límite de la centésima de segundo, entracuarto de siglo habríamos conseguido descumos en el terreno de los tarots y de las partibrir la totalidad de los misterios del Universo. cularidades de cada cual. ¿Seremos lo bastante fuertes como para po ¿Qué aportación puede realizar la filosofía der vivir sin enigmas? ¿Acertaremos a conservar nuestras brillantes cualidades humaescolástica frente a las demostraciones comnas- tan disimuladas hoy día- en un entorprobadas de la ciencia, salvo la explicación no despiadado y caótico? En el Edda, más o menos poética, más o menos esotéridespués del aniquilamiento absoluto tras la ca de procesos físicos y biológicos que ya hemos descifrado con bastante exactitud? batalla de Ragnarók, los descendientes de Thor escaparon del infierno- rescatando el Estamos elaborados con los mismos materiamartillo de su padre y el mundo comenzó una les que las estrellas y obedecemos a las misvez más. Si la materia existente posee la mas fuerzas que rigen el Cosmos, pero, ademasa suficiente para frenar la dispersión, es más, somos capaces de recordar, de soñar, posible que el Universo se contraiga, rebote y de reproducirnos y de remontarnos en nuesvuelva a explotar. Entonces, como en el tro árbol genealógico hasta más allá de la Edda, es posible que todo comience otra vez. vida, hasta la época en que las feroces reac ¿Con vida inteligente? ¿Con el hombre en alciones termonucleares fabricaban nuestros gún oscuro rincón? Si así fuera- nunca lo elementos pesados- fósforo, calcio, hierro- -sabremos- deberíamos aceptar un designio en los hornos estelares para llegar a permitirnos existir tal y como somos ahora, después enigmático. En cualquier caso, el hombre de muchos eones de ensayos y evoluciones. está aquí, interpretando su papel en la gran odisea de la materia. Esperemos que lo haga con belleza y sin mezquindad. Como tos grandes actores, ofrezcamos una interpretaALQUILE CON TIEMPO ción soberbia, aunque no haya espectadores SL AfiUnXMENTOl ni aplausos al final Es lo único que puede Consulte las. páginas de Anuncios, dar un cierto sentido a nuestro destino. por palabras de HC