Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUMOR AL LORO N El observador entrometido UN AÑO MAS N íiño mis nos cfKi nrramos en b intimitl; id de csíj columnrt Jiipicii pero pcrsisíenTc. Por iqul ab; ijo (yji lo hührJí 4 oh rvado iSoae tu lalaya) d p. inoramjt a i u l resulta i un icm Xi dcsespcrank y csperanzador. DcscspCiünTc en el cslanc- imrenln de FE JONS. donde la conteniporiíación del jcíe Íc 5 quien e pusienm Tañías expee Liv sl i t n las divciíüS íamilias del purtido v laniente Ei i servido p ¿ir ¡i que los sectores más di- Tcthislas marginen al ala más T E R C E R I S T A ¡i la que se lie usa de -desviaeiuni mo por no plegarse a unn oriodojtiai mis proelnx ÍÍ las elaves involudoni ias i ue a las cotas de progreso a que lltgí la malocratífl Falani; e Auténtica. Desespérame en el resuri; imicnlo de un- raminsmo- utilizado como eoariada dialéctica por neonazis con camisa a ul más aniigos tíe á gramática pafdd- que acabiü con Weiniar que de fu actitud de asumir lu más valido de alguien Tan inquietante en na pocos a -peclos como ki fue Ramiro. Desesperante en la cada v e más difusa frontera entre una ultraderecha abocada aJ pragmalismo (tr- is fracasos como Pi- EL GOBIE: MOTQMAÍJDO U nar o- -l- l Alcázar y un espectro Liheialconservadoi mas y mAs f- endurecido pictórico de jimiños integristas v íascisTiíantes. Pero íambiún hay esperanza cUhtndo los resUis mas responsables del TERCERÍSMO falangista, sutx rada la uíiraizquierdista tenliición- montiincia hoy orbitan en torno al ccnttoiítquieida v la ízomerdu DEMOCRATICA. convencidos de que fn CONCILIACIÓN NACIONAL no vendrá de una derecha- incivilizada v o cepcicmalisla ni de dímmuios int e n t o s de resucitar algo (la Falanj: e Auténtica) que murió en la forma para eonlínuarse, sin sectarismos, en aliernaiivas de mayor alcance y píO ecciún junto a si cial ¡slas democráticos, liberales HONDOS (sin el neo por delanteL radicaTes ízquicrdisias antiaiitofilariüs v todas las gentes DE B U E N A VOLUNTAD que puedan (O U E P U E D E N) levantar a España del único modo posible; defendiendo l s IJbertydes de lir españoles y su capacidad de autogesliún, no a a 5 allandulos, La columna de Isidoro Por Isidoro Loí Fernando MÁRQUEZ LOS CALVOS L n barbero csTii atendiendo a un cliente. En la sila de espera aguarda su turno un señor niuy calvoEn ese momento llega un tercer cliente, el cual le prci unta. I le de esperar mucbo? -P co- responde el barbero mirando al señor c a l v o- Praciicíimcnte es u- sted el primero- O- esc hombre, no tiene un solo pelo en su Ciibc ií Madre: iCállale querida fe va u Oír, Niñila: ¿Oh! no lo sabe? -O- MUY BUENO EL EXPRESIONISMO PB SMS CU pROS UAS UTONoMIA REGIONALES- U 3 ER 4 MUCHO MAt rAOl- CAFTAR n La calvicie quizíi sea signo de mascuUnidad, pero nos reduce la oportunidad dtr comprobarlo, Slr cdric Hardwickc- OTura cabo: Prelado. Cuando un hombre pierde los p r i m e r o s c a b e l l o s e s t ¿próximo a volverse completamente calvo, I: n efecto, no hay nada que favorezca tanto la caída de Eos cabellos como los disgustos, no hav nada que procure mayor dis usLo que ta caída de los cabellos, Gandoiin- O- Para el hombre calvo, la caspa es una emoción. -O- L. F, A. -OJulio César puso de moda el cabello peinado hacia ¡idelante. non el que en realidad buscah. i di imul; r uní calvicií que lo desvelaba casi tanto como los i; randes destinos de su inv pcrio. -ONiniia: ¡Oh, rriiimáf ¡Mira Lii ventaja de ser calvo consJsie en que si una visita se anuTicii de pronto. b; is a con ponerse la corb ita. N. C. -O- -D o n Isidoro, ¿qué le diría a los calvos? -Que tengan presente que cuando Dn. is hace cabezas, cubre la -que no le pusian. 51